Conoce más

Cerrar
Carro de compras

Cupones de Comestibles

Cupones de ahorro.

Michaels

Los socios ahorran todos los días.

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos aquí.

Becas

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Punto de partida

Elogio a la ley del soldado

Una de las leyes más significativas de la
legislación social del siglo XX.

Calculadora de retiro

Prepare una jubilación tranquila
Esta calculadora lo guía paso a paso para que cumpla con sus objetivos al retirarse. Calcule

GI Bill - La Ley de Soldado

Al Martinez como un joven soldado en Corea. — Foto: Cortesía de Al Martinez

Estudié ciencias políticas y fotografía en la UC; luego, concurrí a una universidad comunal para tomar cursos de política internacional e historia de China, a lo que siguió un estudio sobre la ley de difamación en el Hasting College of Law, en San Francisco, todo gracias a la Ley del Soldado. Para ese entonces, ya había conseguido un trabajo en un periódico pequeño, al otro lado de la bahía, en Richmond, la ciudad donde Henry Kaiser había construido las flotas de los “Liberty Ships” (los “buques de la libertad”), durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando me contrataron, entendí que mi carrera había comenzado, de modo que nunca pedí un título. Sin embargo, lo que aprendí nunca se desperdició, sino que forma parte del caudal de conocimientos que todo buen periodista debe poseer.

Nuestra situación doméstica era mejor, pero todavía no era la ideal. Hacia fines de 1952, nos mudamos del pequeño apartamento en San Francisco a lo que habían sido las viviendas temporarias para los trabajadores del astillero de Richmond durante la guerra, una serie de unidades tipo caja, que estaban desparramadas en un área que se llamaba Triangle Village. Nuestra nueva vivienda no era del todo adecuada y, además, era peligrosa y ruidosa.

Las vías del ferrocarril sin cercas, que corrían a la vera del terreno, ponían en peligro a los niños, incluyendo a nuestra hija Cindy. El estruendo de los trenes, las 24 horas del día, perturbaban la serenidad que Triangle ofrecía y hacía que dormir una noche entera fuera imposible. Comenzamos a buscar un lugar mejor y más seguro para que la familia creciera, y, otra vez, recurrimos a la Ley del Soldado.

En 2000, ya periodista ganador del Premio Pulitzer, Al Martinez regresó a Corea.

Después de semanas de búsqueda, encontramos lo que deseábamos: una casa en las colinas, con vista a Richmond, que estaba en construcción. El constructor pedía $12.500. Mientras tanto, yo me había presentado en la Veterans Administration para solicitar un préstamo bajo la Ley del Soldado, y el 18 de febrero de 1954, recibí el certificado de elegibilidad. Contra toda probabilidad, con un salario de $75 a la semana que me pagaba el periódico, pudimos comprar la casa, sin pago inicial, con un préstamo garantizado, en parte, por el Tío Sam y con una tasa de interés del cuatro por ciento; todo esto gracias a un gobierno que yo pensaba que nos había abandonado. Todavía guardo ese certificado.

Nuestra segunda hija, Linda, nació en el hogar donde vivimos por diez años antes de mudarnos a un lugar más grande, sobre un terreno de dos acres, al pie del Monte Diablo. Mi carrera florecía en el Oakland Tribune, cuando llegó nuestro hijo Allen, y, más tarde, alcanzó nuevas alturas cuando pasé al Los Angeles Times, donde compartí tres medallas doradas de los Premios Pulitzer, primero como periodista y, luego, como columnista.

La Ley del Soldado les brindó a los veteranos un empuje tanto emocional como financiero. Esto es especialmente cierto para los que peleamos en la Guerra de Corea y volvimos no para el reconocimiento, sino al silencio. Me abrió la puerta a una carrera llena de honores que prosiguió por 57 años. Al permitirme continuar mi educación y comprar mi primera casa, la Ley del Soldado le dio a toda mi familia un nuevo punto de partida. Fue el agradecimiento supremo de Estados Unidos, por un año en la guerra.

trivia

Veteranos con uniformes con las banderas - Día de los Veteranos 2011

¿Cuánto sabe del Día de los veteranos?

Conteste estas preguntas y averígüelo. Ir

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.