Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Videos

AARP Español

¡Subscríbase al canal de consejos en YouTube!

Banco de datos
Electricidad

Costo de la electricidad por estado

Vea cuánto paga en su estado. Ir

Encuesta

A pesar de las objeciones al presupuesto

Defensores de las vías para ciclistas avanzan en sus esfuerzos

La ciudad de Brunswick, en Maine, suma puntos como un lugar que apoya el uso de bicicletas.

Ciclista paseando

— Airton Carmignani/Getty Images

In English | De alguna manera, la moderación yanqui logró crear la característica ruta para ciclistas de Brunswick, Maine. Pero, esa misma moderación yanqui casi la destruyó.

Marybeth Burbank, de 79 años, estuvo en el consejo municipal en la década de los 90 cuando Brunswick, ubicada en la costa atlántica, al noreste de Portland, obtuvo la aprobación para construir una carretera de circunvalación alrededor del centro, la cual también cruzaría el Río Androscoggin. Hacía tiempo que Marybeth buscaba encontrar una manera de que los residentes de la ciudad pudieran tener acceso a la vasta vegetación que había a lo largo del río. Fue entonces cuando pensó que esa sería su oportunidad, ya que el proyecto ciertamente tendría materiales de construcción en exceso.

“Entonces, ¿por qué no sumarnos a este enorme proyecto —pensó— y tomar lo que sobre y usarlo para construir un sendero a lo largo del río?”
Mucha gente sabía por qué no. A pesar de que la mayor parte del dinero provendría del gobierno federal, la construcción del camino para bicicletas y peatones requeriría una inversión de $270.000 por parte de la municipalidad, una cifra impresionante para una ciudad de 21.000 habitantes. ¿Por qué debería ir el dinero de los contribuyentes a una senda de 4 kilómetros de asfalto que los opositores pensaban que nadie utilizaría?

Luego de muchas discusiones y de algún aporte inicial del Rotary Club, el camino se construyó. Y demostró que quienes tenían dudas estaban equivocados.

“Aun antes de inaugurarlo", recuerda Don Gerrish, administrador de la ciudad de Brunswick, “la gente quería usarlo. Terminó siendo uno de los proyectos mejor recibidos por la comunidad que se hayan hecho”.

Este proyecto trajo una década de mejoras que pusieron a Brunswick firmemente en el ranking nacional de ciudades y pueblos que apoyan el uso de bicicletas. De hecho, mientras que la League of American Bicyclists (Liga de Ciclistas Estadounidenses) nacional clasifica a Maine tercero entre los estados que apoyan el uso de bicicletas, Brunswick es la única ciudad de Maine, y una de las tres de Nueva Inglaterra, que ganó la distinción del grupo como “comunidad que apoya el uso de bicicletas”.

Para asegurarse, Brunswick está casi al mismo nivel que Portland, Oregón, con sus “espacios para bicicletas” que reserva lugar para los ciclistas en los semáforos, o ciudades como Minneapolis y Berkeley, California, que han creado redes de calles tranquilas en los barrios conectadas para ciclistas pero no siempre para los autos. Sin embargo, Brunswick ha creado espacios para los ciclistas utilizando un enfoque progresivo que cualquier pueblo con voluntad puede seguir.

En la actualidad, por lo que oficialmente se conoce como Brunswick’s Androscoggin River Bicycle and Pedestrian Path (Sendero para ciclistas y peatones del Río Androscoggin en Brunswick), las familias pasean con sus niños en bicicletas y con los más pequeños en cochecitos; las personas mayores observan el río; los que andan en bicicletas dan vueltas cuando pasan los pocos jóvenes en scooters y cada tanto son pasados por los patinadores adictos a la velocidad, los atletas que se entrenan con sus patinetas y ciclistas serios que recorren grandes distancias. El sendero, de poco más de 14 pies de ancho, es lo suficientemente amplio como para dar cabida a todo el tránsito.

Su popularidad “realmente abrió los ojos de mucha gente sobre los beneficios de contar con rutas apropiadas para ciclistas y peatones”, indica Henry Heyburn, de 53 años, copresidente del Bicycle and Pedestrian Advisory Committee (Comité Asesor para Ciclistas y Peatones) de Brunswick.

Como resultado, el pueblo rutinariamente amplía las banquinas cuando repavimenta las calles, luego las acotan para crear vías para ciclistas —más de 40 millas en los últimos 10 años—. A principios de la primavera se ven las cuadrillas limpiando la arena y el polvo que dejó el invierno —un peligro para las ruedas tan delgadas de las bicicletas—, y gradualmente están cambiando las rejillas de las calles por diseños menos peligrosos. La nueva estación de trenes del centro contará con mucho espacio para estacionar bicicletas. Y todas las escuelas participan en el programa de educación para la seguridad de la coalición de ciclistas del estado.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Seguridad para
Conductores

Hombre poniéndose el cinturón de seguridad

Apúntese a un curso en línea; sea voluntario y ayúdenos a promover un curso; busque un curso presencial para usted. Ir

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.