Conoce más

Abrir
expedia resort membership travel aarp benefit

Ofertas en viajes

AARP® Travel Center Powered by Expedia®

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar tus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

 

 

 

 

Ofertas exclusivas de puntos para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

El presidente Obama; sus primeros 100 días

Los hispanos tienen esperanzas

Inquietud por el paquete de estímulo

Barack Obama inicia su mandato y AARP Segunda Juventud analiza cómo los cambios anunciados por el nuevo gobierno impactarán a los hispanos mayores.

El paquete de estímulo masivo del presidente Obama verterá, aproximadamente, $787 mil millones en programas sociales, de infraestructura, cuidado de la salud y tecnología, en un intento por contener los impuestos mientras refuerza el comercio, generando fuentes de trabajo y estabilizando los vecindarios amenazados por ejecuciones hipotecarias, y un mercado inmobiliario que se está desmoronando.

Los principales grupos hispanos apoyan el esfuerzo, mayormente porque incrementará los fondos destinados a una selección de programas sociales —desde asistencia alimenticia (Food Stamps) hasta Medicaid— que ayudan a los latinos de bajos ingresos y de edad avanzada. Los grupos también esperan que el paquete de $150 mil millones, para construir carreteras, puentes y otras obras de infraestructura, contribuya a contener el aumento de la tasa de desempleo, que en febrero fue del 10,9% para los hispanos, en comparación con el 8,1% para todos los estadounidenses.

Pero, ¿cuán grande será el alivio que la medida —la Ley de recuperación y reinversión de Estados Unidos de 2009— traerá en forma directa a las familias e individuos de la clase trabajadora? A diferencia del estímulo del año 2008 —que abonaba a los contribuyentes hasta $600, en el caso de personas solas, o $1.200, en caso de matrimonios, con pagos adicionales para familias con hijos—, el paquete de estímulo de este año se centra en acelerar la economía y generar puestos de trabajo, con ayudas individuales en forma de disminución de impuestos, subsidios para el cuidado de la salud y mayores beneficios de desempleo.

La diputada Nydia Velázquez, demócrata por el estado de Nueva York, una de las personas que más apoyan el plan de estímulo en el Congreso, indica que si se logra el objetivo de la ley, de salvar o crear 3,5 millones de puestos de trabajo, las familias y los individuos de la clase trabajadora se beneficiarán. “Sólo si logramos que la gente vuelva a trabajar y los ayudamos a cubrir sus necesidades básicas se va a reactivar el gasto y nuestra economía comenzará a recuperarse”, indica Velázquez.

Esto aplica especialmente a los hispanos, quienes son más propensos que la mayoría de los estadounidenses a haber perdido sus empleos u hogares durante la desaceleración económica. De hecho, más del 75% de los hispanos encuestados en diciembre de 2008 por el Pew Hispanic Center indicó que sus finanzas personales se encontraban al límite o en mal estado. Cerca de uno de cada 10 propietarios latinos indicaron que dejaron de pagar la hipoteca o que no podían pagarla completamente, y seis de cada 10 notificaron ejecuciones hipotecarias en sus vecindarios. Aproximadamente la mitad dijo haber postergado o anulado sus planes para la compra de un automóvil o alguna otra compra importante.

Los hispanos mayores de 55 años se encuentran en aún mayores apuros financieros: el 16% indicó que debían mucho más de lo que podían pagar, en deudas de tarjetas de crédito y de otros tipos. Esos hispanos adultos mayores también son más pesimistas que los latinos jóvenes con respecto a la posibilidad de que vaya a mejorar su situación financiera.

¿Gasto inútil o increíblemente necesario?
Al transformar el estímulo en ley, el 17 de febrero, Obama dijo que su administración había “heredado una crisis económica tan profunda y tan grave como ninguna otra desde la Gran Depresión”: una crisis lo suficientemente profunda y grave como para hacer que el Congreso actúe con rapidez, a pesar de que el costo y el alcance desmesurado de la medida generó un debate partidario amargo. Sólo tres republicanos, todos del Senado, votaron por el plan. El Grand Old Party (partido republicano de EE. UU. - GOP, por sus siglas en inglés) se burló del estímulo refiriéndose al mismo como un desperdicio, un gasto inútil.

La Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes afirma que el paquete adelantará la agenda Demócrata, pero hará poco para la recuperación de la economía. Las asignaciones que se cuestionan incluyen $50 millones para la National Endowment of the Arts (Fundación Nacional para las Artes), $200 millones para AmeriCorps y otros programas de voluntarios “pagos”, $198 millones para compensar a ciertos veteranos filipinos de la segunda Guerra Mundial y $210 millones para modificar y mejorar las estaciones de bomberos locales. El GOP quiere estimular el crecimiento económico, en primera instancia, a través de la desgravación fiscal, en lugar de fomentando el gasto masivo.

“Necesitamos un proyecto de ley que genere puestos de trabajo, y el mejor modo de hacerlo es estimulando el gasto y permitiéndoles a los estadounidenses y a las pequeñas empresas que se queden con más de lo que ganan”, señala el líder republicano de la Cámara de Representantes John Boehner, de Ohio.

Pero David Ferreira, vicepresidente de relaciones públicas de la Cámara de Comercio Hispana de EE. UU., defiende el modo en que los miles de millones de dólares del estímulo serán gastados, indicando que mucho de ese dinero es “increíblemente necesario.” También señala que, además de los programas sociales y de construcción,  la creación de un nuevo programa de préstamos de la Small Business Administration (Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa) beneficiará específicamente a las empresas hispanas. “Vamos a seguir muy de cerca el paquete de estímulo para asegurarnos de que las comunidades en desventaja reciban el alivio que necesitan”, señala.

Al igual que Ferreira, una legión de funcionarios locales, grupos de interés e integrantes de grupos de presión controlarán el modo en que se implementará el plan de estímulo.

“Nos gustan algunas partes del plan”, señala Catherine Singley, analista política del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés). La desgravación fiscal para los individuos, que aumentará el ingreso de una familia tipo en aproximadamente $13 semanales a partir de junio y hasta fin de año, y los créditos fiscales expandidos para las familias que tengan más de tres hijos, ayudarán a los hispanos, asegura. También lo hará el aumento del beneficio de desempleo en $100 mensuales.

Los trabajadores despedidos también se beneficiarán a partir de una medida del paquete de estímulo (apoyada por AARP) que subsidia COBRA, un programa que le permite a los trabajadores que pierden su empleo mantener la cobertura médica mediante el pago total de la prima completa.

El estímulo pagará un subsidio del 65% de las primas del seguro de salud grupal COBRA para determinados empleados despedidos y sus familias, durante hasta nueve meses (la mitad del período de beneficio de 18 meses). La ley también otorgará dinero a los estados que quieran extender los impuestos por desempleo a los trabajadores a tiempo parcial y que aún no lo han hecho.

Un poco de alivio para las comunidades; jubilados
Singley dice que el fondo de $2.000 millones del paquete para la estabilización del vecindario, que permite que las organizaciones sin fines de lucro compren las propiedades con ejecuciones hipotecarias y las coloquen nuevamente en el mercado, también ayudará a las comunidades latinas. Además, el estímulo proporciona modestos aumentos a docenas de pequeños programas que ayudan a los latinos adultos mayores.

Entre ellos, existe un impulso de $120 millones para el Programa de Empleo de Personas Mayores en Servicios a la Comunidad (Senior Community Service Employment Program), que apunta a las minorías de 55 o más años de edad. El programa comunitario subsidia a los empleadores que contraten y capaciten a trabajadores adultos mayores por un promedio de 20 horas a la semana.

La medida también aumenta el presupuesto para programas alimenticios para adultos mayores en aproximadamente $100 millones, y proporciona miles de millones de dólares para el desarrollo de tecnología de información aplicada a la salud e incentivos para Medicaid y Medicare, para estimular a médicos y hospitales a que compartan información computarizada sobre sus pacientes.

Otra medida (también aplaudida por AARP) es la desgravación fiscal para jubilados. Los beneficiarios del Seguro Social y del Supplemental Security Income (Seguridad de Ingreso Suplementario – SSI, por sus siglas en inglés), jubilados y veteranos discapacitados, y los jubilados del ferrocarril, recibirán un pago único de $250, un recorte al plan original, que era de $450, que será pagado a fines de mayo a quienes hayan resultado elegibles para percibir beneficios desde noviembre de 2008 hasta enero de 2009. Los hispanos adultos mayores también se beneficiarán con los programas expandidos de Medicaid y Medicare bajo la ley de estímulo.

Pero el plan hará poco para ayudarlos a aumentar sus ahorros, reducidos por la recesión, y las cuentas de jubilación, indica Mike Periu, analista financiero y editor de DINEROyCREDITO.com. Periu dice que no va a llegar suficiente dinero del estímulo directamente a los bolsillos de los consumidores como para darles confianza a estos y a los mercados —una de las esperanzas que tiene el presidente Obama respecto del plan— o como para evitar el desmoronamiento de los planes 401(k) y otras cuentas de jubilación.

“El aspecto clave que los jubilados deben tomar de todo esto es que deben acomodar sus expectativas con respecto a lo que significa la jubilación —señala Periu—. Muchos tendrán que considerar otras opciones: trabajar a tiempo parcial, en forma independiente o postergar la jubilación.”

Buenas intenciones, pero continúan los interrogantes
“Nos gusta la intención del paquete —expresa Singley, del NCLR—. Donde tenemos dudas es en si va a mover la aguja del desempleo hispano.”

Algunos programas de estímulo dirigidos a aumentar el empleo, según Singley, no están lo suficientemente direccionados como para alcanzar a los trabajadores que tienen dificultades para comunicarse en inglés. Y los miles de millones de dólares que se destinarán a los proyectos de la construcción pueden eludir a las empresas hispanas que tienen poca experiencia en contratos con el gobierno.

“Tememos que el dinero esté fluyendo tan rápidamente por los canales tradicionales hacia los sospechosos usuales, que los latinos se vayan a quedar afuera”, explica Singley.

Ferreira dice que la Cámara de Comercio Hispana comparte esa preocupación. “Desafortunadamente, interviene mucha gente que actúa con esa mentalidad en las contrataciones”, indica.

¿Una luz al final del túnel?
Muchos latinos arruinados por la recesión tienen esperanzas —aunque son cautelosos— en el impacto real del proyecto de ley de estímulo.

“Algo había que hacer”, dice Augusto J. Gil, de 43 años de edad, propietario de una empresa de desarrollo inmobiliario de Miami, junto con su padre, Augusto Gil, de 74 años. En el rubro desde 1968, los Gil, que emigraron de Cuba hace unos 40 años, han visto prosperar su compañía. Pero, el año pasado, la recesión le ha costado a la firma millones de dólares.

El joven Gil tiene sentimientos encontrados respecto del plan de estímulo de Obama. Le preocupa que les vaya a costar dinero a largo plazo a los contribuyentes, pero cree que sus subcontratistas se beneficiarán a partir de los subsidios del proyecto para nuevos trabajos de construcción. También espera que un aumento en la construcción en Miami genere demanda sobre las casas y oficinas que su compañía construye. Sin embargo, señala que “en este momento, no se ve la luz al final del túnel.”

Estos enlaces son provistos solamente como fuentes de información. AARP no endosa, no tiene control y no se responsabiliza por estos sitios de enlace o por el contenido, publicidad, materiales, productos y/o servicios ofrecidos a través de sus páginas.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad