Skip to content
 

Directivas anticipadas

¿Qué debes saber acerca de la planificación de la asistencia que recibirás en la etapa final de tu vida?

In English | Nadie quiere pensar sobre qué sucedería si tuviera una enfermedad o lesión grave y no pudiera tomar sus propias decisiones sobre el cuidado de su salud. Sin embargo, las directivas anticipadas son importantes, no solo para aquellos que están llegando al final de su vida, sino también para aquellos que no lo están, y el mejor momento para conversar sobre el tema es cuando tu no tienes que correr contra el reloj en medio de una crisis. Aun así, el 70 % de los estadounidenses nunca lo hace.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Para hacerlo más fácil, hemos elaborado una serie de preguntas y respuestas que te ayudarán a asegurarte de que se cumplan tus deseos respecto a la asistencia que quieres recibir en la etapa final de tu vida.

P: ¿En qué consisten las directivas anticipadas?

R: El término se refiere a dos documentos: un testamento vital y un poder notarial para la atención médica (también conocido como poder notarial para asuntos de salud o poder notarial de salud).

  • Un testamento vital establece cuales procedimientos médicos tú autorizas o no, en caso de no estar en condiciones de tomar decisiones médicas cuando se aproxima el fin de tu vida. Por ejemplo: ¿Quieres que te mantengan con vida con un respirador artificial o una sonda nasogástrica? ¿Prefieres terminar tus días en una institución para enfermos terminales o en tu hogar? ¿Qué piensas respecto de la donación de órganos? Si estás confundido o no estás seguro, programa una cita con tu médico u otro profesional de la salud o con un asesor espiritual, para analizar las diversas situaciones a las que podrías enfrentarte en la etapa final de tu vida. Los estados tienen distintas normas que disponen en qué momento puede entrar en vigencia un testamento vital.
  • Un poder notarial de salud te permite designar a una persona que tomará las decisiones médicas por ti, si tú no estuvieras en condiciones de hacerlo por tí mismo.

Las características específicas de las directivas anticipadas varían de un estado a otro. La herramienta State-by-State Advance Directives tool (Directivas anticipadas, estado por estado, en inglés) te proporcionará ideas de lo que puedes incluir en tus directivas anticipadas.

P: ¿Qué cualidades debo buscar en un apoderado de salud o de atención médica?

R: El apoderado de salud debe ser mayor de 18 años, pero no necesariamente tiene que ser un pariente o alguien con conocimientos médicos.

Busca a alguien en quien puedas confiar y que pueda asistirte por tiempo prolongado. La persona debe mantenerse fiel a su compromiso de cumplir con los deseos que tú tengas, aun cuando estos sean distintos a sus creencias. Un apoderado debe ser capaz de actuar con madurez y lucidez durante momentos de gran tensión, no debe incomodarle hablar con los médicos y debe ser lo suficientemente firme y enérgico para hacer las preguntas correctas acerca de los tratamientos y los pronósticos.

Los estados pueden tener determinadas disposiciones respecto de quiénes no pueden ser apoderados de salud, tales como un empleado de la residencia para adultos mayores en la que tu estás recibiendo tratamiento.

P: ¿Qué debo hacer si mis parientes no están de acuerdo con mis elecciones?

R: Las directivas anticipadas a menudo pueden disminuir, incluso evitar, las peleas y quizá unir a tu familia en un momento difícil. Si tú piensas que tu familia puede estar en desacuerdo con las elecciones que haz hecho en tus directivas anticipadas, puedes tomar algunas otras medidas que ayuden a calmar cualquier problema.

Asegúrate de informar a todos los integrantes de la familia, por escrito, quién es tu apoderado para actuar en tu nombre y por qué. Aclárales que en caso de cualquier incertidumbre con respecto a la interpretación de tu testamento vital, tu apoderado de atención médica, y nadie más, tomará las decisiones finales. Tú deberás entregar una copia de tus directivas a cada uno de tus parientes, así como también a tus médicos y a tu apoderado. Si más adelante tú fueses hospitalizado o ingresaras en una residencia para el cuidado de adultos mayores, el personal de dichas instituciones también deberá tener una copia.

P: ¿Por cuánto tiempo son válidas las directivas anticipadas?

R: Las directivas anticipadas no vencen, pero tú debes realizar una revisión periódica para asegurarte de que siga reflejando tus deseos. Para ayudarte con la revisión, recuerda lo que nosotros denominamos las 5 “D”:

Década. Revisa tus documentos como mínimo una vez cada 10 años.

Deceso de un ser querido. Si la persona que elegiste como apoderado de asistencia médica falleciera, debes designar a uno nuevo tan pronto como sea posible.

Divorcio. Si tú te llegaras a separar o divorciar, es probable que quieras reconsiderar tu designación del apoderado de salud.

Diagnóstico. Ciertos diagnósticos pueden llevarte a reevaluar los tipos de asistencia que te gustaría recibir.

Deterioro.  Puede ocurrir que, a medida que tu salud se deteriore, tú comiences a percibir de otra manera las situaciones con las que podrías enfrentarte al final del camino, en comparación con lo que sentías cuando era más joven.

P: ¿Es necesario excluir a mi excónyuge de mis directivas anticipadas?

R: En la mayoría de los estados, la autoridad de un excónyuge en relación con sus cuestiones personales queda automáticamente revocada con el divorcio. Pero en otros, tú debes revocarla de manera explícita. En cualquiera de los casos, si no quieres que tu excónyuge participe en estas decisiones, siempre es mejor redactar un nuevo documento.

P: ¿Necesito una “carta de instrucciones” si tengo un testamento?

R: Una carta de instrucciones no tiene la fuerza legal de un testamento, pero te otorga la posibilidad de explicar informalmente qué quieres que suceda si mueres. Ayuda a evitar las peleas del tipo “quién se queda con el juego de porcelana de la abuela” que pueden surgir cuando un testamento se hace público.

Una carta de instrucciones consta de tres partes: en la primera parte, tú estableces tus preferencias respecto al funeral y el nombre de las personas a quienes deberían contactarse. La segunda parte aborda cuestiones financieras: una lista de tus cuentas bancarias así como también los números telefónicos de tu empleador y tu agente de seguros. En la tercera parte, debes incluir una lista de personas a quienes quieres dejarles algo especial, por ejemplo recuerdos, álbumes de fotos y joyas, entre otros. Guarda una copia de la carta de instrucciones junto con tus directivas anticipadas.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto