El padre del sargento Cory Remsburg habla del cuidado de su hijo

Craig Remsburg: “Creí que era un tipo bastante fuerte, pero necesitaba ayuda”.

Craig Remsburg, izquierda, con su hijo, el sargento del ejército  de primera clase Cory Remsburg y la primera dama Michelle Obama en el discurso del Estado de la Unión del Presidente Barack Obama en Washington, DC

Craig Remsburg y su hijo, el sargento de primera clase Cory Remsburg, en el discurso del Estado de la Unión junto a la primera dama. — Foto: EPA/Newscom

In English | Cuando la atención recayó sobre el sargento Cory Remsburg durante el discurso del Estado de la Unión el 28 de enero, su padre, Craig, fue quien ayudó a ponerlo en primer plano. Como debería ser. A Craig y a su esposa, Annie, la vida les cambió por completo para poder darle los cuidados que necesitaba Cory después de que una bomba al borde de la carretera casi lo mata en Afganistán en octubre del 2009.

Craig Remsburg, de 57 años, conversó con AARP.org sobre lo que costó ayudar a Cory a recuperarse después de haber pasado tres meses en coma y continuar su lucha por recobrar su vida independiente.

Ve también: Centro de Recursos para Cuidadores en Puerto Rico.

Descuentos de Hogar para Socios de AARP — Ahorros en alarmas para la casa, asistencia legal, celulares y MÁS

P: Un día estás trabajando, y el próximo, el mundo se ha vuelto al revés.

R: Estaba en la mitad de una presentación cuando sonó mi celular. Vi que tenía números extras, lo que indicaba que era Cory llamando desde un teléfono por satélite. Contesté: “Hola, Cory. ¿Cómo estás?”. Hubo silencio en el teléfono por un par de segundos, y luego un señor contestó: “Este es el mayor McGhee, el comandante de la compañía de Cory”. Todavía se me hace un nudo en la garganta cuando hablo sobre eso.

Más consejos »

P: ¿Cuándo decidiste que lo ibas a cuidar a tiempo completo?

R: Un mes y medio después de la lesión, él estaba en Tampa, Florida, y mi esposa, Annie, y yo lo habíamos dejado en la Administración de Veteranos, y fue entonces cuando me impactó: mi hijo está en coma. Había otros soldados e infantes de Marina con lesiones similares (en inglés) que habían estado allí por uno o dos años y todavía estaban en coma. Fue duro para mí el pensar que quizás no se despertaría.

P: ¿En ese momento, te tomaste un permiso para ausentarte o dejaste tu trabajo?

R: Mi empleador, Telgian Corp., me dio tiempo libre para cuidarlo y llevarlo a las diferentes citas médicas o eventos. Estuve ausente por tres semanas y más ese mes antes de poder regresar a casa. Después de eso, estuvimos yendo y viniendo de Phoenix, donde vivimos, a Tampa, donde Cory recibió sus cuidados. Soy vicepresidente de recursos humanos, y tengo un personal excelente, así que pude seguir trabajando a distancia.

P: ¿Cómo manejaste el horario?

R: Fuimos Annie y yo. Ella es la madrastra de Cory y lo conoce desde que él tenía 2 años. Queríamos estar con él las 24 horas del día. Nos intercambiábamos cada dos semanas, entre diciembre del 2009 y junio del 2010. Me encontraba con ella en la puerta de embarque en el aeropuerto —es la misma puerta y avión en la ruta entre Phoenix y Tampa de US Airways— para que pudiéramos hablar, intercambiar llaves, decir dónde estaba estacionado el auto y compartir momentos íntimos. Hablábamos por teléfono y por Skype muchas veces al día.

Lo hicimos por más de seis meses. Llegó el punto en que ambos dijimos: “Quizás necesitamos ser un poco más inteligentes”. Decidimos que Annie renunciaría su trabajo y se mudaría para allá, y luego ella fue la encargada de cuidados a tiempo completo de Cory cuando él se convirtió en un paciente ambulatorio. Yo llegaba en avión y le daba un descanso. A veces, amigos o familiares decían, “Oye, yo me lo puedo llevar por el fin de semana. Solo dime lo que tengo que hacer”, y entonces podíamos apartarnos un poco.

P: Tuvo que haber sido un tiempo en verdad increíblemente estresante.

R: Pues, sabes, te adaptas. Cory era primero. No había ninguna otra prioridad en la vida. Era ayudarlo a recuperarse, y ambos lo hicimos.

P: ¿Hubo momentos en los que te desesperanzaste?

R: En verdad no. Era solamente la nueva normalidad para nosotros. La nueva normalidad era: mi hijo está lesionado seriamente y voy a priorizar mi vida alrededor de eso y ser positivo sobre ello. Al principio cuando se lesionó, las cosas no pintaban bien, y mucha gente no pensaba que él iba a sobrevivir. No eran solo las lesiones masivas a su cráneo y ojo; lo encontraron boca abajo en el agua, así que casi se ahoga. Nos alegramos cada día. Podría ser peor. Hubo soldados que estuvieron en coma por años. Cory se estaba despertando. Eso, a nosotros, probablemente nos mantuvo la cordura. Él seguía mejorando.

Siguiente: Cómo cuidar para obtener buenos resultados. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Denny's Ranchero Tilapia

Los socios ahorran un 15% todos los días, a toda hora, en los restaurantes Denny's participantes.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 por entradas ePremiere de Regal que compran en internet. Se aplican condiciones.

AARP Debuts RealPad Tablet

Conéctate estés donde estés con RealPad. Conéctate, juega y comparte. Además, recibes soporte al cliente gratis todos los días, a cualquier hora.

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.