Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Ahorro

Acceda a cupones de comestibles gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley funciona para su familia

Grandmother and granddaughter blow out candles on a birthday cake

Toys "R" Us

Ahorros en tiendas de lunes a jueves

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

tu audición

Niña hablándole al oido a una mujer - Centro de recursos para la pérdida de audición

Visita nuestro centro de recursos para la pérdida de audición y encuentra información valiosa para ti o un ser querido. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Los antibióticos están perdiendo la batalla contra las infecciones

Mientras que las bacterias se hacen resistentes a las drogas más poderosas de nuestro arsenal, nuevas armas son cada vez más difíciles de encontrar. Por qué necesitamos cambiar la manera como pensamos el tratamiento de infecciones.

Los países saludables creen seguro el triunfo de la ciencia sobre las bacterias, pero cada vez más doctores están notando que surgen infecciones que sólo pueden ser combatidas por los antibióticos más poderosos que conoce la medicina o, en algunos casos, por ninguno de ellos.

"Está sucediendo ahora", dice Brad Spellberg de la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA, refiriéndose a las aproximadamente 100.000 muertes por año causadas por infecciones resistentes a los antibióticos, solo en Estados Unidos.

Imagine un mundo en el que los antibióticos se asemejen a las drogas de la quimioterapia -produciendo efectos tóxicos y resultados impredecibles en lugar de las curas que esperamos- y entonces entenderá qué es lo que le quita el sueño a Spellberg.

En el futuro, los historiadores de la ciencia podrían debatir sobre si la victoria respecto a las bacterias estuvo a nuestro alcance en la guerra entre ellas y nosotros. Nosotros somos animales multicelulares de una complejidad y delicadeza sorprendentes, en un mundo en el que numéricamente nos superan. Ellas son organismos unicelulares tan primitivos que incluso carecen de núcleo, adaptados para multiplicarse en nuestro interior.

Durante algunas décadas hemos ganado la partida con el uso de antibióticos, sustancias tan tóxicas para los gérmenes como los gérmenes lo son para nosotros. Pero nuestro ingenio está en una carrera desesperada contra su habilidad para reproducirse. Más y más presiones sobre las bacterias están desarrollando contramedidas para los antibióticos. La evolución es un proceso que ha estado en el trabajo de la Tierra por cientos de millones de años; la ciencia biológica moderna ha estado por aquí por menos de un siglo y medio. ¿Por cuál apostaría?

Nos hemos discapacitado a nosotros mismos en esta carrera, en parte por la falta de cuidado y en parte como resultado de la complejidad política y económica en la política de drogas. Hemos despilfarrado nuestros antibióticos con un uso excesivo y, paradójicamente, por la infrautilización. Particularmente entre los pobres y los analfabetos, es común que dejen de tomar los antibióticos en cuanto se sienten mejor, dejando detrás una población residual de bacterias resistentes que se multiplican y propagan. Durante un tiempo esto no importó porque siempre hubo antibióticos nuevos por descubrirse. Pero a mediados de 1980, los descubrimientos se habían reducido a un goteo. "Es un poco como el petróleo", dice Spellberg, autor del libro Rising Plague. "Aún hay mucho allí afuera, pero hemos cosechado todos los fáciles.

Durante un tiempo, los científicos pensaron que el diseño moderno de drogas daría vigor a la lucha contra las bacterias de la misma manera que dio vigor a la lucha contra el cáncer. No hubo suerte. "Hay una serie de reglas que los químicos siguen cuando buscan nuevas drogas", dice el director de AstraZeneca, John Rex. "Para hacer un antibiótico, tienes que romper esas reglas. Son diferentes porque están diseñadas para matar a un organismo vivo dentro de otro organismo vivo".

Oceanógrafos han encontrado cientos de miles de organismos desconocidos y los mismos suelos que nos dieron algunos de los primeros y más exitosos antibióticos están esperando a ser reexaminados con la última tecnología. Pero los investigadores mejor equipados para hacerlo hace tiempo que abandonaron los antibióticos.

De acuerdo a la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de América, sólo 5 de las 13 compañías farmacéuticas más grandes aún se encuentran investigando al respecto. Los medicamentos para el tratamiento del cáncer o enfermedades crónicas como la diabetes y las enfermedades cardíacas, o incluso la calvicie, simplemente son mucho más lucrativas. Esto se debe a que un solo tratamiento del antibiótico más caro (linezolid y daptomycin) se usa por siete días, mientras que un único tratamiento para, por ejemplo, cualquier tipo de cáncer se extiende por semanas o meses y cuesta de 10 a 20 veces más.

No importa que las infecciones bacterianas sean más comunes que el cáncer o las enfermedades cardíacas; los antibióticos aún son menos lucrativos, en parte debido a que los infravaloramos.

"Esperamos que los antibióticos sean no sólo seguros y altamente efectivos, sino también baratos" dice el economista en salud de la Universidad de Princeton, Ramanan Laxminarayan. "Los vemos como un derecho dado por Dios". Un ejemplo de ello: en 2009 varias cadenas de farmacias comenzaron a entregar gratis antibióticos genéricos en un esfuerzo por atraer a más clientes.

COSTOS. En 2009, el Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas gastó US$ 94 millones en investigación sobre tratamientos para posibles, aunque muy raros, agentes del bioterrorismo y sólo US$ 16 millones en el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar patógenos resistentes a las drogas.

Los incentivos políticos basados en el mercado no son sustitutos de un uso más juicioso de los antibióticos. "Es como decir `Nos estamos quedando sin petróleo porque estamos haciendo un pésimo trabajo al conservarlo, y la única solución es encontrar más petróleo`", dice Laxminarayan. "Si sólo desarrolláramos más drogas y luego las sobre usáramos, no resolveríamos nada". El truco, dice, es comenzar a hablar de antibióticos en los mismos términos que solemos discutir sobre otras fuentes no renovables, esto es, utilización y conservación sostenibles.

Los doctores, por rutina, prescriben antibióticos como medida de precaución, para prevenir infecciones que aún no han ocurrido, o para apaciguar a pacientes preocupados por enfermarse. Y para los pacientes que presentan una infección, a menudo los médicos no tienen manera de saber cuál virus la provocó o a qué droga es susceptible ese virus.

En lugar de perder tiempo y dinero en responder esas preguntas, por lo general prescriben un par de antibióticos. Esta aproximación es más barata y a corto plazo funciona, pero también contribuye al sobre uso y permite que la resistencia crezca y se expanda.

El futuro será algo diferente. Los antibióticos costarán más y serán menos efectivos. También estarán menos disponibles. No más curas rápidas, no más entregas gratuitas o prescripciones "por si acaso". Pero si actuamos rápido, -y si tenemos suerte- aún es posible que no tengamos que conocer un mundo sin ellos.

"Desarrollar más drogas y luego usarlas mal no resuelve nada".

Regrese

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Denny's Ranchero Tilapia

Los socios ahorran un 15% todos los días, a toda hora, en los restaurantes Denny's participantes.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 por entradas ePremiere de Regal que compran en internet. Se aplican condiciones.

AARP Debuts RealPad Tablet

Conéctate estés donde estés con RealPad. Conéctate, juega y comparte. Además, recibes soporte al cliente gratis todos los días, a cualquier hora.

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.