Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Menopausia

¿Las hormonas bioidénticas son seguras?

Las mujeres recurren cada vez más a ellas en lugar de la terapia de reemplazo hormonal.

In English | Sharon Rosen ronda los 70 años, pero sus hormonas son las de una mujer de la mitad de su edad, si suponemos que esa mujer tenía ovarios particularmente laboriosos. Esta maestra de primaria jubilada, de South Windsor, Connecticut, unta su piel con cremas de estrógeno y progesterona todas las mañanas y las noches. Al momento de irse a la cama, se aplica otra crema de estrógeno y testosterona, y la remata con una píldora de progesterona.

Las hormonas, afirma, la han convertido en una versión nueva y rejuvenecida de sí misma: los infernales sofocos que la recorrían de la cabeza a los pies han desaparecido, su libido ha vuelto y su mente ya no está lo difusa que estaba unos años atrás. Aún pierde ocasionalmente el hilo de sus pensamientos, comenta, “pero ahora estoy mejor que mi marido. Le digo que debería consultar con mi médico”.

Las píldoras y cremas de Rosen corresponden exactamente a las hormonas que antes su cuerpo producía de manera natural. Eso las hace “bioidénticas”, término que ha estado resonando en los programas de entrevistas y en las revistas, y en los consultorios médicos desde hace varios años.

En el 2008, Endocrine Today informó que un millón o más de mujeres estadounidenses tomaban hormonas bioidénticas, y, ciertamente, la demanda del tratamiento no ha decaído desde entonces. En todo caso, se ha disparado.

Populares, aun sin haber sido analizadas ni existir pruebas de su eficacia

Muchas de las llamadas hormonas bioidénticas no han sido aprobadas ni analizadas por la FDA (Food and Drug Administration), pero su atractivo es obvio. Los médicos —incluida la médica de Rosen, Dra. Alicia Stanton— las promocionan como alternativas seguras y naturales frente a las hormonas tradicionales, como son Premarin, un estrógeno recetado aislado de la orina de yeguas embarazadas, y Provera, versión sintética de la progesterona.

“Hacen todo lo que se supone que deben hacer”, afirma Stanton, ginecóloga obstetra certificada, de Hartford, y miembro del American College of Obstetrics and Gynecology (Colegio Estadounidense de Obstetricia y Ginecología). "No entiendo cómo alguien puede afirmar que algo que difiere de lo que nuestros cuerpos producen puede ser mejor para nosotros".

Pero ¿son las hormonas bioidénticas realmente una opción sana? La Dra. Cynthia A. Stuenkel, M.D., profesora clínica de Medicina en University of California, en San Diego, y ex presidente de la North American Menopause Society (Sociedad de Menopausia de Norteamérica), alberga sus dudas —por expresarlo suavemente—. El problema: la mayoría de las hormonas bioidénticas se venden sin los controles, resguardos ni análisis exigidos para los fármacos recetados. “¿Son seguras? ¿Funcionan? Nunca ha sido demostrado de manera fehaciente”, afirma.

Stuenkel no es la única escéptica. La American Medical Association (Asociación Médica Estadounidense), la Endocrine Society (Sociedad de Endocrinología) y el American College of Obstetrics and Gynecology han adoptado posturas firmes en contra de las hormonas bioidénticas no aprobadas. Según la conclusión de una declaración de postura de la Endocrine Society —organización que representa a más de 14.000 expertos en hormonas de todo el mundo—, “no hay estudios publicados en la literatura revisada por pares” que demuestren que las hormonas bioidénticas sean menos riesgosas y más efectivas que las hormonas aprobadas por la FDA.

El término “bioidéntico” suele referirse a hormonas que han sido mezcladas o “compuestas” en una farmacia. Siguiendo instrucciones de un médico, el farmacéutico puede elaborar las píldoras y cremas extra fuertes, extra débiles o en cualquier grado intermedio.

El farmacéutico puede, además, personalizarlas de otros modos, por ejemplo, al reemplazar el habitual aceite de maní de las cápsulas de gel por aceite de oliva. Los estrógenos y la progesterona empleados en estas preparaciones compuestas son, de hecho, en todo idénticos a las hormonas que se hallan en el cuerpo de una mujer. Pero resulta un poco exagerado decir que son naturales. Son creados en laboratorios por químicos que manipulan las hormonas vegetales de las batatas o de las plantas de soja.

Las mujeres buscan una terapia hormonal segura

Es importante observar que existen varias hormonas aprobadas por la FDA que también son exactamente iguales —molécula por molécula— a las hormonas naturales. Entre los ejemplos se cuentan las píldoras Estrace, la crema tópica Estrasorb y el parche Alora. “El término bioidéntico es, en realidad, poco apropiado”, afirma la Dra. Nanette Santero, M.D., jefa del departamento de obstetricia y ginecología de la Colorado University (Universidad de Colorado), en Denver, y portavoz de la Endocrine Society. “Se trata, en realidad, de hormonas compuestas en farmacias frente a aquellas aprobadas por la FDA”.

Las hormonas compuestas han existido durante décadas, pero el interés en ellas surgió en el 2002, luego de que investigadores publicaran los asombrosos resultados de la Women's Health Initiative (WHI - Iniciativa para la Salud de la Mujer). El estudio realizado en más de 16.600 mujeres menopáusicas reveló que la ingesta de una combinación de estrógeno y progestina aumentaba el riesgo de contraer cáncer de mama en alrededor del 25%. Sorprendentemente, la combinación también llevaba a más del doble el riesgo de enfermedad cardiaca en los primeros dos años. “La WHI generó en algunos doctores y en muchos pacientes un cierto desencanto y desconfianza hacia las hormonas estándar”, afirma Stuenkel.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.