Skip to content
 

Opciones de transporte para quienes no conducen

Alternativas de movilidad para tu ser querido.

In English | Poder ir de un lugar a otro es esencial, sin importar nuestra edad. Sin embargo, a medida que envejecemos, muchos de nosotros optamos por dejar de conducir o, como personas a cargo del cuidado de un pariente, decidimos que lo mejor es que nuestro ser querido deje de hacerlo. Por lo tanto, es fundamental contar con distintas alternativas de transporte.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Existe una gran variedad de opciones de transporte a nuestro alcance. El secreto reside en discernir cuál es la que mejor se ajusta a nuestras necesidades y la más cómoda para nuestro ser querido. Ubicación, costo, conveniencia (tanto para la persona bajo cuidado como para el cuidador), frecuencia y facilidad de uso son todos factores decisivos a la hora de elegir la mejor opción. Para ayudarte a abordar este tema, a continuación se describen diversas opciones.

Parientes y amigos

Muy a menudo, la responsabilidad de transportar a los seres queridos recae sobre parientes y amigos. Para muchos, esto representa la solución más confiable y económica. Para otros, sin embargo, los horarios y las distancias involucradas lo convierten en algo prácticamente inviable. Debido a que tú y tu ser querido conocerán a los conductores de este sistema de transporte y confiarán en ellos, esta es también la opción menos preocupante. Para aquellos de ustedes que están dispuestos y en condiciones de convertirse en el medio principal de transporte de tu ser querido, asegúrense de contar con un método alternativo al que puedan recurrir si no están disponibles por enfermedad o necesitan un descanso. Si tú no puedes ser la persona principal a cargo de transporte, ayudará contratar a un pariente o a un amigo que conduzca con precaución y que pueda efectuar viajes con regularidad. Esto te permitirá a ti compartir la tarea y a ellos contar con un ingreso extra.

Taxis: Ya sea como método principal o alternativo de transporte, los taxis son un medio cómodo para llevar y traer a tu ser querido en los viajes que necesite realizar. Sin embargo, este sistema tiene ventajas y desventajas. Las ventajas del servicio de taxis son que casi siempre están disponibles en forma inmediata y cobran tarifas razonables, dependiendo de la ubicación.

Entre las desventajas, los conductores no suelen ayudar al pasajero a subir o a descender del vehículo al llegar a su destino, muy probablemente serán desconocidos para el pasajero y no serán consecuentes con su situación. Asimismo, si se empelan los taxis con frecuencia, las tarifas se pueden acumular. Por último, es probable que la tarea de organizar los viajes recaiga sobre ti —el cuidador— si a tu ser querido le disgusta la idea o no es capaz de hacer las reservas necesarias. Como con cualquier otro servicio, asegúrate de recurrir a una empresa de buena reputación que le brinde seguridad a tu ser querido.

Contratar un servicio de automóviles particulares: Si se presenta la necesidad de contar con un medio de transporte en forma regular y no se puede recurrir a parientes ni a amigos, un servicio de automóviles puede ser la solución. Contratar un buen servicio de transporte para llevar a tu ser querido en sus trámites semanales puede terminar siendo más económico —y más eficiente— que recurrir a taxis cada vez que haya necesidad de hacer un viaje.

Los arreglos pueden llevarse a cabo por adelantado, el costo por viaje puede resultar menor que el de un taxi y tú quizás puedas solicitar el mismo conductor cada semana. Es probable que incluso estén dispuestos a acompañar a tu ser querido hasta la puerta de su vivienda o hasta el vehículo, y a ayudarlo a acarrear paquetes o bolsas. Pide recomendaciones de grupos locales que ofrecen servicios a las personas de edad para poder contratar una empresa de buena reputación, en particular si tú planeas pedirle a alguien que entre a la vivienda de tu ser querido.

Servicio de transporte para residentes: Muchas residencias para las personas mayores ofrecen un servicio de transporte para sus residentes. Si tus padres o seres queridos residen en cualquier tipo de institución de cuidados, verifica si brindan este servicio. Muchas lo hacen, lo que constituye un gran recurso para los cuidadores, ya sea porque no pueden hacerse cargo del transporte en forma regular o porque necesitan un descanso. Muy a menudo, los establecimientos prevén viajes semanales a la tienda de comestibles o a otros sitios, así como también programan excursiones sociales. Simplemente pregunta en la recepción del establecimiento si cuentan con esta opción.

Conductores voluntarios: Averigua en organizaciones locales para adultos mayores, así como también en las instituciones religiosas que tú frecuentas, si alguna de ellas brinda servicios de transporte a cargo de voluntarios. Las iglesias, las sinagogas y las organizaciones religiosas, al igual que los centros para la tercera edad, suelen disponer de personal voluntario listo para asistir a las personas de mayor edad en sus trámites, citas y viajes que deban realizar por la ciudad.

Dial-a-Ride (servicios de transporte puerta a puerta para personas con problemas de movilidad), servicios de furgoneta y viajes compartidos: Muchas comunidades prestan un servicio público de viajes compartidos, tal como Dial-a-Ride, para cubrir las necesidades de las personas mayores. A menudo, las compañías de transporte u organizaciones sin fines de lucro de la localidad operan estos servicios, que pueden ser extremadamente útiles para cubrir recorridos urbanos. A diferencia de los taxis y los servicios de transporte contratados, estos autobuses y furgonetas realizan recorridos específicos y, en general, no cumplen pedidos especiales. El costo de estos servicios varía en función del tipo de servicio ofrecido y la ubicación. Para localizar un servicio en tu área, consulta la guía telefónica o recurre a Eldercare Locator (en inglés).

Transporte público: Dependiendo del estado de salud de tu ser querido, su nivel de comodidad y la ubicación, el transporte público puede llegar a ser una alternativa. Es una forma conveniente para recorrer áreas metropolitanas y constituye una gran opción en aquellas localidades en donde resulta seguro, fácil de utilizar y cómodo. Si tú consideras que tu ser querido aceptaría de buena gana hacer uso del transporte público, llévalo contigo a hacer algunos viajes de prueba, para asegurarte de que se sienta a gusto y sea capaz de orientarse y encontrar su camino con facilidad. La mayoría de los sistemas de transporte público suministran, en sus sitios web, información sobre tarifas y horarios, así como también mapas.

Paratransit (servicio de transporte personalizado para adultos mayores con discapacidades): De acuerdo con lo establecido en la Americans with Disabilities Act (ADA, Ley para Estadounidenses con Discapacidades), toda persona con discapacidad, en tanto y en cuanto reúna los criterios de elegibilidad, tiene el derecho legal a acceder al servicio Paratransit. Integrado por autobuses, furgonetas, automóviles y trenes, el servicio Paratransit es un medio de transporte público que asiste a aquellas personas que no están en condiciones de utilizar el transporte público regular. Los interesados —o sus cuidadores— deben ponerse en contacto con su transportista local, quien determinará la elegibilidad. Para averiguar si tu ser querido reúne los requisitos, visita el Disability Rights Education & Defense Fund (en inglés).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto