Skip to content
 

¿Te puedes dar el lujo de contratar servicios de cuidados en el hogar?

Existen recursos para familias que necesitan ayuda con la prestación de cuidados.

Contratar servicios de cuidados en el hogar - Enfermera atiende a mujer mayor

Getty Images

La edad promedio para comprar un seguro de cuidados a largo plazo solía estar entre los 60 y 70 años.

In English | Planificar para los cuidados en el hogar es muy similar al dicho chino sobre sembrar un árbol: el mejor momento fue hace 20 años y el segundo mejor momento es hoy.

Es posible que los adultos mayores que estén determinados a permanecer en sus propios hogares necesiten ayuda en algún momento —unas cuantas horas al día o todo el día, los siete días de la semana— con la atención personal, tareas del hogar y servicios de enfermería.

"Hay planificación con anticipación y hay planificación en crisis", dice Hyman G. Darling, un abogado estatal en Springfield, Massachusetts, y presidente electo de la National Academy of Elder Law Attorneys (Academia Nacional de Abogados Especializados en Derechos de Adultos Mayores).

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Quienes planifican con anticipación, a menudo compran pólizas de seguro de cuidados a largo plazo con beneficios de cuidados en el hogar, si es que pueden pagar por esas pólizas y cumplen los requisitos para conseguirlas. Quienes no las tienen, a menudo empiezan a depender de un familiar que los cuide sin una remuneración a cambio.

"Es difícil", expresa Darling.

Cerca de una de cada tres personas que cuida de alguien en el hogar (en vez de en un hogar de ancianos), dijo que había contratado ayuda remunerada en el último año, según una encuesta del 2015 (en inglés) del Instituto de Política Pública de AARP y la National Alliance for Caregiving (Alianza Nacional para la Prestación de Cuidados).

El costo promedio a nivel nacional para los servicios de auxiliares para cuidados en el hogar o de tareas domésticas es más de $125 al día, suponiendo que brindan 44 horas de cuidados a la semana. El costo promedio de los centros de vida asistida es comparable a las 44 horas de cuidados en el hogar a la semana (aunque mucho menos que en un hogar de ancianos), según el Estudio Genworth 2016 del costo de los cuidados. Los costos varían por región, número de horas y nivel de cuidados necesarios.

A continuación encontrarás consejos sobre cómo puedes costear los cuidados en el hogar, en el caso de que necesites ayuda inmediatamente:

Planifica con anticipación

Si tienes entre 50 y 60 años, ¡bravo! Estás en el momento perfecto para planificar con tiempo la contratación de un trabajador de cuidados en el hogar cuando llegue el momento. Puedes invertir, evaluar pólizas de seguro de vida y de cuidados a largo plazo con beneficios de cuidados en el hogar —quizás a través de un empleador— y otros productos para compensar los altos costos de los cuidados en el hogar.

"Es importante que cuando una persona compre estas pólizas esté en buen estado de salud y más joven", expresa Rod Perkins, vicepresidente de normativas de seguros con el American Council of Life Insurers (Consejo Estadounidense de Aseguradoras de Vida). "No querrás esperar hasta que las necesites."

La edad promedio para comprar un seguro de cuidados a largo plazo solía estar entre los 60 y 70 años, pero ha bajado a 57, expresó Perkins.

"Los baby boomers han visto que sus padres tienen necesidades de cuidados a largo plazo y no estaban preparados", comentó. "Y este no es solo un producto para personas mayores. Tú podrías necesitar cuidados en el hogar como resultado de un accidente".

Las pólizas pueden incluir un período de eliminación o de espera antes de que empiecen los beneficios a largo plazo, pero es sensato pensar en las pólizas a futuro. El reclamante promedio de una póliza de cuidados a largo plazo es mayor de 80 años. Ya que podrías pagar por primas durante décadas, tómate el tiempo para comparar pólizas y obtener los beneficios que crees que necesitarás y podrás pagar a la larga.

Las pólizas están cambiando para satisfacer las demandas actuales, como los beneficios del seguro de cuidados a largo plazo anexados a pólizas del seguro de vida.

"En el pasado, la mayoría de las pólizas de cuidados a largo plazo solo eran válidas para hogares de ancianos", expresa Perkins. Pero hoy en día, la mayoría de las pólizas de cuidados a largo plazo son integrales y cubren los cuidados en una gran variedad de situaciones.

Descarga gratis "A Shopper's Guide to Long-Term Care Insurance" (en inglés.Guía para el consumidor de seguros de cuidados a largo plazo), de la National Association of Insurance Commissioners (Asociación Nacional de Comisionados de Seguros), la organización de reguladores estatales de seguros. Nota: es importante que averigües si el seguro de cuidados a largo plazo es ideal para ti. Algunas personas, como las que tienen una enfermedad preexistente, no pueden pagar por o cumplir con los requisitos para adquirir un seguro de cuidados a largo plazo.

Si necesitas ayuda inmediata

Si eres mayor y necesitas ayuda para pagar por cuidados en el hogar lo antes posible, puedes buscar servicios por ubicación en el sitio web federal eldercare.gov. También visita benefits.gov y el enlace BenefitsCheckup.org del National Council on Aging (Consejo Nacional sobre Envejecimiento) con el fin de ver para qué programas eres elegible.

También puedes buscar servicios por ubicación usando el Eldercare Locator (localizador de ayuda para adultos mayores) en eldercare.gov.

Los servicios domésticos cubren ayuda con actividades como comer, bañarse, cocinar, limpiar y hacer mandados. Los auxiliares para cuidados en el hogar proveen un rango de servicios médicos especializados o no especializados que van desde comprobar los signos vitales hasta terapia alimentaria y el cuidado de heridas.

Medicare paga por cuidados de salud en el hogar que son médicamente necesarios, hasta un límite establecido, pero no por servicios domésticos. Los planes complementarios de Medicare y el seguro médico a través de un empleador generalmente no cubren los cuidados en el hogar.

Medicaid, el programa conjunto federal y estatal para personas de bajos recursos (o en algunos casos, para quienes tienen altos gastos), paga por cuidados en el hogar, por ciertos cuidados en centros de vivienda asistida y residenciales, y por cuidados en un hogar de ancianos. Sin embargo, cada estado administra sus programas de diferente manera, y la elegibilidad y los beneficios varían.

Los veteranos pueden cumplir con los requisitos que exigen varios programas del Department of Veterans Affairs (Departamento de Asuntos de los Veteranos) —ayuda y asistencia, confinamiento en el hogar, servicios con sede en el hogar y en la comunidad— que ayudan a pagar por los cuidados en el hogar.

Una opción poco conocida: PACE (en inglés. Cuidado Total de Salud para Adultos Mayores) es un programa pequeño pero en crecimiento de Medicare y Medicaid destinado a mantener a los adultos mayores frágiles fuera de los hogares de ancianos. Este programa cubre cuidados en el hogar, chequeos, atención dental y médica, estancias en hospitales y en hogares de ancianos, medicamentos recetados y cierto transporte.

Para ser elegible, alguien debe tener al menos 55 años, tener certificación del estado como que necesita cuidado al nivel de un hogar de ancianos (según la certificación de tu estado) y vivir en un área con una organización PACE. Las personas con Medicare o Medicaid, o ambos, pueden ser elegibles; a algunos se les podría cobrar una prima mensual. Quienes no tengan cobertura de Medicare o Medicaid pueden pagar de manera privada.

Aunque PACE ha existido por décadas, solo unas 40,000 personas se han inscrito hasta el 1.° de enero del 2016. Para marzo, más de 110 organizaciones estaban ofreciendo programas PACE en 32 estados.

Las pólizas de seguro de vida para individuos o grupos podrían tener un valor en efectivo que el propietario puede usar para pagar por gastos elegibles para el cuidado en el hogar. Con un beneficio acelerado por fallecimiento, la empresa paga los cargos reales por cuidados a largo plazo, hasta una cierta cantidad por día o por mes. Generalmente hay un límite del 50% del beneficio por fallecimiento.

Una hipoteca revertida podría proporcionar efectivo para los cuidados en el hogar, pero el propietario del hogar sigue siendo responsable por los impuestos, el mantenimiento y las cuentas. Expertos advierten que se te podría agotar el valor acumulado de tu vivienda y todavía necesitar cuidados. Es importante investigar las hipotecas revertidas para ver si son de beneficio para ti y aprovechar el asesoramiento sobre hipotecas revertidas.

"En su mayoría, los clientes que tienen cuidados en el hogar los pagan de su bolsillo", dice el contador público Jerry Love, de Abilene, Texas, un conferencista que habla con frecuencia sobre el financiamiento de jubilación y los cuidados a largo plazo para el American Institute of Certified Public Accountants (Instituto Estadounidense de Contadores Públicos Certificados).

La gente prepara un presupuesto considerando sus ahorros, anualidades y seguro de vida y de cuidados a largo plazo, hipotecas revertidas o préstamos sobre el valor acumulado de su vivienda.

Tal vez sea más barato contratar a una persona directamente, en vez de hacerlo a través de una agencia, pero ser un empleador trae sus responsabilidades, advierte Love.

"En primer lugar, tienes que asegurarte que estés pagando el salario mínimo", expresa. "Y si la persona trabaja más de 40 horas a la semana, le debes pagar tiempo extra".

Esto cubre a los trabajadores que son familiares o amigos, a quienes se les paga de manera privada o con fondos de Medicaid, o alguna otra combinación.

Si contratas o pagas para cuidados en el hogar por motivos médicos o porque el beneficiario está en las etapas iniciales de Alzheimer o demencia, puedes calificar para una deducción de impuestos federales, como si el ser querido estuviese en un hogar de ancianos, dice Love. Un hijo adulto puede recibir un beneficio tributario si se puede declarar al padre como un dependiente. (El hijo adulto debe reunir ciertos requisitos, incluso que el cuidador familiar debe proveer más de la mitad de lo que se declara en el informe financiero del beneficiario de los cuidados).

Solicita ayuda en la comunidad

"Busca todas las opciones donde puedas solicitar ayuda en la comunidad", dice Love. No ignores las iglesias, sinagogas, United Way, la oficina local de la Area Agency on Aging (Agencia del Área sobre Envejecimiento) y los centros para adultos mayores.

Ellos podrían guiarte a un centro para el cuidado de adultos, programas de entrega de alimentos y subsidios para la modificación del hogar, climatización y asistencia con las cuentas de la calefacción. Dicha asistencia podría ser suficiente para que tú y tu ser querido sigan viviendo de manera independiente en el hogar.

Si tú eres el cuidador familiar, podrías ser elegible para recibir un vale para pagarle a un vecino o amigo para que te ayude.

Los vales de cuidados de relevo son financiados por el Gobierno federal, así como por organizaciones privadas, tales como Easter Seals, Alzheimer's Association (Asociación de Alzheimer) y ALS Association (Asociación ELA [esclerosis lateral amiotrófica]).

En Virginia, por ejemplo, un cuidador familiar que vive con la persona que recibe los cuidados puede solicitar un vale de subsidio federal para relevo de hasta $400 a través de la División para Personas Mayores de Virginia. Cerca de 200 familias al año, muchas de las cuales no reciben Medicaid, reciben los subsidios.

"Es una oportunidad para el cuidador de descansar y rejuvenecerse", dice Liz Havenner, directora de servicios humanos de la División sobre el Envejecimiento. "Tal vez solo quieran tomarse una siesta".

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto