Conoce más

Abrir
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

La bomba de Gingrich

A nadie sorprende el desenlace de una gestión basada en conceptos alejados de la realidad.

Después de haber pronunciado algunos disparates y haber tropezado con algunos errores de su siniestro pasado político y personal, el candidato a la presidencia por el Partido Republicano, Newt Gingrich, finalmente dijo algo que tiene sentido, aun cuando sus rivales se mostraron escandalizados.

Vea también: Experta asegura que ola de inmigración hispana no va a continuar >>

“No creo que el pueblo de Estados Unidos va a buscar a personas que han estado aquí un cuarto de siglo, que tienen hijos y nietos, que son miembros de la comunidad, que pueden haber cometido algo hace 25 años, para separarlos de sus familias y expulsarlos” dijo Gingrich en el más reciente debate presidencial republicano. “No veo cómo el partido que dice ser el partido de la familia va a adoptar una política de inmigración que destruya familias que han estado aquí un cuarto de siglo. Estoy listo para enfrentar la presión por decir: Seamos humanos al aplicar la ley sin darle ciudadanía, pero busquemos una manera de crear la legalidad para que no sean separados de sus familias”.

Tenemos que admitir que hay ocasiones en que los pronunciamientos más sensatos pueden venir de personas realmente insensatas. En la mayoría de estas ocasiones desconocemos el motivo por el que esto ocurre. Pero tratemos al menos de encontrar la motivación de Gingrich al incurrir en este pedazo de pronunciación ética.

En primer lugar, debemos (¿por qué no?) concederle un tanto de decencia y pensar que es una declaración honesta que refleja sus verdaderos sentimientos sobre el tema de inmigración y deportaciones. Pero ello no debe impedirnos explorar otras fuentes de esa súbita actitud que está lejos de ser típica en el ex presidente de la Cámara.

¿Está Gingrich apoyando la legislación conocida como Dream Act, que legalizaría el estatus de jóvenes universitarios que están aquí ilegalmente? Obviamente no, cuando menciona a personas que tienen hijos y nietos aquí.

Tal vez está abogando por una profunda reforma migratoria que incluiría la posible legalización de los más de 11 millones de indocumentados que se encuentran dentro de nuestras fronteras. Esto sería fenomenal, sobre todo viniendo de un candidato republicano, porque ha sido ese partido el que más obsesionado está con los ilegales, a pesar de que algunas de sus importantes figuras, incluyendo al candidato presidencial Mitt Romney, ha descubierto en algún momento que tiene empleados indocumentados en sus casas.

¿Por qué soltar a estas alturas una bomba a la que nadie quiere siquiera acercarse? Sobre todo en el momento en que las campañas electorales republicanas se concentran en Iowa y Nuevo Hampshire con mensajes de extrema derecha precisamente para satisfacer a los votantes en esas primarias.

Es posible que estar a la cabeza de la popularidad entre el grupo de candidatos presidenciales en este momento puede darle ciertas seguridades para incursionar en estos temas neurálgicos. Y esa declaración lo colocaría en el lado de los temas morales y éticos que apenas se tocan en época de primarias. La carta ganadora en cualquier elección suele ser la del cambio, y nada superaría el nivel de cambio que está sugiriendo Gingrich.

Además, éste sería un tema típico, si no de las primarias, al menos de la elección general contra el presidente el próximo noviembre, lo cual lo situaría a la vanguardia de sus rivales y le daría un espaldarazo de parte de los votantes independientes, que son quienes a la larga deciden los comicios importantes en este país.

Por último, el voto latino es importante y este tema es crucial en la comunidad hispana en Estados Unidos. Esta área también pertenece a la elección general y puede traerle incontables beneficios a este sabio político si al final logra la nominación republicana. 

Pero cualquiera que sea la razón que motivó a Gingrich a hacer su declaración, lo más importante es que tiene razón en lo que dijo. No es el primer republicano en postular esta política — lo hicieron también en sus momentos el Senador John McCain y el ex presidente George W. Bush — pero no deja por ello de tener mérito su desacuerdo con los demás que claman por un muro que separe a México de Estados Unidos, incluyendo a alguno que otro que quisiera ver esa cerca electrificada para solucionar el problema mediante la electrocución de los indocumentados antes de poner pie en la tierra prometida.

Lo más irónico de todo esto es que, según el Buró de Estadísticas de Inmigración, la actividad patrullera en la frontera con México en 2010 se ha reducido en un 61 por ciento, de 1.189 millones de ilegales apresados en 2005 a 463.000 en 2010. Uno de los factores de lo que esa oficina llama “la tendencia” es el cambio en las condiciones económicas en Estados Unidos. En otras palabras, si nuestra economía sigue como va, no debemos sorprendernos si en algún momento vemos una migración en sentido contrario: de aquí de regreso a México.

Lo cierto es que todo el mundo sabe que, además de todas las consideraciones éticas y morales, deportar a 11 millones de personas es un problema logístico monumental del que poca gente habla. ¿Alguien ha imaginado el costo de semejante proyecto?

Sean las cosas como sean, Gingrich al fin ha dicho algo acertado aun cuando ese tipo de pronunciamiento puede ser una espada de doble filo para sus aspiraciones presidenciales. Habrá que esperar a ver qué frutos le trae este momento de lucidez política. Mientras tanto, sería ideal que el Congreso escuchara este mensaje y al menos hiciera algo con la legislación de Dream Act que ha quedado pendiente.

El contenido de esta columna refleja estrictamente la opinión del columnista y no la postura de AARP. AARP es una organización no partidista, sin fines de lucro que ayuda a las personas mayores de 50 años de edad a ser independientes y a ejercer control de sus vidas de manera asequible y que les beneficie a ellos y a la sociedad. AARP no respalda a ningún candidato a cargos públicos ni dona a campañas políticas ni a ningún candidato.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad