Longevidad

David Murdock quiere que usted viva por siempre

En un pueblo industrial en apuros, el multimillonario está gastando una fortuna para tratar de librarse —y librar a los demás— de las enfermedades propias de la edad.

Gran parte del trabajo del NCRC se concentra en la investigación de “superalimentos” como las bayas, el jengibre y el brócoli para descubrir de qué manera reducen el riesgo de contraer enfermedades crónicas. Algunos laboratorios del NCRC son pioneros en el campo de la genómica nutricional, el estudio de cómo los genes afectan la nutrición, y viceversa. La mayor parte de la investigación del NCRC es financiada por las instituciones de donde provienen los científicos, pero un esfuerzo es financiado por el propio Murdock: un proyecto para catalogar el ADN en 50,000 muestras de sangre y orina de ciudadanos de Kannapolis y el circundante condado de Cabarrus. Los investigadores esperan descubrir las conexiones genéticas entre las enfermedades y desarrollar nuevas formas de tratamiento y prevención. El estudio se denomina “Measurement to Understand the Reclassification of Disease of Cabarrus/Kannapolis (MURDOCK)” (Medición para entender la reclasificación de enfermedades en Cabarrus/Kannapolis). Hasta el momento, Murdock ha donado $35 millones a la campaña, lo suficiente para mantenerla en pie por 10 a 15 años. Visita su oficina con regularidad, y “es muy participativo”, afirma la Dra. Ashley Dunham, del Duke University Translational Medicine Institute, quien dirige el estudio. “Su actividad favorita es salir al encuentro de los grupos comunitarios para exhortar a los lugareños a que donen su ADN para la causa”.

“Me interesa mantenerme vivo para siempre, por eso quiero cuidar a los demás de la misma manera en que me cuido a mí mismo”. — David Murdock

En tiempos en que se están recortando los subsidios federales para las investigaciones, esta inversión se ha ganado elogios en toda la nación. “Murdock quiere dar mucho dinero para ver que se haga una buena investigación”, afirma el Dr. Jeffrey Blumberg, especialista en genómica nutricional y profesor de ciencia y política de nutrición en Tufts University, Boston. Los científicos del NCRC “tienen la oportunidad de hacer un importante aporte”, comenta.

Los investigadores admiten que deben monitorearse los vínculos estrechos entre la industria y la academia, a fin de que las compañías no intenten distorsionar los hallazgos que amenacen su meta final. Pero hasta el momento, la organización del NCRC ha despertado escasa oposición. “En tanto el sector privado no tenga la capacidad de silenciar los hallazgos individuales, pienso que es apasionante”, afirma el Dr. James Simon, quien dirige el programa New Use Agriculture and Natural Plant Products Program de Rutgers University, en Nueva Jersey.

El NCRC podría, algún día, mejorar vidas en el mundo; ya está empezando a hacerlo cerca de casa. Kannapolis, una ciudad de unos 43,000 habitantes, sigue en dificultades. Hoy, el NCRC les da empleo a apenas 300 lugareños, cifra muy inferior a los miles que trabajaban en las textiles. Pero 300 personas por día asisten a un colegio comunitario que Murdock construyó como parte del NCRC, y están recibiendo la capacitación necesaria para competir por trabajos más calificados en el campus. Safrit proyecta que el NCRC terminará dando empleo a unas 5,000 personas, tanto lugareños como inmigrantes, en proporciones similares. El crecimiento del campus podría ser el beso del príncipe que despierte el centro todavía adormilado, ya que más personal significa más actividad para las tiendas locales.

A algunos residentes de Kannapolis no les gusta el magnate que compró el paisaje, pero la mayoría parece aceptarlo, en especial debido a que la ciudad ha estado en manos de acaudalados desde que J. W. Cannon, de Cannon Mills, empezó a construirla hace más de 100 años. “Estoy cansado de escuchar el comentario de que un hombre no debería poseer el pueblo”, dice Larry Newton, que ha vivido en Kannapolis la mayor parte de su vida. “Este pueblo siempre ha sido propiedad de una persona”. Habiendo visto a lugareños jóvenes mudarse por falta de empleo, Newton recibe con beneplácito la infusión de capital… y de esperanza. “Tiene que haber algo nuevo”, dice.

Abundan las señales alentadoras. La construcción del campus, detenida después de la caída del mercado bursátil en el 2008 (que recortó la fortuna de Murdock casi a la mitad), se ha reanudado. Los laboratorios de investigación han empezado a contratar gente nuevamente. El campus naciente —que todavía se ve sin terminar, sin los frondosos árboles y la hiedra que suelen rodear estos tipos de instalaciones— está cobrando vida.

Murdock estuvo casado dos veces antes de casarse con Gabriele, y se ha casado dos veces más desde entonces. (Ha vivido tres divorcios y otra pérdida). Cuando habla de Gabriele, todavía la llama “mi esposa”, aunque falleció hace 28 años, una década más de lo que estuvieron casados. Todavía se lamenta por los filetes, la crema batida y otros alimentos sabrosos que cree que contribuyeron con la enfermedad de Gabriele. Pero en lugar de limitarse a sufrir su remordimiento, explica, “he decidido que haría algo al respecto”.

Ese algo fue grande. Para el techo abovedado del laboratorio central David H. Murdock, de 311,000 pies cuadrados, Murdock encargó un mural de frutas y verduras de tonos vivos, sostenidas por un águila. En Forty Six, restaurante que ha recibido su nombre por la cantidad de cromosomas humanos, las paredes exhiben sus dichos favoritos. Sócrates: “La sabiduría comienza en el asombro”. El propio Murdock: “Para hacer lo imposible, tenemos que ver lo invisible”.

Pero a pesar de todos estos pronunciamientos extravagantes, Murdock parece considerarse a sí mismo un hombre simple que quiere ayudar. “No necesitaba todo mi dinero, por lo que decidí que lo gastaría para promover las ciencias”, dice al pasar. “Me interesa mantenerme vivo para siempre, por eso quiero cuidar a los demás de la misma manera en que me cuido a mí mismo”.

Jessica Wapner es escritora científica independiente. Su primer libro, The Philadelphia Chromosome, saldrá a la venta en mayo.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

video
Ensalada para bajar el colesterol

Nota: Para ver los subtítulos en español, presione el botón de "CC".

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s