AARP Bulletin

El orgullo de los ‘marielitos’

Hace 35 años, huyeron unas 125,000 personas en barco de Cuba con rumbo a EE.UU.

In English | En la casa de tres dormitorios de María Elena Rodríguez en el condado sureño de Miami-Dade, un diminuto aro de baloncesto cuelga del pomo de la puerta de la sala, cajas de peluches llenan un ropero y dinosaurios plásticos se encuentran esparcidos por el césped. Son el desorden feliz de una abuela cuya familia ha prosperado en los 35 años desde que llegaron de Cuba sin un céntimo, durante el caótico éxodo en barco desde el puerto de Mariel.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Marielitos - Maria Rodriguez

María Rodríguez — David Yellen

Rodríguez tenía cinco meses de embarazo y un hijo de 3 años cuando ella y su esposo, con la madre y abuela de él, abordaron un barco rumbo a Florida. En el caos de su súbita huida, Rodríguez dejó sus zapatos y la única maleta que había empacado con unos cuantos juguetes para su hijo.

Tras la llegada de la familia, ella y su esposo, Guillermo, compitieron contra decenas de miles de otros refugiados de Mariel por los escasos empleos que existían en una ciudad abrumada, para encontrar suficiente trabajo para mantener a su creciente familia.

“La navidad esa de 1980 fue la más dura”, recuerda ella. “Yo estaba cómoda en Cuba, mi esposo era marino mercantil, no nos faltaba nada. Esa Navidad, mi hijo solamente tuvo un juguete”.

Vuelven a escribir su historia

En 1980, más de 125,000 cubanos llegaron al sur de Florida en el espacio de unos meses. Decenas de miles, como los Rodríguez, fijaron su residencia en Miami, donde sufrieron discriminación porque Fidel Castro, el dictador cubano, había declarado que vaciaría sus prisiones y hospitales de salud mental para llenar los barcos en camino hacia Estados Unidos. El término "marielito" se convirtió en un insulto, aunque más tarde estudios determinarían que solo unos cuantos miles de los que llegaron como parte del éxodo habían estado encarcelados en Cuba, y muchos de estos habían sido prisioneros políticos.

Treinta y cinco años después, los marielitos han recuperado ese término —y vuelto a escribir la narración—. Iniciaron empresas, obtuvieron títulos universitarios y de posgrado, se hicieron abogados, profesores, médicos y jueces. Tras años de trabajar en dos y tres empleos, Rodríguez y su esposo abrieron una pequeña tienda de ropa, que sigue manteniendo a la familia, y compraron su propio hogar.

Muchos marielitos tienen historias de casi no haber podido huir de la isla.

El suegro de María Cabrera fletó un barco desde el sur de Florida para buscarla a ella y a su esposo, pero las autoridades cubanas lo obligaron a llenar el barco con desconocidos y regresar sin su familia.
"Esperamos una semana y media más", recuerda Cabrera, que en la actualidad es especialista en apoyo curricular, con títulos universitarios y de posgrado que obtuvo en Miami. "Se perdieron nuestros papeles. Pensamos que no nos dejarían ir".

Siguiente: Una manzana y una Coca-Cola

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

blogs

Publicidad

Ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad