Dr. Elmer Huerta

Hepatitis C —‘baby boomers’ en riesgo

Los puertorriqueños son los que más la padecen. Síntomas, consecuencias y cómo evitar el contagio.

Si naciste entre 1946 y 1964, la Oficina del Censo de los Estados Unidos (en inglés) te define como un baby boomer. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) te colocan entre las personas con mayor riesgo de sufrir —incluso sin saberlo— hepatitis C, una enfermedad que causa severas complicaciones, incluyendo cirrosis y cáncer del hígado. Y ahora, de acuerdo a un reciente estudio, el riesgo es increíblemente mayor si eres de ascendencia puertorriqueña y vives en ciertas áreas urbanas de Estados Unidos.

Mira también: ¡Que no se te llene el riñón de piedras!

Doctor hablando con su paciente - Síntomas, consecuencias y contagio de la Hepatitis C

— Foto: Blend Images / Alamy

El estudio fue liderado por investigadores de Albert Einstein College of Medicine de Yeshiva University y es parte del Hispanic Community Health Study/Study of Latinos, auspiciado por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). La investigación se concentró en cuatro ciudades con grandes poblaciones de herencia hispana: Miami (cubanos), San Diego (mexicanos y sudamericanos), Chicago (mexicanos y puertorriqueños) y el Bronx (puertorriqueños).

La hepatitis C es una de las llamadas hepatitis virales porque es causada por el virus de la hepatitis C (VHC); otras hepatitis virales son la hepatitis A y la hepatitis B. Para muchos baby boomers, el principal modo de infección fue a través de una trasfusión de sangre contaminada y ocurrió antes de julio de 1992, fecha en que se empezó a usar la prueba para descubrir el VHC en la sangre de los donantes. Otra de las causas principales de contagio fue el intercambio de agujas infectadas entre personas que usaban drogas intravenosas.

Síntomas y consecuencias

Una vez en la sangre, el virus VHC inflama el hígado causando los síntomas de la hepatitis C aguda: debilidad general, malestar, color amarillo de la piel y orina oscura, nauseas y vómitos. Por ser una enfermedad viral, la hepatitis C no tiene un tratamiento curativo; todo lo que el médico puede hacer es aliviar los síntomas.

Sin duda, lo más peligroso de esta enfermedad es que la gran mayoría de los pacientes no se van a curar nunca y van a desarrollar lo que se llama infección crónica. Se estima que de cada 100 casos de hepatitis C, 75 a 85 van a desarrollar infección crónica; 60 a 70, hepatitis crónica; 5 a 20 desarrollarán cirrosis en los próximos 20 a 30 años; y de 1 a 5 morirán por cirrosis o por un cáncer en el hígado.

La infección crónica por el VHC produce inflamación crónica del hígado, la que al padecer por varias décadas puede causar cirrosis hepática, una enfermedad en la que el delicado tejido de ese órgano es reemplazado por tejido cicatrizado y puede degenerar en cáncer del hígado. Se estima que la hepatitis C y la hepatitis B causan 80% de los casos de cáncer del hígado en el mundo.

Hepatitis C en la población hispana

Con respecto a la población hispana, la reciente investigación del Albert Einstein College of Medicine encontró que la prevalencia de la hepatitis C no es pareja entre los diversos grupos de hispanos que viven en Estados Unidos.

Mientras que el  2% de los participantes en la investigación está infectado con el virus de la hepatitis C, entre los hombres de ascendencia puertorriqueña ese porcentaje alcanza un increíble 11.6%. Por su parte, la prevalencia de infección en los hombres participantes en la investigación es, por ascendencia: 1.9% para mexicanos, 1.5% para dominicanos, 1% para centroamericanos, 0.4% para sudamericanos y 0.8% para cubanos.

En general, las mujeres tienen menos prevalencia que los hombres (excepto las puertorriqueñas en el estudio, 3.9% de las cuales están infectadas).

Aunque no se investigaron las razones por las cuales los participantes puertorriqueños tienen una prevalencia tan alta de la hepatitis C en comparación a las otras poblaciones estudiadas, el estudio es importante porque trata de una enfermedad sobre la que mucha gente no conoce. También es la primera investigación que, además de estudiar poblaciones mexicano-estadounidenses, estudió otros grupos de ascendencia hispana.

Evita contagiarte

Mientras tanto, la prevención de los daños producidos por la hepatitis C se concentra en dos niveles: evitar que una persona se infecte y descubrir casos tempranos de la infección para administrar tratamientos como el sofosbuvir y el simeprevir, que son muy efectivos para destruir el virus.

Las principales medidas de prevención son el no usar drogas intravenosas y asegurarse de recibir trasfusión de sangre o productos que contengan sangre que no estén contaminados con el VHC. Y se puede descubrir un caso temprano de hepatitis C crónica pidiéndole al doctor que realice la prueba de hepatitis C (especialmente si hay alguna anormalidad en las llamadas pruebas hepáticas). La enfermedad no es contagiosa con los besos o abrazos y si se descubre que la pareja la tiene, el uso de un condón es recomendable.

Nota: Vídeo es en inglés

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Denny's Ranchero Tilapia

Los socios ahorran un 15% todos los días, a toda hora, en los restaurantes Denny's participantes.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 por entradas ePremiere de Regal que compran en internet. Se aplican condiciones.

AARP Debuts RealPad Tablet

Conéctate estés donde estés con RealPad. Conéctate, juega y comparte. Además, recibes soporte al cliente gratis todos los días, a cualquier hora.

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.