Conoce más

Abrir
Live Nation

Ticketmaster
and Live Nation

Ahorros en entradas



Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

 ¿Cuánto recibirás?

Anna's Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

La Marcha de la Muerte

Sobrevivientes reales

La experiencia de dos prisioneros de guerra en el teatro de operaciones del Pacífico.

La Marcha de la Muerte de Bataán en la Segunda Guerra Mundial

— Bettmann/Corbis

P. ¿Qué fue lo que lo ayudó a superar este momento?
R. Carlos: Tenía a mi esposa en Albuquerque, y eso fue lo que me mantuvo en pie. Las personas que se rendían morían. No podían sobrevivir. Perdimos demasiados hombres así, porque se rindieron.

Tenía muy en claro que los japoneses no podían matarme. Me dije: “Sé que llegan oraciones desde mi ciudad [Albuquerque], y sé que están rezando por mí. Y voy a salir de este agujero”. Y lo logré.

P. ¿Cómo fue regresar a casa?
R. Carlos: Fue una sensación impresionantemente buena. Fuimos los últimos en ser evacuados del campamento.

P. ¿Cómo sobrellevó los efectos de la guerra?
R. Carlos: Me llevó cinco años recuperarme. Empecé a beber. Iba al hospital y el hospital del VA no nos prestaba atención; decían que no teníamos nada malo. Tenía mucha ira contenida y no podía controlarla.

Mi esposa solía preguntarme: “¿Por qué no puedes dejar de beber?” Yo le contestaba: “Pues… no puedo. Tengo que contar con algo que detenga el caos que tengo en mi cabeza. Estoy perdiendo la razón y necesito beber para desconectarme”. Y una mañana, luego de que me tuvieran que sacar a rastras de un bar el día anterior, me miré al espejo y vi que estaba totalmente cubierto con arena, y me dije: “Carlos, eres un imbécil. Eres un estúpido”. Y ahí mismo dejé de beber. Me llevó un año más, aproximadamente, vencer mi ira con la ayuda de un psiquiatra.

P. ¿Cuál fue el mayor desafío al escribir este libro?
R. J.L.: Carlos es un sensacional narrador de historias. Traté de lograr que esa misma historia cobrara vida en las páginas escritas. Básicamente, tuvimos muchas entrevistas durante cuatro años. Fue una época muy intensa de su vida.

P. ¿Por qué consideran que es importante que los veteranos cuenten sus historias?
R. Carlos: En mi caso, fui prisionero durante cuatro años en un campo de trabajo japonés. Nunca nos pagaron, ni los japoneses ni Estados Unidos, y siento que deberíamos recibir una compensación por el trabajo que hice para los japoneses. Presentamos una demanda en el Juzgado de Distrito de Estados Unidos, aquí en California; presentamos la demanda cinco veces en el Juzgado Federal y nos la rechazaron, excepto un caso, que fue a la Corte Suprema. Y la Corte Suprema ni siquiera quiso escuchar el caso.

J.L.:  Debido a que la historia se repite. La gente necesita conocer las historias de guerra, no simplemente sobre una base fáctica, sino sobre una base emocional de modo de poder, al menos, intentar comprender lo que se siente, cuáles eran las condiciones, y tenerlo en cuenta al momento de considerar la posibilidad de declarar otras guerras.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.