Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en entradas de cine


Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Ahorros en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

conozca su
horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre su signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

Comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y Participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Compartir
es vivir

¿Ofrece clases particulares? ¿Regala alimentos? ¿Participa en alguna causa? ¡Sea una fuente de inspiración! Lea

AARP Driver Safety

SAVE in April!

Usted no está sólo

Ayuda a los padres cuyos
hijos están en la guerra

Una iniciativa donde padres de hijos en la milicia aprenden de las experiencias de cada uno.

Cathy Cleaver sostiene una foto de su hijo Evan. Foto tomada el 4 de noviembre del 2010

Cathy Cleaver sostiene una foto de su hijo Evan. — Bill Cramer/Wonderful Machine

Cathy Cleaver sabía que el momento llegaría.

Ya en el preescolar, su hijo Evan quería ingresar en el Ejército de EE. UU. Luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, el compromiso de Evan creció.

Concurrió a la universidad mediante una beca del ROTC (Reserve Officers Training Corps – Cuerpo de Capacitación de Oficiales de la Reserva). Durante los entrenamientos, sistemáticamente superaba a experimentados Green Berets (Boinas Verdes) en las prácticas de montañismo y otros ejercicios. La primavera pasada, se graduó entre los primeros de su clase en una de las especialidades militares más peligrosas e importantes: conducir una unidad de desactivación de explosivos, el tipo de expertos que desmantelaban bombas a los costados de los caminos en la película The Hurt Locker (En tierra hostil).

Inmediatamente después de Memorial Day (Día de los Caídos), el primer teniente Cleaver, de 25 años de edad, se desplegó a Afganistán.

Cathy Cleaver, de 54 años, no podía parar de llorar.

“Tuve seis años para prepararme para esto”, dice Cleaver. “Estábamos en guerra, y sabía que él iría a combatir. Pero no importa cuánto te digas a ti misma que estás preparada, cuando llega el día y tu hijo es enviado a combatir por su país, te pega como si te cayera una pared encima. Y te das cuenta de que no estás tan preparada como pensabas”.

Cleaver no se podía concentrar en el trabajo y tuvo que pedir una licencia en su empleo como enfermera de quirófano en un atareado hospital de Filadelfia. Su médico le recetó Xanax, un ansiolítico que la ayudó a reducir algo su ansiedad, dice, “pero no cambió el hecho de que pienso en mi hijo cada minuto del día. Y que quizá no lo vuelva a ver”.

Sus amigos no le podían brindar la ayuda que necesitaba. “Todos me apoyan mucho, todos quieren a Evan, pero no entienden. Me dicen: ‘¿Por qué lo dejaste ingresar? ¿Cómo puedes haber hecho eso?' Porque sus hijos no son militares, no entienden que Evan y los otros como él quieren estar allí. Sienten que es su deber, que es su vocación”.

Fue entonces que Cleaver buscó apoyo en las Blue Star Mothers of America (Madres de la Estrella Azul de Estados Unidos), el grupo de apoyo más antiguo y numeroso para padres de militares. Llamado así por el símbolo que identificaba los hogares que tenían un hijo en el servicio militar durante la Primera Guerra Mundial, recibe a aquellas madres o madrastras cuyos hijos estén en las fuerzas armadas de Estados Unidos o que hayan sido dados de baja honorablemente. La mayoría de las mujeres del grupo de Cathy tiene un hijo o hija en Afganistán.

“Ya no me siento sola”, dice. “No es un festín de autocompasión. Nos reunimos para encontrar la forma de ser madre con un hijo en Afganistán”.

Tienen almuerzos mensuales y servicios de oración. Escuchan a oradores —normalmente capellanes militares y veteranos que están de regreso— y forman vínculos mientras arman cajas con artículos y cartas para enviar a las tropas que están fuera del país.

“Sinceramente, siento que me deshago de mis tensiones con esas cajas”, dice Cleaver.

“El solo hecho de estar ahí, rodeada de otras madres que saben por lo que estás pasando, ayuda. Somos una hermandad, todas en el mismo barco, que sabemos que nuestro estilo de vida es posible gracias a la valentía de esos soldados… los niños que nosotras criamos. Y no podríamos estar más orgullosas”.

Lea sobre la madre de un soldado estadounidense que fundó una oficina local de las Blue Star Mothers.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Tu Voz es Tu Derecho Cuestionario poselectoral

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP