Cómo salvó al mundo la generación ‘baby boomer’

Es cierto, somos unos malcriados. Vivimos ensimismados. Y parece que nunca nos callaremos. Pero la generación de la postguerra mejoró el mundo. No fue nada.

estetoscopio - Micrositio de AARP sobre La Ley de Salud (ACA)

El 31 de marzo termina el período para obtener cobertura médica bajo la nueva ley de salud. Lee.

Los boomers no crearon precisamente una sociedad sin distinciones raciales, pero los hijos que criamos quizá sí.

Me di cuenta de esto cuando mi hija tenía 9 años. Llegó a casa del colegio haciendo preguntas sobre la adopción; no entendía qué era exactamente. Mi esposa y yo le explicamos y le dijimos: "tienes amigos que son adoptados".

"¿Tengo?", dijo mi hija.

"Suzie Duncan", le dijimos. "Suzie nació en Etiopía. Los Duncan la adoptaron cuando era bebé". Los Duncan son unos rosados, pecosos y bajitos descendientes de escoceses e irlandeses. Suzie es alta y flaca con una luminosa tez antracita.

Mi hija dijo: "con razón me pareció que Suzie luce distinta a su papá y a su mamá".

Pero los boomers no hemos logrado un mundo perfecto, tal y como prometimos que lo haríamos en los años 60. Prometimos que no pelearíamos en ninguna guerra. Mentira —hemos tenido unas siete u ocho desde Vietnam—. Sin embargo, fueron menores. Estados Unidos ha sufrido más de 5,800 muertes por combate en las tres décadas posteriores a Vietnam. Es una cantidad dolorosa, pero también más baja —casi mil— que la cantidad de soldados estadounidenses que murieron en el transcurso de cinco semanas durante la Batalla de Iwo Jima (en inglés).

Sería bonito pensar que los boomers hicieron algo para que el mundo fuera menos belicoso. Es más probable que nuestro consumismo voraz haya hecho al mundo más rico. El producto bruto mundial —el total de todos los bienes y servicios producidos en la Tierra— se quintuplicó entre 1975 y el 2012, hasta llegar a casi $72 billones ($72 trillion). Existe una teoría que dice que a las personas ricas no les gusta pelear guerras grandes  —los uniformes pican y los zapatos son feos—. La economía china es casi 40 veces más grande de lo que era en 1978. Ojalá que la teoría sea cierta.

Nuestro estándar de vida no ha subido a esa tasa vertiginosa, como ocurrió con la de la "Generación grandiosa". Pero tampoco empezamos de cero. En un mundo destrozado por la Depresión y la guerra, cada bungalow de Levittown parecía el Ritz-Carlton y un aumento de sueldo de $20 era como sacarse la lotería. El ingreso de la familia estadounidense, ajustado por inflación, aumentó unos $25,000 entre finales de la década de los 40 y mediados de los 70. Desde entonces, ha crecido por más o menos la mitad de esa cifra, luego de ajustar por inflación y, de hecho, se ha reducido en general desde 1999. Para ser la llamada generación sándwich —comprimida entre las exigencias de los hijos que aun no son independientes y los padres que cada vez lo son menos— no hemos puesto muchos brotes de soja en el pan de pita.

Pero ahora muchas cosas son normales con nuestro estándar de vida, gracias a todos nuestros maravillosos inventos. En 1978 pocas personas tenían una computadora personal y si la tenían, ocupaba media casa. No había un GPS en tu auto. La "Generación grandiosa" se perdía a cada rato. Había que ir a la biblioteca para investigar cualquier cosa, pero al llegar no podías hacer nada porque con el Sistema de clasificación decimal Dewey era imposible averiguar si Dewey fue el candidato presidencial contrincante de FDR o si venció a la armada española en la Batalla de Cavite o si inventó el Sistema de clasificación decimal Dewey. Puede que no hayamos administrado bien el dinero de Estados Unidos, pero a medida que los boomers exigían más y mejores aparatos, el país se llenó de juguetes increíbles, como computadoras enanas que hablan o televisores de pantalla plana gigantescos que despliegan unos 2,000 canales. Somos la generación que morirá con la mayor cantidad de juguetes.

Hasta que ese día llegue, seguiremos montando bicicleta, tocando con nuestras "bandas de garaje" y usando pantalones vaqueros y camisetas. Somos famosos por criar a nuestros hijos con mucho cuidado, porque alguien tiene que crecer. Y no vamos a ser nosotros.

¿Y qué de esos hijos? ¿Será que la Generación X y la Generación del milenio manejarán el mundo mejor que los boomers? Esperemos que sí. Pero primero, tendrán que mudarse de nuestros sótanos.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Tu Voz es Tu Derecho Cuestionario poselectoral

ofertas y beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.