Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en entradas de cine


Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Ahorros en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

conozca su
horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre su signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

Comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y Participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Compartir
es vivir

¿Ofrece clases particulares? ¿Regala alimentos? ¿Participa en alguna causa? ¡Sea una fuente de inspiración! Lea

AARP Driver Safety

SAVE in April!

Usted no está sólo

Ayuda a los padres cuyos
hijos están en la guerra

Una iniciativa donde padres de hijos en la milicia aprenden de las experiencias de cada uno.

Cathy Cleaver sostiene una foto de su hijo Evan. Foto tomada el 4 de noviembre del 2010

Cathy Cleaver sostiene una foto de su hijo Evan. — Bill Cramer/Wonderful Machine

Una madre voluntaria: Marian Moran

Enfermera de escuela jubilada, Marian Moran actualmente dedica cinco o más horas diarias a un tipo de prestación de cuidados diferente. Ayuda a los padres que tienen hijos militares y a los hijos de estos. “Ambos están soportando un tremendo nivel de estrés”, dice Moran.

Ella canaliza sus esfuerzos a través del grupo de Blue Star Mothers del área de Filadelfia, fundado por ella en el año 2003. Su hijo, Kevin, era piloto de helicópteros de la Armada de EE. UU. y volaba misiones de rescate desde un buque hospital en el mar de la China. Ella reclutó a cinco madres más de la zona, a quienes encontró sufriendo la angustia de tener hijos que debían eludir el fuego enemigo.

Ahora, Kevin forma parte de la Reserva Naval y el grupo tiene más de 150 miembros. Él puede ser llamado a servir nuevamente en cualquier momento, pero Moran, de 61 años, no tiene intenciones de abandonar el grupo, incluso si su hijo permanece en el país.

“Lo más difícil de ser madre de un militar es tratar de entender lo aislada que te sientes”, dice. “Pero es grandioso cuando encuentras a otros en la misma situación, especialmente en un área como Filadelfia, en la que no hay muchos militares”.

Gran parte del trabajo de Moran se parece al trabajo voluntario que se hace en escuelas e iglesias. Ella persuade a los comercios, universidades e iglesias para que faciliten un espacio en el cual reunirse. Organiza almuerzos y seminarios educativos.

Cuando están juntas, sus integrantes intercambian información útil, como cuáles son las compañías que ofrecen servicios de envíos a las bases en el exterior a bajo costo. También retransmiten requerimientos de artículos que los soldados necesitan, como colchones de aire, almohadillas para camas, barras de cereal, paquetes/latas de atún y otros comestibles listos para ingerir; artículos de higiene dental; medias y desodorante para los pies; serpentinas fluorescentes en aerosol para rociar y detectar los alambres que activan los denominados IED (Improvised Explosive Devices - dispositivos explosivos improvisados); y, últimamente, botiquines para mordeduras de víboras. Más allá de eso, “nuestros hijos escriben que necesitan esto o aquello, pero hay otros muchachos allá que no tienen a nadie aquí, y también necesitan cosas”, dice Moran. “Entonces, empiezo a golpear puertas y llamar a los comercios locales hasta que los obtengo. Me he convertido en una gran pordiosera”.

La campaña actual es para obtener bufandas. “La temperatura puede bajar hasta 20º bajo cero en Afganistán, por lo que estamos ocupadas tejiendo lo más que podemos”, dice Moran. Y deben ser 100% lana, porque si el fuego enemigo alcanza a alguien vistiendo una bufanda sintética, el material se derretirá y le quemará la piel.

Moran también asume la más dura responsabilidad. Ella viaja por cuatro estados, a su propia cuenta, para asistir a los funerales de los soldados caídos en combate. Allí, entrega a los padres del soldado la Estrella Dorada (Gold Star), reservada para quienes pierden a un hijo en acción de guerra.

El funeral de un infante de marina abatido en Irak, en una zona rural de Pensilvania, está grabado en la memoria de Moran. “Eran gente pobre y tosca. Pero este joven era tan apuesto, tenía tanto por delante y sus padres habían puesto todas sus esperanzas en su futuro. Era, literalmente, el orgullo de la familia —y del pueblo—, un joven que tendría una vida tanto mejor. Ver a sus padres en ese funeral fue desolador”.

Su último funeral no fue mucho más fácil. Fue el de un soldado que, atormentado por un trastorno de estrés postraumático, luego de volver a casa, se suicidó.

Por eso, Moran todavía anhela las reuniones con su banda de madres en “momentos felices en los que podemos apoyarnos y aprender unas de otras”.

“Estoy tan agradecida de estas madres”, dice. “Para criar a un hijo dispuesto a poner su vida en la línea de fuego hay que inculcar ciertos valores: sacrificio personal, respeto, ética en el trabajo y patriotismo. Se requiere un tipo especial de madre para criar a un soldado”.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Tu Voz es Tu Derecho Cuestionario poselectoral

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP