Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones de Comestibles

Cupones de ahorro.

Michaels

Los socios ahorran todos los días.

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos aquí.

Becas

Lo que necesitan tus hijos y nietos para entrar a la universidad. Recursos

Videos

AARP Español

¡Subscríbete al canal de consejos en YouTube!

Seguridad para
Conductores

Apúntate a un curso en línea; se voluntario y ayúdanos a promover un curso; busca un curso presencial para ti. Ir

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. ¡Juega ya!

horóscopo

Horóscopo de AARP

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Nuevo amanecer en Egipto

La buena historia busca su lugar en el país de los faraones, las pirámides y el Nilo.

Manifestantes egiptos protestan en la plaza Tahrir de El Cairo el 6 de febrero de 2011 pidiendo la destitución del presidente Hosni Mubarak.

— Khaled Desouki/AFP/Getty Images

Un fantasma recorre el mundo: es el fantasma de la democracia.

Esa benigna paráfrasis de la famosa frase que iniciaba aquel notorio manifiesto que generó décadas de infamia el siglo pasado podría describir los acontecimientos que han convulsionado los países árabes en las últimas semanas. A diferencia de aquel nefasto llamado, sin embargo, esta nueva revolución podría traer un nuevo amanecer a una enorme masa humana sometida que durante siglos ha vivido al margen del progreso y la prosperidad.

Primero en el sur de Sudán con un referéndum, y luego mediante populares manifestaciones callejeras en Túnez, Yemen, Egipto, Jordania, Siria y hasta Arabia Saudita, la voz de la gran masa árabe contra las dictaduras y por la democracia ha sido inequívoca.  Las reacciones de los gobiernos en los distintos países ha sido diversa, generalmente ofreciendo o iniciando cambios que reflejen las demandas.

Excepto en Egipto.

En Cairo, miles de manifestantes se concentraron en la Plaza Tahrir (o Plaza de la Liberación) y, después de alguna confusión inicial, el ejército egipcio —acaso la institución más respetada del país— se abstuvo de utilizar la fuerza. Por el contrario, los soldados se bajaron de sus tanques a fraternizar con el pueblo. Un portavoz de las fuerzas armadas declaró que “las fuerzas armadas no recurrirán a la fuerza contra el pueblo”. Agregó que los militares entendían “la legitimidad de sus demandas” y afirmaban que “la libertad de expresión por medios pacíficos está garantizada para todos”.

La reacción del presidente egipcio Hosni Mubarak, sin embargo, no fue nada conciliatoria. Y era de esperar. En su primer discurso televisado en medio de las protestas anunció cambios paliativos, nombró a un vicepresidente, y dejó todo como estaba. Pocos días después, volvió a hablar para prometer que no se presentaría a reelección, pero que se mantendría en el poder hasta las elecciones de septiembre. Nadie aceptó esa solución y las protestas continuaron aún más enérgicamente, reclamando su renuncia inmediata.

El presidente Obama, en un declaración televisada tras una conversación telefónica de media hora con Mubarak, celebró que las protestas continuaran siendo pacíficas, felicitó al ejército egipcio por actuar con prudencia y reiteró que, aunque su posición siempre estaría a favor de la democracia, sólo los egipcios tenían el derecho a elegir a sus gobernantes. Añadió, sin embargo, que “el status quo no era sostenible”, y que una transición ordenada debía comenzar “ahora”.

El gobierno de Mubarak se ha caracterizado por la corrupción y la represión. Desde que asumió la presidencia en 1981 después del fatal atentado contra su predecesor, Anwar Al-Sadat, Mubarak ha gobernado con mano férrea durante 30 años, escudado tras una permanente ley de “estado de emergencia” que extiende poderes a la policía, suspende los derechos constitucionales y legaliza la censura. La última elección libre en Egipto se celebró en 1950.

A su favor, hay que reconocer su importante liderazgo en mejorar las relaciones de los países árabes con Israel. En 1979, por ejemplo, reafirmó el tratado de paz con Israel en el marco de los acuerdos de Camp David. Desde entonces ha sido un factor de estabilidad en el Oriente Medio y un formidable aliado de Estados Unidos, cuya ayuda de $1.500 millones al año contribuye principalmente a mantener a las fuerzas armadas egipcias.

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.