Conoce más

Abrir
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

Obama propone reformas a medida que el cataclismo económico corroe las cuentas de ahorros

Mientras el presidente electo Barack Obama se prepara para tomar posesión del cargo en enero, AARP Segunda Juventud analiza cómo los cambios anunciados por el nuevo gobierno impactarán a los hispanos mayores.

Muchos de los clientes de Manuel Alfonso están hablando de guardar el dinero de sus ahorros en el colchón, en estos tiempos de mercados en picada y bancos en problemas.

Alfonso, de 52 años, propietario de una firma contable en Auburn Hills, Michigan, indica que aproximadamente el 60% de sus clientes son latinos, propietarios de comercios que no “son demasiado devotos de las inversiones extravagantes”.

“Tenemos un problema con el Seguro Social: no es suficiente, y no podemos confiar en que las instituciones financieras inviertan nuestro dinero”, comenta Alfonso, nacido en Cuba.

Aunque esconder dólares en un colchón puede resultar un tanto drástico, el retorno a las bases es una reacción clara a la pérdida de confianza en los tres pilares tradicionales del ingreso para la jubilación: pensiones proporcionadas por el empleador, Seguro Social y ahorros personales; estos últimos, en un índice nacional oficial del 2,4% del ingreso disponible en octubre de 2008, aunque actualmente en un valor cercano a cero o negativo, a medida que la gente continúa financiando sus gastos mediante préstamos, venta de activos o echando mano a los ahorros acumulados, según la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de EE.UU.

El Employee Benefit Research Institute (Instituto de Investigación de los Beneficios de los Empleados (EBRI, por sus siglas en inglés)), un grupo de expertos de Washington, descubrió que sólo el 41% de los hispanos de EE.UU. dice que han ahorrado dinero para la jubilación, y que el índice de ahorro de los hispanos está disminuyendo. En contraste, el 66% de los estadounidenses en su conjunto dice que han ahorrado para la jubilación, señaló el instituto en un informe de 2007.

El EBRI también informa que sólo aproximadamente uno de cada cinco trabajadores hispanos participa en un plan de ahorros para la jubilación en su lugar de trabajo como un 401(k). Y según un análisis de datos de la Junta Directiva de la Reserva Federal realizado por el Instituto de Políticas Públicas de AARP, sólo el 32,5% de los trabajadores hispanos tiene cobertura de pensión, una cuenta personal de jubilación (IRA, por sus siglas en inglés) u otra cuenta de jubilación particular.

Debate decisivo

Luego del cataclismo de Wall Street este otoño, Washington también se está replanteando el modo en que Estados Unidos ahorra.

Algunos políticos dicen que los estadounidenses no deberían invertir todos sus ahorros en el mercado de valores y están proponiendo otras formas para que aumenten los fondos jubilatorios. Otros están presionando para que haya mayor transparencia en las tarifas de los fondos de inversión, para la eliminación de cargos ocultos y la inclusión de opciones de inversión más seguras en los planes 401(k).

Para muchos hispanos —en desventaja por ingresos más bajos y menos educación, y con menos probabilidades de participar en pensiones de los empleadores— es probable que el debate en el Congreso por la reforma del plan de jubilaciones tenga consecuencias decisivas. Se espera que el tema se convierta en prioridad para el nuevo Congreso y para el presidente electo Barack Obama, luego de que asuma el 20 de enero.

En piloto automático

Para contribuir al aumento del índice de ahorros de los hispanos y otros estadounidenses, Obama ha propuesto un plan respaldado por AARP, que exige, a los empleadores que no ofrezcan a sus trabajadores un plan de jubilación, abrir una IRA automática a su nombre. Se retendría un pequeño porcentaje de cada sueldo y se depositaría directamente en la IRA del trabajador. Los empleados serían inscritos en el plan a menos que ellos, en forma explícita, eligieran no participar, y las compañías que hayan estado operando por menos de dos años y las que tengan menos de diez trabajadores estarían exentas del plan.

Janet McCubbin, Directora de Asuntos Económicos en el Instituto de Políticas Públicas de AARP, denomina a la IRA automática “un gran primer paso” en la promoción de los ahorros para la jubilación entre las familias de ingresos bajos o medios; y dice que será “aún más poderosa” si se la combina con otra propuesta de Obama: la expansión del crédito de los ahorristas, que estimula a los estadounidenses con menores ingresos a ahorrar a través de los créditos fiscales.

Obama quiere igualar el 50% de los primeros $1.000 de los ahorros para la jubilación anuales para familias trabajadoras que ganen menos de $75.000 y automáticamente depositar ese aporte federal en las IRAs u otras cuentas particulares de jubilación. A diferencia del actual crédito del ahorrista, el aporte estaría disponible para todos los trabajadores con ingresos bajos y moderados, inclusive, los que no tengan un pasivo por impuestos sobre la renta. Con un ingreso medio de $38.679, según la Oficina de Censo de EE.UU., muchos hogares de familias latinas se beneficiarían.

El diputado George Miller, demócrata por California, presidente de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes, respalda la expansión del crédito del ahorrista, una propuesta que es apoyada por AARP. Tanto él como los legisladores de ambos partidos están también buscando la reducción de las tarifas de los fondos de inversión y que los planes 401(k) contengan más opciones de inversión a bajo costo.

Los legisladores ya han comenzado a accionar para suavizar los efectos del caos que provocó el mercado de valores en los ahorros. Con los estadounidenses perdiendo hasta $2 billones en ahorros de inversiones durante los últimos 18 meses, el Congreso saliente aprobó un proyecto de ley que suspendería las normas que obligan a los individuos de 70 años y medio o más a optar por “distribuciones mínimas requeridas” (RMDs, por sus siglas en inglés) de las cuentas de inversión actualmente consumidas, limitando su capacidad para recuperar pérdidas. Pero la suspensión a esas normas se aplicará sólo a las extracciones realizadas en 2009.

¿Alternativas más seguras?

Teresa Ghilarducci, profesora de política económica en la New School for Social Research (Nueva Escuela para la Investigación Social) de la Ciudad de Nueva York, dice que el Congreso debería esforzarse más para ayudar en lo que ella considera una "crisis jubilatoria a largo plazo" y ofrecer a los estadounidenses una alternativa más segura que el 401(k) y la IRA.

Está apoyando una nueva idea, la Cuenta de Jubilación Garantizada (Guaranteed Retirement Account)(GRA, por sus siglas en inglés). Los trabajadores y los empleadores aportarían conjuntamente un 5% de los ingresos de un empleado a una cuenta común del gobierno. El gobierno federal reintegraría un 3% anual a cada cuenta, ajustado a la inflación, y también ayudaría a los trabajadores a ahorrar depositando $600 adicionales al año en cada GRA. Cuando un trabajador comenzara a percibir los beneficios del Seguro Social, la GRA pagaría una anualidad basada en los fondos acumulados.

Ghilarducci indica que se debería permitir a los trabajadores cambiar sus IRAs y 401(k)s por GRAs. Pero el furor lo desató cuando dio detalles de su plan en una audiencia en el comité del diputado Miller, en el mes de octubre. Los integrantes del bloque de derecha la acusan de preparar una apropiación de las cuentas 401(k) por parte del gobierno, y los gerentes de los fondos de inversión reclaman que la transferencia masiva del dinero para las jubilaciones fuera del mercado de valores aceleraría el deterioro de la economía.

Ghilarducci responde que los estadounidenses promedio sufrieron pérdidas de las cuentas jubilatorias porque no pudieron —y no se debería esperar que lo hubieran hecho— saber cómo manejar las inversiones en el mercado de valores.

"La gente no puede, de ninguna manera, descifrar las transacciones de compra y venta que les presentan los fondos de inversión—señaló Ghilarducci—. Esta estructura tiene todos los rasgos distintivos de un sistema abusivo".

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad