Conoce más

Abrir
Denny's Philly Cheesesteak - Descuentos para socios de AARP

Denny's

Los socios ahorran todos los días

Tarjeta de Seguro Social, los posibles cambios del seguro social

Seguro Social

Aprende a maximizar sus beneficios

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis para socios

Red contra el fraude

Red contra el fraude

Ve alertas de estafas en tu estado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Reloj en primer plano y mujer bostezando al fondo

¿Qué tanto sabes del cambio de horario? Trivia

Parques nacionales

Cómo hacerse voluntario en los parques nacionales

Hazte voluntario. Requisitos

Becas

Familia celebra la graduación de la universidad. Centro de Recursos Becas Universitarias.

Qué necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

América Latina

El dilema electoral peruano

Lo que se le planteó a los votantes en los comicios presidenciales fue una opción entre dos miedos.

En un final, la elección peruana se redujo a escoger entre dos miedos: el miedo al pasado y el miedo al futuro.

Casi peor que escoger entre dos males. Pero, para bien o para mal, el miedo al pasado se impuso y le dio el triunfo a Ollanta Humala, quien representa un futuro marcado por un enorme signo de interrogación.

Vea también: Entrevista exclusiva con Felipe Calderón.

No dejó de ser una sorpresa que los peruanos rompieran con el pasado. Durante años en América Latina había prevalecido la tendencia a regresar continuamente a lo que ya había sido. Una y otra vez nuestros pueblos recurrían al viejo refrán de que “más vale malo conocido que bueno por conocer”, y volvíamos a elegir a los mismos gobernantes que habían llevado a nuestros países a la quiebra política y económica.

Los venezolanos, por ejemplo, no se cansaron de elegir a Carlos Andrés Pérez aun después de haber comprobado un alto grado de corrupción en sus gobiernos. Los argentinos hicieron mil maromas para traer de vuelta a Juan Domingo Perón después de que éste se había exiliado cómodamente en España. Llegaron incluso a elegir a su secretario personal, Héctor Cámpora, para que éste renunciara con el propósito de que el general ocupara por tercera vez la silla presidencial. Y en el propio Perú, Alan García hizo un regreso triunfal después de un primer gobierno tan desastroso económicamente que tuvo que refugiarse en Colombia acusado de múltiples delitos de corrupción. Por suerte, el regreso de un Alan García mucho más maduro tuvo resultados más positivos que en su anterior administración.

Pero abandonemos esta digresión y regresemos al asunto de los miedos.

Elegir a Keiko Fujimori equivalía a regresar al fujimorismo implantado por su padre, Alberto Fujimori, quien tuvo que abandonar el país y refugiarse en el Japón de sus antepasados acusado de corrupción y violación de los derechos humanos durante su presidencia en la última década del siglo 20. Cuando regresó varios años después convencido de que sus pecados le serían perdonados (acaso bajo esa tendencia indulgente que mencionamos antes), fue a dar con sus huesos a la cárcel, donde ahora se encuentra cumpliendo una larga condena tras varios juicios en que se le halló culpable de múltiples delitos de asesinato, secuestro, y robo del erario público, entre otros.

Su hija Keiko, la candidata que perdió las elecciones, había ocupado un escaño en el senado durante algunos años y tenía a su favor que no todo había sido negativo en el gobierno de su padre. Un logro importantísimo para los peruanos había sido el haber puesto fin a la guerrilla Sendero Luminoso y haber sentado las bases para una economía mucho más fuerte. Ambos factores tuvieron, y tienen aún, un impacto en la vida del peruano promedio.

Pero el hecho queda que El Chino (como llaman en Perú a Fujimori por sus raíces asiáticas) ha tenido que conformarse con continuar habitando su famosa “jaula de oro”, como se conoce la celda de lujo en que cumple su prisión, sin esperanzas ya de que su hija Keiko venga en su rescate y le perdone sus faltas.

Que Humala represente el futuro no quiere decir en modo alguno que el nuevo presidente no tenga también un pasado turbio, que incluye, entre otras infamias, un fallido intento de golpe de estado militar en 2000 contra el gobierno de Fujimori. Esa oreja peluda le costó su intento anterior de ganar la presidencia en los comicios de 2006, cuando su plataforma política lo asociaba con la izquierda extrema latinoamericana de Hugo Chávez (Venezuela), Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador).

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Dile al Congreso que proteja a Medicare

Medicare es un acuerdo establecido con el pueblo hace mucho tiempo. Ahora le toca al Congreso protegerlo. Únete a la lucha

 

Publicidad

El tío Sam
a tu servicio

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad