Conoce más

Abrir
Denny's

Denny's

Ahorros todo el día, todos los días


Revise su IMC con esta calculadora en línea.

¿Cuán saludable es tu peso?

Descúbrelo aquí

Annas Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

guía de becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que tus hijos y nietos necesitan para ir a la universidad. ¡Entra!

más
videos

Reforma de Salud
Información de AARP

Encuesta

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tus destrezas e ingenio. ¡Juega gratis!

Cáncer de seno

La historia personal de una sobreviviente

Nuestra Editora Ejecutiva comparte su experiencia y confirma la estadística "una de cada siete" mujeres.

Asi fue como, cuando incluimos en nuestra revista una nota acerca de las latinas y el cáncer de mama, decidimos que, una vez más, yo compartiría algunas reflexiones sobre mi propia experiencia.

En ese momento, no sabía que tendría la oportunidad de compartir algo más que mi  historia acerca del cáncer de mama.

A mediados de septiembre, me realizaron una biopsia de endometrio para determinar qué estaba ocurriendo en la membrana mucosa del útero. Una ecografía de pelvis mostraba un área anormal en el mismo. Tal como esos comerciales que son tan conocidos por la frase: “¡Espere, hay más!”. Mi ovario derecho presentaba un quiste que parecía sospechoso.

No soy clarividente, pero vislumbro una cirugía en el futuro. Mi ginecólogo recomienda extirpar todo el ovario, al que luego se le realizará una biopsia para determinar si es canceroso, lo que indicará las acciones a seguir.

El 20 de septiembre, mientras escribía acerca de este tema, recibí una llamada de mi médico: ¡la biopsia del endometrio había dado normal! Mi útero, que nunca ha cobijado a un pequeño niño o niña, está a salvo por ahora. Otra vez había sido afortunada.

Lo más importante para mí, en este momento, es que las mujeres sepan que cuando me enteré de estos dos problemas potenciales no fue porque presentara síntoma alguno, sino porque fui a hacerme mi examen ginecológico anual, que es cuando decimos, “¡Oh!, tengo que hacerme el Papanicolau”. Al igual que la mamografía, puede resultar incómodo. Cada año, voy, sonrío y aguanto (y me desnudo).

Pero fue debido a que pensé que, habiendo tenido cáncer, debía realizarme un examen complementario de pelvis, que solicité que se me realizara uno  —de hecho, tuve que insistir—. Entonces, es importante preguntar y presionar  —si es necesario— cuando las respuestas y las acciones no nos satisfacen. Y es importante cambiar de médico si no estamos contentas con el profesional que nos está atendiendo.

Y es importante cuidar de nosotras mismas, de la misma manera en que cuidamos a aquéllos que dependen de nosotras, porque, si nosotras no nos cuidamos, ¿quién cuidará de ellos? ¿Y quién cuidará de nosotras?

¡Tome cartas en el asunto! Hágase una mamografía y un Papanicolau todos los años. Consulte a su médico en seguida si siente que algo no está bien. Una pequeña incomodidad puede salvarle la vida.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?