Skip to content
 

El dilema de mudarse a una casa pequeña

Ten en cuenta estos consejos para lidiar con espacios pequeños.

In English | Para muchos cuidadores, llegará el día en que su ser querido esté listo para mudarse del hogar —o de la vivienda que ha ocupado por mucho tiempo— a un espacio más pequeño y fácil de manejar. Cuando llegue ese momento, es posible que requiera bastante trabajo ajustar sus pertenencias de modo que quepan en el nuevo espacio. Este proceso de "recortes" puede resultar agobiante para ti y tu ser querido. No obstante, hay medidas que puedes tomar para hacer de esta tarea un trayecto hacia un nuevo comienzo. Aprende cómo realizar los ajustes con cuidado.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Consejos para llevar a cabo la tarea de reducir
Para un adulto mayor, mudarse normalmente es un proceso cargado de emociones, ya que conlleva recordar el pasado y desprenderse de pertenencias muy preciadas. Pero si se lleva a cabo correctamente —y con suficiente tiempo— el proceso puede resultar menos penoso y más productivo. Aquí te ofrecemos algunos consejos que ayudarán a tus padres o a tu ser querido a reducir sus pertenencias.

  • Reparte los bienes: Decidan con antelación quién recibirá qué cosa. Mucho antes de hablar de mudarse, siéntate con tus padres o tu ser querido y decidan quiénes recibirán las cosas que deseen repartir. Pónganlo por escrito o marquen con etiqueta las piezas destinadas a cada familiar. No esperes hasta la semana antes de la mudanza para iniciar este proceso. Puede resultar estresante, pues a veces surgen discusiones acerca de quién recibe qué cosa.
  • Repartan los artículos de la infancia: Coordina con los hermanos o hijos de tu ser querido para devolver esos tesoros de la infancia a sus respectivos dueños. A menudo, los padres acaban almacenando los vestidos de baile del colegio, los uniformes deportivos de sus hijos y otros recuerdos, cuando ellos se mudan del hogar. Por consiguiente, los desvanes y sótanos se abarrotan de pertenencias abandonadas. Con bastante tiempo antes de la mudanza, organiza la devolución de esos artículos a sus legítimos dueños.
  • Establece un sistema de clasificación: Antes de escarbar en los cajones, baúles y closets, establece un sistema según el cual disponer de los artículos. Designa áreas en cada habitación para los artículos que se van a quedar, los que se van a desechar y los que se van a donar o regalar a familiares. Entonces da comienzo al "maratón de minimización".
    Conserva: Artículos que tu ser querido necesitará en su nuevo hogar, joyas, recuerdos importantes, reliquias de familia, etc.
    Desecha: Todo aquello que no se haya usado —objetos o ropa— en más de un año y que tenga poco valor económico o sentimental.
    Dona: Ropa y muebles en buenas condiciones que pueda aprovechar alguien menos afortunado.
    Transfiere a familiares: Recuerdos, reliquias, muebles, etc., que no van a ir con el ser querido a su nuevo hogar.
  • Concéntrate primero en las habitaciones menos utilizadas: Inicia el proceso de clasificación y disposición de artículos en las habitaciones que no se utilicen o que menos se utilicen en la casa del ser querido. Esto mantendrá el abarrotamiento y las pilas de objetos sin clasificar fuera del espacio de uso diario y contribuirá a minimizar el estrés.
  • Empieza por lo grande: En cada habitación, desecha o reparte los artículos más grandes primero. No solamente quitará del medio los artículos más grandes con mayor rapidez, sino que percibirán mejor —tú y tu ser querido— el progreso.
  • No entierres (o deseches) tesoros: En la prisa por reducir, es posible que se pierdan, boten o escondan en el fondo de una caja artículos de verdadero valor, económico o sentimental. No dejes de colocar en un lugar seguro las piezas de interés especial, para que no acaben por error en la basura o en una caja de artículos para donar. También escribe en el exterior de todas las cajas su contenido y a dónde van: las toallas al nuevo baño, las cazuelas a la nueva cocina, etc. Esto hará mucho más fácil encontrar algo y despachar los artículos a su destino o nueva ubicación.
  • Toma nota: A menudo, piezas específicas, sean muebles, obras de arte, prendas, hasta libros, están acompañadas de relatos interesantes. Estos relatos contribuyen a la historia familiar, así que toma nota de ellos para que puedan ser transmitidos a la siguiente generación.
  • Haz que sea una tarea diaria la depuración: Trabaja en lapsos cortos de tiempo durante varios meses. Es mejor que hacerlo en sesiones de 10 horas una semana antes de la mudada. Esto evitará el agotamiento y le dará a tu ser querido suficiente tiempo para examinar las cosas y controlar las emociones que surjan durante el proceso.
  • Se comprensivo con las emociones: Las fotos, películas caseras, libretas, tarjetas de felicitaciones y cartas de amor nos tocan las fibras sensibles. Comprende que tu familiar puede experimentar momentos emocionales cuando repase las cajas de recuerdos y efectos de valor sentimental. Es tan importante darle tiempo para procesar esas emociones como para examinar las pertenencias que las provocan.
  • Identifica con claridad las cosas que van a conservar: Si piensas contratar a alguien de fuera o reclutar a familiares y amigos para que te ayuden con el proceso de mudarse, no dejes de informarles de cuáles son los artículos —grandes y pequeños— que hay que conservar. Podrias hacer una lista o marcar los artículos de modo que nada se deseche por error.
  • “Lento y constante” es la fórmula ganadora: Al familiar le tomó años acumular sus objetos. Dedicar suficiente tiempo a revisarlos y disponer sensatamente de ellos, desprendiéndose emocionalmente de muchos, es esencial tanto para el proceso como para el bienestar del ser querido. No lo apures, pues pueden perderse en el camino hermosos tesoros y recuerdos casi olvidados.
  • Si tienes dudas, contrata a alguien: Hay fuentes de ayuda si el proceso de mudarse a una vivienda más pequeña  —y la depuración de pertenencias que exige esto— resulta abrumador para ti, para el ser querido o para ambos. Existen profesionales especializados en la mudanza de personas mayores que pueden ayudarlos. Para más información, visita el sitio web de la National Association of Senior Move Managers (sitio en inglés / Asociación Nacional de Administradores de Mudanzas de Personas Mayores).

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto