Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

Camine feliz

¿Le duelen los pies?

Desde el talón hasta la punta de los dedos, le contamos qué puede hacer para aliviar su dolor.

Herramienta de Salud de AARP

Mi Historial de Salud con AARP  Considera esta herramienta segura y práctica que te ayuda a administrar la información de salud de tu familia.    Más herramientas

2. Neuroma de Morton

Si siente como si tuviera una pequeña piedra en el zapato o como si su media estuviera plegada debajo de los dedos cada vez que da un paso, es posible que se trate de un neuroma de Morton, que  no es más que un nervio del pie pinzado o pellizcado, cuyo nombre se debe al cirujano de Filadelfia T. G. Morton, quien escribió sobre él en 1876.

Síntomas

  • Hormigueo, ardor o entumecimiento en la región metatarsiana (parte anterior del pie, cerca de los dedos), entre el tercer y el cuarto dedo.
  • Incomodidad o dolor que aparece ocasionalmente, pero que persiste durante días o semanas.

Causas

El nervio entre el tercer y cuarto dedo del pie se irrita, y luego genera dolor, aunque se desconoce la causa exacta de la irritación. Los causantes más comunes de neuromas parecen ser los zapatos ajustados y los tacos altos que comprimen e irritan el nervio. Además, algunos problemas del pie, como los juanetes, el pie plano, los dedos en martillo y los arcos altos pueden aportar lo suyo.

Lo que usted puede hacer

  • Use calzado más ancho, con taco más bajo y suela blanda, para permitir que los huesos se expandan y aliviar así la presión sobre el nervio.
  • Aplique una compresa de hielo sobre el área afectada durante 20 minutos varias veces al día para reducir la inflamación.
  • Absténgase de realizar actividades que impongan presión sobre el neuroma de modo recurrente, como tenis o jogging, hasta que mejore la afección. Es un buen momento para probar, en cambio, yoga o Pilates.

Lo que el médico puede hacer

El médico puede mostrarle cómo acolchar el pie o recetarle dispositivos ortopédicos a la medida para su calzado, a fin de reducir la presión sobre el nervio. De ser necesario, las inyecciones de cortisona en el área afectada del pie ayudan a aplacar la inflamación. Las inyecciones se administran cada dos meses hasta que el malestar mejora, con un máximo de tres dosis. Si estos tratamientos no funcionan, podría requerir cirugía para extirpar el nervio o el tejido engrosado alrededor del nervio. La recuperación plena puede llevar tan solo cuatro semanas, pero depende de cada procedimiento específico.

3. Fascitis plantar

Un ligamento grueso y protector —la fascia plantar— que se extiende desde el hueso del talón hasta la base de los dedos del pie actúa como amortiguador y apoyo del arco del pie. Con el tiempo, se producen pequeños desgarros y el tejido se inflama. Esta afección se denomina fascitis plantar.

Síntomas

  • Dolor moderado en la planta del pie, cerca del talón.
  • Dolor agudo y punzante en el talón al ponerse de pie cuando se levanta en la mañana, que cede después de unos minutos de caminata.
  • Dolor del talón después, y no durante, el ejercicio.

Causas

Es más probable que desarrolle fascitis plantar si el arco del pie es alto o bajo; si sufre de obesidad, sobrepeso o aumenta repentinamente de peso; si tiene tendones de Aquiles tensos; o si usa calzado con soporte de arco deficiente o suelas blandas.

Lo que usted puede hacer

  • Mejore la flexibilidad del tendón de Aquiles y de la fascia plantar mediante ejercicios de elongación.
  • Use zapatos que brinden buen soporte y sean bien acolchados.
  • Haga rodar el pie sobre una botella de agua muy fría o congelada de 15 a 20 minutos, varias veces por día, para reducir la inflamación.
  • Si tiene sobrepeso, intente adelgazar algunas libras para aliviar la presión sobre los pies.

Lo que el médico puede hacer

El médico puede recomendarle taloneras acolchadas o plantillas para mitigar el dolor. Las inyecciones de cortisona en el ligamento —cada dos meses, con un máximo de tres dosis— pueden aliviar la inflamación. Una férula nocturna para elongar la fascia plantar puede resultar efectiva y, si bien dificulta el dormir, se la puede retirar una vez que haya cedido el dolor. Si usted sufre de una fascitis plantar severa que no responde a los tratamientos tradicionales, el médico puede considerar una inyección de plasma enriquecido con plaquetas. Este procedimiento emplea las plaquetas de su propia sangre para curar esta afección. Los tratamientos están aprobados por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos), pero es posible que sus resultados no sean permanentes y que el seguro no cubra los costos, que suelen ser considerables. El médico puede, además, recetarle sesiones con un fisioterapeuta.

Siguiente:
Hongos en las uñas de los pies. »

video
Estire la espalda

Nota: Para ver los subtítulos en español, presione el botón de "CC".

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.

entienda su
diagnóstico