Conoce más

Abrir
Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis

Herramienta del Medicare

¿Preguntas sobre Medicare?

Obtén las respuestas

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Descuentos en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Bombilla fluorecente

Luchando por ti

Te ayudamos a ahorrar en servicios públicos

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Cambiar la mente

Meditación para el cerebro

La ciencia afirma que aporta muchos más beneficios que reducir el estrés.

Mujer meditando

— PM Images/Getty Images

In English | Como enfermera profesional certificada que trabaja en un concurrido centro de salud estudiantil universitario de Albuquerque, Nuevo México, a Barbara Krause le intrigó la promesa de la meditación de la atención plena, una técnica que se enseña en más de 200 hospitales de todo el país como manera para combatir el estrés y obtener algún alivio para una mente ocupada.

Desde hace tiempo, los estudios revelan que esta práctica baja la presión sanguínea, disminuye el riesgo de apoplejía y reduce el estrés.

Lo que Krause no sabía es que la ciencia de la meditación afirma que la antigua práctica, realmente, puede provocar en el cerebro cambios físicos que nos protegen a medida que envejecemos.

Los científicos han venido estudiando estos cambios en personas que practican el tipo de meditación básica que se concentra en la conciencia sensorial y en la respiración.

Este tipo de meditación es común en el hinduismo y el budismo, y recibe diversos nombres —como atención plena (mindfulness) o zen—, según la tradición de la que hablemos.

Krause, de 57 años, se anotó en un curso de ocho semanas de reducción del estrés basado en la técnica de la atención plena, para aprender cómo desconectar el discurso interno de la mente y poder observar qué es lo que verdaderamente sucede en su interior y en su entorno.

En la clase, aprendió a conectarse con su respiración y a darse cuenta de las sensaciones físicas como forma de anclar su conciencia en el presente.

Hoy en día, intenta sentarse y respirar durante 20 minutos por vez, cuatro o cinco veces por semana.

“Es una experiencia maravillosa”, comenta Krause. “Soy bastante novata en esto, pero me entusiasma”.

Ayuda con el estrés, el dolor crónico y la presión sanguínea alta

Miles de personas están empleando la meditación con éxito para tratar el estrés, el dolor crónico, la presión sanguínea alta y otros trastornos.

Mientras tanto, los neurólogos revelan los cambios que acompañan estos beneficios en el cerebro. Sus investigaciones descansan en un concepto denominado neuroplasticidad: la idea de que aquello en lo que fijamos nuestra atención, en efecto, remodela el cerebro de maneras decisivas.

Los efectos de la meditación para mitigar el estrés pueden, incluso, proteger nuestras células del daño asociado con el envejecimiento, como también de las enfermedades autoinmunes y otras afecciones inflamatorias. Un equipo de la Harvard Medical School (Facultad de Medicina de la University of Harvard) descubrió en el 2008 estos cambios beneficiosos en los genes de personas que habitualmente practican meditación, yoga y otras rutinas que inducen a la relajación.

Mientras tanto, en el 2007, los científicos de Emory University hallaron que quienes meditaban con regularidad parecían evitar cierta declinación normal de la materia gris, relacionada con la edad, en una parte del cerebro que ayuda a controlar las capacidades motoras y el aprendizaje.

Esta repetición disciplinada de atención redirigida —de la forma en que lo hace Krause— es lo que aparentemente motiva los cambios que pueden observarse en los estudios por imágenes del cerebro. Es muy parecido a lo que sucede con el músico que interpreta escalas o el atleta o bailarín que practican un movimiento reiteradamente.

Aumenta la materia gris

Joshua Grant, científico de la University of Montreal, ha demostrado que quienes vienen practicando meditación zen desde hace tiempo son menos sensibles al dolor que los sujetos de control, y esto podría deberse a que poseen una capa más gruesa de materia gris en la corteza cingulada anterior, región cerebral que se sabe participa en procesar el dolor.

Una actividad cerebral intensificada o sostenida puede provocar el engrosamiento de la corteza (materia gris), al igual que trabajar un músculo lo agranda.

A medida que envejecemos, se observa una disminución natural de ese grosor, explica Grant. Pero reiterados experimentos sugieren que la meditación preserva, e incluso desarrolla, la densidad de las neuronas en diversas regiones, lo que sugiere que quienes meditan pueden, en efecto, mantener sus cerebros más jóvenes y sanos.

El estudio emprendido por Grant abarcó a personas que habían practicado la meditación zen durante 1.000 horas o más; por su parte, Fadel Zeidan, investigador psicológico, se preguntó si una experiencia de meditación más acotada podría tener algún efecto.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.