AARP Bulletin

Atraso en la investigación del Alzheimer

Mientras el financiamiento disminuye, aumentan los casos… con costos altísimos.

Mujer cuidando de otra - Retrasos en la investigación sobre el Alzheimer

Se necesita mucho más dinero para investigar la forma de prevenir o curar el Alzheimer, la enfermedad más costosa para el país. — Foto: AMELIE-BENOIST/UIG vía Getty Images

In English l La enfermedad más costosa de Estados Unidos se está devorando los presupuestos federal y estatales de salud, y consumiendo los ahorros de toda la vida de millones de víctimas y sus familias. Sin embargo, el mayor costo de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia no es económico, sino personal. Esta cruel enfermedad se roba nuestros recuerdos, nuestra independencia y, finalmente, nuestra dignidad al degradar nuestra capacidad para manejar las tareas elementales de la vida cotidiana.

Mira también: 8 enfermedades tratables que se asemejan a la demencia.

Estudios recientes muestran que el costo de la atención de personas con Alzheimer y otros tipos de demencia ha superado el costo de los tratamientos de pacientes de cáncer o víctimas de cardiopatías. Y, sin duda alguna, estos costos van a incrementarse. Mientras que la cantidad de muertes debidas a algunos tipos de cáncer y la enfermedad cardíaca está disminuyendo, el número de casos de Alzheimer continúa aumentando cada año a medida que la población envejece. “Si no logramos controlar en alguna medida esta enfermedad”, dice Huntington Potter, neurólogo de la Facultad de Medicina de la University of Colorado, “va a provocar la quiebra de Medicare y Medicaid”.

Sin embargo, el Alzheimer es un perdedor en lo que respecta al financiamiento que recibe para investigación sobre su prevención y tratamiento. En la intensa lucha política por la obtención de fondos federales, otras enfermedades terminan muy por delante del Alzheimer. Este año fiscal, Washington entregó unos $5,400 millones ($5.4 billion) para financiar la investigación del cáncer, alrededor de $1,200 millones ($1.2 billion) para hacer lo propio con la enfermedad cardíaca y $3,000 millones ($3 billion) para investigar acerca del VIH/SIDA. Los subsidios para la investigación de la enfermedad de Alzheimer apenas rondarán los $566 millones.

“Es un hecho que algunas enfermedades tienen un mayor respaldo político, y eso lleva al financiamiento federal”, sostiene la senadora Susan Collins, la republicana de Maine que preside el Comité Especial del Senado sobre el Envejecimiento. “Si contrastas el financiamiento para el Alzheimer con el que se destina a otras enfermedades importantes, o comparas el gasto en investigación con el de la atención, verás que estamos muy lejos de gastar lo suficiente para encontrar maneras de lidiar con este problema”.

Una enfermedad devastadora

La Alzheimer's Association (Asociación de Alzheimer) estima que 5.2 millones de estadounidenses padecieron la enfermedad de Alzheimer en el 2014, cifra que ha ido aumentando de manera constante a lo largo de los años. Cerca de las dos terceras partes de los afectados por el mal son mujeres. El Alzheimer es la forma más común de demencia, que es un término general que engloba una cantidad de enfermedades caracterizadas por la pérdida de la capacidad mental. Generalmente, la enfermedad comienza cerca del hipocampo, el centro de memoria del cerebro, y luego se esparce a áreas del cerebro que controlan el habla, el juicio y la actividad física.

La enfermedad debe su nombre a un médico alemán, Alois Alzheimer, quien, en 1906, expuso un estudio de caso de una paciente que presentaba pérdida de memoria y otros problemas cognitivos. Una autopsia de su cerebro mostró la acumulación de proteínas que ahora se sabe que constituyen la marca distintiva de la enfermedad. Estas proteínas se acumulan, formando lo que se conoce como “placas”, que aparentemente contribuyen a la muerte neuronal, y “ovillos” de fibras que perturban el sistema de tránsito de las neuronas. Finalmente, la comunicación entre las neuronas se interrumpe.

La gente joven puede desarrollar Alzheimer, pero la enfermedad es más común entre los mayores de 65 años. Es degenerativa, es decir, que las placas y los ovillos empeoran con el tiempo. No hay cura para el Alzheimer, ni tratamiento que parezca detener su propagación en el cerebro. “No ha habido ningún paciente que se recuperara del Alzheimer”, nota Robert Egge, vicepresidente de políticas públicas de la Alzheimer's Association.

Los expertos enfatizan que el deterioro severo de la capacidad mental provocado por el Alzheimer no constituye una señal normal de envejecimiento. Los problemas menores que la gente describe como “momentos de senilidad” —no puedes encontrar tus llaves por la mañana, o no puedes decir el nombre del grupo que cantaba “Stop! In the Name of Love”— son comunes y no son indicativos de ninguna enfermedad. En contraste, las señales de un estado clínico de demencia son mucho más graves: nunca puedes recordar dónde dejaste tus llaves, o tienes problemas para recordar el nombre de casi cualquier persona de tu entorno.

Página siguiente: Costos altísimos. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad