Amor sin barreras

Las verdaderas historias del West Side

Los residentes del West Side de Nueva York nos cuentan sus propias historias, aquellas que inspiraron el musical.

AARP Life Reimagined en español

Sigue descubriéndote a tí mismo con todas las posibilidades a tu alcance.

“Los dos bandos eran villanos –afirma Laurents, de 90 años–. Son muy pobres, pelean acerca de quién es el rey de esa cuadra en particular, lo que los vuelve viciosos. Esta actitud no es restrictiva de una nacionalidad. Los miembros de cada pandilla eran completamente asesinos”.

La violencia, distintivo propio de los conflictos territoriales que históricamente dominaron la ciudad de Nueva York, le ganó el alias de “Hell’s Kitchen” —la cocina del Infierno— a un sector del West Side de Manhattan incluso antes de la época de Amor sin barreras. El área conocida como Hell`s Kitchen se extendía desde la Calle 34 a la Calle 59 y desde la Octava Avenida hasta el río Hudson, y era un lugar rudo y conflictivo, que hacía honor a su nombre no oficial.

Esta área, que ahora es un lujoso enclave conocido como Midtown West, fue el bastión de las clases trabajadoras puertorriqueñas e inmigrantes de Irlanda, Polonia, Grecia e Italia —y de todo, menos glamoroso— desde la década de los 30 hasta la de los 60. Las familias vivían con lo justo; muchos adolescentes abandonaban la escuela secundaria para trabajar y así ayudar a sus padres a que el dinero alcanzara para llegar a fin de mes. Las pandillas reclamaban cuadras o secciones del parque como su territorio. Algunas de estas peleas terminaron en tragedia y fueron primeras planas de los diarios. De hecho, para fines de los 50, la cultura de las pandillas había proliferado más allá de los límites de la Hell's Kitchen, llegando a todos los distritos de la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, contrariamente a la imagen exótica y extranjera que la película y el musical de Amor sin barreras presentaran de los Sharks puertorriqueños frente a los Jets “norteamericanos”, muchos jóvenes en la Hell's Kitchen eran hijos de inmigrantes, bilingües y biculturales: “todos, con excepción de los irlandeses, hablaban un idioma extranjero en sus hogares, con sus padres”, afirma John Montero, quien residía en el West Side y cuya historia encontrará a continuación.

Y, a pesar de las tensiones que Amor sin barreras resalta entre puertorriqueños y los hijos de inmigrantes europeos, los miembros de ambas comunidades muchas veces se mezclaban y hasta se casaban entre ellos. “Los años 50 fue una época en la que, para los puertorriqueños, ellos se identificaban como norteamericanos, no puertorriqueños”, recuerda Vázquez. “El movimiento puertorriqueño no comenzó, sino hasta más tarde, con los Young Lords, en la década del 60”.

En realidad, el West Side, incluso más allá de la Hell's Kitchen, según los que lo conocen mejor —las personas que vivieron allí—, fue mucho más que la rivalidad entre pandillas. Fue, además, un lugar cautivante, lleno de personajes, optimismo inmigrante, una fuerte ética de trabajo y de amistades que durarían toda la vida.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.