Una prueba que tu médico probablemente no esté realizando

¿Deberían las pruebas de la audición formar parte de los exámenes físicos de rutina?

Medico y paciente en una consulta

Las pruebas para evaluar la pérdida auditiva deben formar parte de cualquier examen físico anual, especialmente para las personas mayores de 65 años. — Getty Images

In English | Piensa en la última vez que te hiciste un examen físico. ¿Acaso te preguntó tu médico sobre tu capacidad de oír?

La respuesta, probablemente, es no. Según un análisis del 2011 de estudios sobre la eficacia de las pruebas de la audición, casi dos tercios de los médicos de atención primaria, incluidos los geriatras, no incluyen las pruebas de la audición en los exámenes físicos anuales.

Antes de culpar a tu médico, debes saber que según un informe del 2012 publicado por el USPSTF (Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU.), un panel de asesores médicos nombrados por el Gobierno federal, no existen pruebas suficientes que recomienden evaluaciones de la audición para los adultos mayores.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

El grupo de trabajo encontró muy pocos estudios "para poder evaluar los beneficios y los daños de las pruebas de la audición en adultos asintomáticos de 50 años o más", aunque el panel reconoció que "la pérdida de la audición puede afectar el funcionamiento social y la calidad de vida".

¿Qué? Según el mismo informe, las pruebas no representan riesgo alguno, los exámenes sencillos y gratuitos de la audición —tales como frotar los dedos seis pulgadas detrás del paciente, o susurrar a dos pies de distancia— son eficaces, y el índice del uso de audífonos aumenta en los pacientes que son evaluados por sus médicos de atención primaria.

El grupo de trabajo también notó que "dada la naturaleza no invasiva de las pruebas y evaluaciones diagnósticas relacionadas con dichas pruebas, estos daños probablemente no existen o son leves" y que existen pruebas adecuadas que demuestran que "los daños relacionados con el tratamiento de la pérdida auditiva en adultos mayores no existen o son leves".

A pesar de esto, el grupo de trabajo decidió no recomendar que los adultos mayores se sometan a pruebas regularmente a no ser que sientan que sufren problemas auditivos.

Los efectos negativos de la pérdida auditiva no tratada están bien documentados: un mayor riesgo de caídas en los adultos mayores, la depresión y el aislamiento, el declive cognitivo. En una declaración hecha en respuesta al informe del grupo de trabajo, Margaret Wallhagen, directora del Centro John A. Hartford de Excelencia en Enfermería Gerontológica de la Facultad de Enfermería de la University of California San Francisco, habló francamente sobre su frustración con el informe: "Lamentablemente, lo que logró fue volver a confirmar lo que ha estado sucediendo: no se realizan pruebas. Eso es lo que menos necesitamos".

Wallhagen lleva años investigando los efectos de la pérdida auditiva en adultos mayores. "Las pruebas de evaluación deben ser la norma", dice ella. En un informe dirigido al Instituto de Medicina este año, Wallhagen identificó algunos costos adicionales para la sociedad generados por la pérdida auditiva no tratada: se estima que para las personas con pérdida auditiva no tratada, la pérdida de ingresos a causa del subempleo alcanza unos $176 mil millones al año. Además, se ha demostrado que el uso de los audífonos reduce el riesgo de la pérdida de ingresos por un 90 a 100% para las personas con una pérdida auditiva leve, y lo reduce un 65 a 77% para aquellas con pérdida auditiva moderada o grave.

Otros estudios han encontrado que el médico de atención primaria puede jugar un papel importante en la identificación y el tratamiento de la pérdida auditiva.

Según un estudio del 2000, un 63% de las personas nombran a su médico de atención primaria como la fuente de información más importante respecto a dónde acudir para recibir servicios de cuidado de la audición. El estudio también demostró que las personas con pérdida auditiva son ocho veces más propensas a inclinarse por comprar audífonos si su médico se los recomienda.

Este año, la HLAA (Asociación Estadounidense de Pérdida de la Audición) recomendó encarecidamente las pruebas de la audición para todas las personas adultas como parte de los exámenes físicos de rutina, además de durante las evaluaciones de "Bienvenida a Medicare" y las evaluaciones de riesgo anuales de Medicare.

Por ahora, podrías tener que solicitarle a tu médico que te realice una prueba de la audición. Pero los pacientes no deberían tener que abordar el tema. Muchas personas mayores no son conscientes de la pérdida gradual de la capacidad auditiva y no se les ocurriría solicitar una prueba.

Las evaluaciones deben formar parte, por norma general, de cualquier examen físico anual, especialmente para las personas mayores de 65 años. Si se detectan problemas en la prueba inicial, el médico debe remitir el paciente a un profesional de la audición. Es muy sencillo: los audífonos funcionan.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad