Salud cerebral

¿Quiere mejorar su memoria?

Estas 5 sencillas estrategias lo calmarán y hasta podrían hacer que sea menos olvidadizo.

5. Elimine las grasas trans

Las grasas trans son grasas procesadas que se agregan a los alimentos para extender su vida útil. Estas grasas conllevan un doble problema: aumentan los niveles de colesterol “malo” en sangre a la vez que reducen los niveles del colesterol “bueno”.

La investigación de Bowman sugiere que, además, son malas para el cerebro. Cuando su equipo chequeó los niveles en sangre de ciertos nutrientes en 104 participantes de edad avanzada, encontraron que aquellos con altos niveles de grasas trans mostraban un desempeño cognitivo significativamente menor y menos volumen cerebral total que los que seguían una dieta más saludable.

Recomendación: Compre y prepare alimentos frescos lo más seguido posible. Los alimentos envasados y los procesados están llenos de grasas trans, por lo que le aconsejamos que lea las etiquetas y si ve algo que dice “parcialmente hidrogenado”, no lo compre. Los culpables más comunes: papas fritas, chips, productos horneados empacados, glaseados, margarina en barra (la margarina en pote contiene menos grasa trans), y palomitas de maíz para microondas. Si no puede o no quiere eliminar alimentos que contienen mucha grasa trans, coma menos de esos alimentos con menor frecuencia.

6. Retire el salero de la mesa

Desde hace años, los médicos han estado advirtiendo que el exceso de sal es malo para el corazón. Ahora, un estudio realizado por científicos canadienses ha descubierto que las personas mayores que consumen demasiada sal y no hacen ejercicio están en mayor riesgo de deterioro cognitivo. Según el U.S. Department of Agriculture (Departamento de Agricultura de EE. UU.), si tiene más de 50 años o presión sanguínea alta, su ingesta de sal no debería superar los 1,500 miligramos diarios.

Recomendación: De vida a sus platos con hierbas y especias en lugar de salsa de carne, condimentos o salsas procesados, que tienden a ser altos en sodio. Muchas hierbas y especias —incluido el jengibre, el perejil, el orégano, la albahaca y la pimienta negra— no solo son sabrosos, sino ricas en antioxidantes.

Se cree que la curcumina, componente clave de la cúrcuma, que se encuentra en el curry, reduce la acumulación de placa amiloide. Aunque sus beneficios para el cerebro no han sido confirmados, todos representan una mejor fuente de sabor que la sal.

7. Reduzca el azúcar y los carbohidratos simples

Tantos estudios han demostrado que existe un vínculo entre la demencia y la obesidad y el alto nivel de azúcar en sangre en la edad mediana que la enfermedad de Alzheimer ha sido apodada “diabetes Tipo 3”. El otoño pasado, científicos de Mayo Clinic hallaron que las personas de 70 años o más que ingerían muchos carbohidratos simples (que se encuentran en las harinas refinadas y el arroz) y azúcar tenían casi cuatro veces más de probabilidades de desarrollar deterioro cognitivo leve que los que llevaban una dieta más saludable.

El organismo necesita cierta cantidad de azúcar (glucosa) para funcionar adecuadamente. Pero una dieta regular saturada de azúcar y carbohidratos dispara el nivel de glucosa en sangre. Y los niveles elevados de glucosa, a su vez, bloquean el flujo de sangre hacia el cerebro, privándolo de la energía que necesita para generar nuevas neuronas. Además, se ha relacionado el exceso de glucosa con la formación de nudos de la enfermedad de Alzheimer.

Recomendación: Es probable que ya esté ingiriendo más azúcar de la que necesita, ya que se la agrega a muchas bebidas y alimentos durante el procesamiento, por lo que le recomendamos que no la agregue a su café ni la esparza sobre frutas dulces de por sí. En lugar de gaseosas, bebidas energéticas o bebidas de café endulzadas, beba agua. Si come fruta enlatada, asegúrese de que la etiqueta diga “en su propio jugo”, en lugar de "almíbar".

La manera más sencilla para disminuir los carbohidratos simples radica en optar por arroz, pan y pasta integrales. Los integrales se digieren de manera más lenta, por lo que la glucosa también se libera más lentamente al flujo sanguíneo, y esto lo mantiene mentalmente alerta por más tiempo. En la etiqueta, debería aparecer “entero” o “integral” antes del nombre del grano.

No se deje engañar por frases en las etiquetas que suenan saludables, pero no dicen mucho, como “100 % trigo”, “trigo partido”, “multigrano” o “molido a la piedra”. Mejor aún:  compre granos de trigo, bulgur o farro, granos enteros que no se hayan molido a harina.

Página siguiente:  Lo que debe saber acerca de los suplementos y la inflamación.  »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

video
¿Amor olvidado? Cuando el Alzheimer nos borra el pasado

Nota: Para ver los subtítulos en español, presione el botón de "CC".

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.