Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Elecciones

Retrato del votante 50+

Según una encuesta, el 80% de ellos dice que no votará en noviembre.

Hombre con una cachucha que invita a votar


— Brian Snyder/Reuters/Corbis

Richard Rountree se alejó del Partido Demócrata después de que Jimmy Carter fue elegido presidente en 1976. Dice que en aquel entonces reclutaba gente para las fuerzas armadas, y observó que las políticas de Carter hicieron que “disminuyera considerablemente el número de reclutas”.  Después de establecer su propia empresa, afianzó su participación en el conservador Partido Republicano.

Pero él no ha sido el único, según indican las encuestas realizadas a la salida de las urnas, que han seguido la pista a los más jóvenes de esa población mayor de 50 años, en elecciones claves.

En 1980, cuando Richard Rountree y la gente como él tenían entre 18 y 29 años, el 44% de los votantes más jóvenes se consideraban demócratas, y tan sólo el 27% republicanos.

En 1992, cuando la mayoría de ellos estaban en el grupo de 30 a 44 años, el 41% decían ser demócratas y el 38% republicanos.

En el 2006, aunque los demócratas controlaban el Congreso, la disparidad entre esos votantes —que para entonces estaban entre 45 y 59 años de edad— se redujo, puesto que el 37% se autodenominaban demócratas y el 35% republicanos.

3. Experiencia. No es la primera vez que muchos integrantes del electorado en edad de jubilación se sienten descontentos. En julio de 1992, un estudio del electorado en potencia, realizado por el Times Mirror Center for the People & the Press (ahora denominado Centro de Investigación Pew), descubrió que la mayoría de la población estadounidense que tenían más de 50 años querían nuevos dirigentes, “incluso aunque su desempeño no fuera tan eficaz como el de los políticos con experiencia”.

Ese mismo otoño, el gobernador de Arkansas, Bill Clinton, derrotó al Presidente George H.W. Bush, y dos años después los demócratas perdieron su mayoría en el Congreso.  Los más jóvenes de esos votantes, que en 1992 tenían más de 50 años, ahora tienen 68.

Dichos votantes ya pasaron por el debate sobre el sistema de salud —después de la elección de Clinton a su primer mandato presidencial—, ya atravesaron las anteriores caídas de la bolsa y las recesiones económicas, y su inclinación por nuevos candidatos puede interpretarse como un reconocimiento tácito de que la forma tradicional de hacer política no funciona.

Los votantes entre las edades de 50 a 64 años, han sido un buen barómetro para predecir las elecciones presidenciales. Votaron marginalmente por Clinton en 1992 y en mayor medida en 1996, favorecieron ligeramente a George W. Bush en el 2000 y 2004, y le adjudicaron un punto de ventaja a Barack Obama en el 2008.

4. Presencia en las urnas.  Algo es cierto: el bloque de mayores de 50 años votará en mayor proporción que los jóvenes en noviembre.  Para los que comenzaron a votar en las décadas de los 50 y los 60, el voto es prácticamente un acto reflejo. Dichas personas “aprendieron en su casa, y en las clases de educación cívica de la escuela secundaria, que el voto es una responsabilidad fundamental de los ciudadanos, y sienten que obran mal si no cumplen con esta responsabilidad”, escribió Alan Abramowitz, profesor de la Emory University, en su reciente libro The Disappearing Center: Engaged Citizens, Polarization, and American Democracy.

Según un informe de la Oficina del Censo, emitido en mayo, el 64% de la población nacional en edad de votar participó en la elección presidencial del 2008. Pero la diferencia generacional fue grande, tan sólo el 49% del grupo entre 18 y 24 años fueron a las urnas, comparado con el 72% de las personas entre 55 y 74 años.   En una encuesta publicada el 1 de julio, el Centro de Investigación Pew reveló que casi el 80% de los mayores de 50 años dijeron que estaban “totalmente seguros” que votarían en noviembre, comparado con el 50% de los votantes entre 18 y 29 años.

En esa encuesta, el 57% de los votantes más jóvenes dijo que apoyaría al candidato demócrata de su distrito.  Entre los mayores de 50 años, el 52% afirmó que votaría por un republicano en su distrito.  Incluso entre las mujeres de más de 50 años, casi la mitad dijo que esta vez votaría por los republicanos, aunque una gran parte de ellas se consideraban demócratas, según las encuestas sobre elecciones presidenciales que datan de 1972.

5. Perspectivas.  Obviamente, nadie sabe con certeza si la actitud del electorado podría cambiar.  Paul Freedman se pregunta si el rechazo a quienes ocupan cargos públicos en la actualidad se habrá disipado después del verano, y señala que existe “una diferencia entre decir que usted votará por alguien sin absolutamente nada de experiencia política, y llegar a hacerlo en realidad”.

Pero no toda la competencia serán nuevos políticos, lo que pone a los demócratas a la defensiva, porque tienen más escaños en juego.  A no ser que haya una gran reducción en la tasa de desempleo, o un repentino resurgir de la economía, Ross Baker, al igual que otros muchos expertos políticos, pronostica que la Cámara de Diputados volverá al control republicano.

Lo que le parece bien a Richard Rountree, pero su principal objetivo va más allá de los partidos políticos.

“Queremos asegurarnos de que la gente a la que votemos realmente sean conservadores”, dice. “No creo que a muchos de nosotros nos importe a qué partido pertenecen.  Sólo queremos ver gente de calidad en los cargos políticos.”

David Morris fue director ejecutivo de CongressDaily, que emite informes sobre el Congreso dos veces al día.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.