Conoce más

Cerrar
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Hora de la siesta

Dormilones famosos: celebridades y políticos que podían dormir dondequiera

Muchos atribuían sus logros extraordinarios, en parte, a las propiedades reconstituyentes de las siestas.

Winston Churchill

In English l El primer ministro de Gran Bretaña con frecuencia se tomaba una siesta, aun cuando trabajaba incansablemente para derrotar a Hitler y las fuerzas fascistas durante la Segunda Guerra Mundial. "Se debe dormir en algún momento entre el almuerzo y la comida, y no a medias", escribió. "Quítese la ropa y acuéstese en la cama. Eso es lo que yo siempre hago…. Podrá lograr más. Es como tener dos días en uno —bueno, por lo menos uno y medio—".

Foto: Popperfoto/Getty Images

Yogi Berra

Uno de los más famosos receptores en la historia del béisbol, jugó en 21 Series Mundiales. Igualmente conocido por su ingenio, una vez dijo: "Hago una siesta de dos horas, de 1 a 4 de la tarde".

Foto: Walter Iooss/Time & Life Pictures/Getty Images

Lyndon Johnson

Dedicado a las siestas, Lyndon Johnson, apodado LBJ, algunas veces celebraba reuniones en su dormitorio mientras descansaba en la cama. Richard Nixon una vez recordó una reunión con LBJ, todavía en su cama, en pijamas. Lady Bird Johnson entró al dormitorio en bata de dormir, saludó a Nixon y se unió a su esposo en la cama.

Foto: Ralph Morse/Time & Life Pictures/Getty Images

Thomas Edison

Al inventor estadounidense más destacado —el hombre al cual le concedieron 1.093 patentes y que dirigió uno de los laboratorios más grandes del mundo— le encantaba tomar siestas. Durante un período productivo trabajó tres días seguidos, durmiendo solo siestas cortas.

Foto: Underwood & Underwood/Corbis

Eleanor Roosevelt

Una de las primeras damas más queridas de la nación y luego presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, fue una defensora elocuente de los derechos civiles y humanos fundamentales. Para preparase antes de un discurso, con frecuencia tomaba una siesta corta.

Foto: Underwood & Underwood/Corbis

Salvador Dalí

El pintor surrealista atribuía parte de su don creativo a su costumbre de tomar siestas. Se especializaba en siestas frecuentes pero extremadamente cortas. Se quedaba dormido con una cuchara en la mano. En cuanto empezaba a cabecear, la cuchara se le caía de la mano, despertándolo al caer estruendosamente sobre un plato en el piso.

Foto: David Gahr/Getty Images

Ronald Reagan

Reagan, que fue presidente durante la época en que cayó el comunismo, frecuentemente tomaba siestas. Una vez bromeó con miembros de la prensa: "No importa la hora que sea, despiértenme, aunque estemos en plena reunión de gabinete".

Foto: Dirck Halstead/Time & Life Pictures/Getty Images

John D. Rockefeller

Uno de los hombres más ricos y filántropos más generosos del mundo, tenía la costumbre de tomar una siesta de una o dos horas tras el almuerzo. "Un poquito de descanso de vez en cuando ayuda a los hombres a lograr más", dijo.

Foto: Library of Congress Prints & Photographs Division

Bill Clinton

Lo sorprendieron en un famoso vídeo tomándose una siesta durante un juego de béisbol de los Mets y un servicio conmemorativo para Martin Luther King Jr. El expresidente, que afirma poder quedarse dormido recostado sobre una pared, no se arrepiente. "Los días cuando he dormido poco", le dijo a Dan Rather, presentador de CBS News, "trato de encontrar tiempo para tomarme 15 minutos o media hora y simplemente acostarme, hace toda la diferencia en el mundo".

Foto: Swoan Parker/Reuters

7 famosos con gota

Desde deportistas exitosos hasta estrellas de cine, vea quién ha padecido esta debilitante enfermedad.

Foto: Eric Vandeville/GAMMA/Getty Images

  • Pinterest
  • Google+

blogs

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.