Conoce más

Abrir
Outback Steakhouse - Beneficios para los socios

Outback Steakhouse

Los socios ahorran todos los días

Ley de Reforma de Salud - Lente de aumento en un documento legal

¿Preguntas sobre el Medicare?

Obtén las respuestas

Best Western - Beneficios para miembros de AARP

Best Western

Descuentos en hoteles por todo el mundo

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

Ajuste fiscal

¿Chantaje político?

La táctica republicana en las negociaciones para elevar el nivel de la deuda estadounidense tiene un nombre feo.

Francamente, estoy haciendo un enorme esfuerzo —monumental, casi sobrehumano realmente— para entender la conducta de los republicanos en las negociaciones que deben culminar en las próximas dos semanas para elevar la capacidad de solvencia económica de Estados Unidos.

Vea también: Las guerras fiscales de Washington.

Trato de darles el beneficio de la duda. Pero después de haber observado el tenor de sus posiciones frente a las negociaciones, no queda espacio para duda alguna. El único vocablo capaz de describir lo que está ocurriendo es bien feo y negativo: sabotaje. Por más que quisiera pensar que no lo es, he vivido demasiado para ignorar lo obvio.

Lo más triste es que no se trata de los enardecidos congresistas primerizos del imprevisible Tea Party que invadieron la Cámara de Representantes en las elecciones de 2010. Ni siquiera de los impopulares candidatos presidenciales de ese partido que se proponen disputarle al presidente Obama la Casa Blanca en 2012.

No. Son los veteranos líderes de ambas cámaras los que, a sabiendas, están sacudiendo la fundación de esta nación sin importarles poner en riesgo la reputación de este país como la economía más poderosa del mundo y provocar un catastrófico caos global con tal de salirse con las suyas.

¿Y cuáles son las suyas? Aparte de la declarada agenda del líder republicano minoritario del Senado, Mitch McConnell, cuya primera prioridad dijo ser que Obama sea un presidente de un solo término, está también la entrega total del alma de ese partido a los intereses espurios de las grandes corporaciones y los consorcios multimillonarios más reaccionarios de la sociedad.

Esgrimiendo la mayoría conquistada en la Cámara de Representantes como amenaza ante cualquier intento por atenuar sus absurdas demandas, comenzaron por plantear la eliminación del programa Medicare para convertirlo en un sistema de cupones por un valor reducido que los ancianos jubilados utilizarían para negociar sus propios seguros médicos con las leoninas compañías aseguradoras.

Tras ocho años de guardar un silencio cómplice ante los abusos presupuestarios de la anterior administración republicana —la cual nos metió en camisas de once varas con una guerra innecesaria que le costó al país $1 millón de millones y unas reducciones de impuestos a los millonarios que provocaron la mayor parte del déficit actual—, los republicanos han sufrido un repentino ataque colectivo de austeridad que los ha convertido en robots cuya cantinela insiste en recortes a programas para pobres, ancianos, estudiantes, mujeres y niños como única solución para cuadrar la caja del presupuesto nacional.

Cuando sus homólogos demócratas cometen la sensatez de proponer balancear la medida aumentando los ingresos al erario público mediante la eliminación de los subsidios fiscales a las grandes petroleras, cuyos ingresos este año han sido los mayores de su historia con miles de millones de dólares de ganancias netas, la respuesta es ¡NO! Cuando proponen dejar expirar las reducciones de impuestos a los multimillonarios, la respuesta es otra vez ¡NO! Cuando proponen eliminar los subterfugios fiscales en la tasa de impuestos de los más poderosos, la respuesta sigue siendo ¡NO! Incluso algunos de los líderes se retiran de la mesa de negociación con aires de “indignación ciudadana”.

A principios de agosto este país irá a la bancarrota si no se eleva la capacidad de solvencia de la deuda. Mirando atrás, los republicanos aprobaron, sin chistar, elevar este nivel de deuda nacional siete veces —¡siete veces! —durante la administración de George W. Bush. Pero ahora lo que antes era rutina, para ellos se ha convertido en un asunto de vida o muerte. Claro, ahora todo es diferente. Ahora no les importa destruir la economía de este país con tal de que logren destruir también al presidente demócrata que habita la Casa Blanca.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad