Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Comestibles

Cupones de ahorro.

Michaels

Los socios ahorran todos los días.

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos aquí.

conozca su
horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre su signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Juegos

Sudoku

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

Comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y Participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Compartir
es vivir

¿Ofrece clases particulares? ¿Regala alimentos? ¿Participa en alguna causa? ¡Sea una fuente de inspiración! Lea

AARP Driver Safety

SAVE in April!

Madres con una misión

Michelle Obama y Jill Biden se unen para apoyar a las familias de militares.

Michelle Obama y Jill Biden hablando - Madres con la misión de ayudar a las familias militares

Jill Biden y Michelle Obama dicen que es hora de que los estadounidenses demuestren más amor por las familias de los que prestan servicios en las fuerzas armadas. — Foto: Art Streiber

In English | Afuera de la soleada Sala Este de la Casa Blanca, unos 200 cónyuges y padres de miembros de las fuerzas armadas  esperan en fila. Es una marcha lenta hacia el frente, pero a nadie parece importarle: la primera dama Michelle Obama y la esposa del vicepresidente, Jill Biden, han organizado un elegante té en su honor, y ambas tienen decidido saludar a cada uno de ellos. Y así, los invitados se presentan. Ríen, lloran, muestran fotos. Dicen: “Gracias”. Susurran historias de dolor y pérdida: “Mi esposo volvió de Irak, y luego murió… Perdí a mi hijo… Me gustaría que se quedara con este prendedor…”. A cambio, Obama y Biden ofrecen un abrazo, un apretón de manos, la promesa de una plegaria, y, siempre, un “Gracias a  usted, gracias a usted”.

Vea también: Siete maneras de honrrar a nuestros soldados

Es una experiencia que las dos han vivido repetidamente durante los últimos dos años, pero que en este momento tomaba una intensidad particular: Hacía tan sólo cinco días, comandos estadounidenses habían tomado por asalto un complejo habitacional en Pakistán y matado a Osama bin Laden, el hombre detrás de los ataques del 11 de septiembre que llevó a la guerra que todavía sacude las vidas de tantas personas a las que se rinde homenaje en este día. Más tarde, Biden elogia a esas fuerza especiales llamándolas “heroicas”, pero, en realidad, señala, los héroes están en esta sala, testimonios vivos de la razón por la cual, hace apenas unas semanas, ella y Obama lanzaron su campaña Joining Forces (Uniendo Fuerzas), con el fin de reunir apoyo para las familias de los militares.

A sus ojos, la idea es clara: los estadounidenses simplemente tienen que demostrar más reconocimiento por las familias de las personas que sirven en las fuerzas armadas. La prioridad número uno de Obama, de 47 años, y de Biden, de 60, es ahora asegurarse de que el país entienda lo que esto significa (una pista: no se trata sólo de agitar la bandera). Y, si bien ambas mujeres están ocupadas en múltiples proyectos —como por ejemplo, la campaña de Obama, Let’s Move! (¡Movámonos!), para luchar contra la obesidad infantil, y   el trabajo de Biden a favor de los centros educativos comunitarios—, este es, según ellas, el proyecto que más se merece su esfuerzo conjunto.

Cuando AARP The Magazine se sentó con ellas en la agradable oficina de Biden, la campaña por las familias de los militares era una prioridad. Pero ambas hablaron también acerca del 11 de septiembre, de la muerte de Osama bin Laden, del papel importante que ambas desempeñan en este gobierno, de sus familias, la vejez, la salud, los sacrificios, y hasta de la posibilidad de postularse como candidatas. A veces filosóficamente, otras con picardía, Obama y Biden se mostraron resueltas y relajadas juntas, y claramente agradecidas por su lugar de privilegio en un momento extraordinario.

P: Ha pasado una década desde los trágicos sucesos del 11 de septiembre. ¿Dónde estaban ese día y que pasó por sus cabezas cuando cayeron las torres?

Jill Biden: Recuerdo que me estaba preparando para ir a la escuela. Tenía que dictar clase a las 10 a.m. y Joe estaba en el tren, camino a Washington, desde Wilmington. Lo llamé y le dije: “No vas a creer esto”. Estábamos horrorizados.

Michelle Obama: Nunca lo olvidaré, ya que era el primer día de preescolar de Malia. Era un día hermoso, fresco y brillante. Y recuerdo que me sentía optimista porque mi niñita estaba comenzando la escuela, y el mundo estaba comenzando a abrirse para ella. Estábamos en el auto, y estaba puesta NPR, la estación de radio pública nacional, y pensé: “¿Qué significa esto para la vida de mi hija? ¿Ha cambiado esencialmente el mundo? ¿Somos ahora un país en guerra?” Así que para mí tenía que ver con el futuro.

Siguiente: Sobre la muerte de Osama bin Laden >>

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Tu Voz es Tu Derecho Cuestionario poselectoral

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.