Skip to content
 

Cómo evaluar las opciones de vivienda para tu ser querido que envejece

Consejos para que tomes la mejor decisión posible.

In English | A medida que tus seres queridos envejecen, a veces es necesario considerar otras opciones distintas a las de vivir solos o en el hogar familiar. Pueden poner resistencia ante la idea de mudarse y dejar de ser independientes, pero a la larga, solamente ellos pueden tomar esa decisión. Por suerte, hay muchas opciones. Ayúdalos a comprender cada una.

  • Vivir con la familia: Mudarse con familiares, sea en su hogar o en un apartamento contiguo o ubicado independientemente en el mismo terreno, puede ser una buena opción para algunos adultos mayores. Algunas familias deciden hacer lo opuesto; el cuidador (y en algunos casos, sus familias) se muda al hogar del ser querido para prestar cuidados.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

  • Compartir la vivienda: Otra opción para los adultos mayores es compartir una casa o apartamento. Generalmente, tendrán dormitorios por separado (y posiblemente sus propios baños), pero comparten la cocina y otras áreas habitables; también comparten las tareas del hogar. Algunas veces los propietarios de mayor edad que prefieren no vivir solos o que necesitan los ingresos les alquilan habitaciones a otros adultos mayores. Asimismo, el propietario puede decidir compartir el hogar a cambio de ayuda con la cocina, la limpieza y otras tareas. Algunos grupos comunitarios o religiosos subvencionan hogares grandes compartidos por varias personas.
  • Familias suplentes: Algunas familias deciden alojar a una persona mayor que necesita ayuda con las actividades cotidianas. La familia adoptiva prepara las comidas y lava la ropa. En el mejor de los casos, tratan a la persona mayor como parte de la familia y le brindan apoyo emocional así como compañía. Es posible que el Supplemental Security Income (SSI, Seguridad de Ingreso Suplementario) cubra los gastos del cuidado prestado por la familia suplente.
  • Hogares de hospedaje y cuidado: Esta es una opción atractiva para aquellos que necesitan un poco de ayuda. El hogar proporciona una habitación, las comidas y ayuda con las actividades cotidianas. En general, estos hogares son más pequeños que las residencias de vida asistida. Sin embargo, no siempre están autorizados bajo licencia o supervisados por las autoridades locales. En algunos estados, los hogares de hospedaje y cuidado pueden prestar servicios de enfermería, pero no son instalaciones médicas.
  • Residencias conjuntas/comunidades para jubilados: Los residentes con movilidad y que se pueden cuidar a sí mismos viven en sus propios apartamentos pero comparten algunas comidas en un comedor central y aprovechan los servicios de limpieza. Con frecuencia, estas residencias brindan una variedad de actividades sociales y recreativas. El alquiler puede variar mucho, y hay un costo adicional por las comidas y otros servicios. Normalmente no hay cuotas de ingreso. Algunas residencias reciben subvenciones públicas que ayudan a mantener el alquiler bajo, pero frecuentemente estos lugares tienen largas listas de espera y requisitos rigurosos de ingreso.
  • Residencias de vida asistida: Estas residencias proveen vivienda para aquellos que no pueden vivir independientemente, pero no necesitan cuidados especializados de enfermería. El nivel de ayuda varía entre las residencias y puede incluir ayuda con el aseo personal, vestirse, las comidas y la limpieza. El costo varía según los servicios que se necesiten. Oprime aquí para leer más sobre las residencias de vida asistida.
  • Hogares para el cuidado de adultos mayores discapacitados: Estas residencias, que constituyen la opción más conocida, brindan cuidados especializados de enfermería y una ayuda considerable a largo plazo. Estos hogares proporcionan comidas tanto como atención médica y cuidado personal. Los dormitorios y baños pueden ser privados o compartidos. Es posible que Medicare cubra los gastos a corto plazo tras una hospitalización. Medicaid podríaa ofrecer cobertura a los residentes que cumplan los requisitos médicos y económicos. 
  • Continuing Care Retirement Communities (CCRC, Comunidades de Jubilación de Cuidados Continuos): Estas instalaciones, que están diseñadas para satisfacer las necesidades de los adultos mayores, brindan una variedad de opciones de vivienda y servicios en un mismo lugar. Un residente puede comenzar viviendo independientemente en un apartamento y luego, cuando empiece a necesitar ayuda con las actividades diarias, se puede mudar a uno de vida asistida. Los residentes se pueden quedar en la unidad de enfermería cuando necesitan cuidados continuos especializados de enfermería. Esta es una de las opciones más caras de vivienda; espere pagar una cuota de ingreso considerable y cargos mensuales.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto