Vida asistida

Cómo analizar alternativas de vivienda para adultos mayores

Asegúrese que su ser querido reciba el mejor cuidado.

Recuerde que los centros de vida asistida no están regulados por el gobierno federal. Cada estado decide el proceso para autorizarlos. Averigüe en la AAA o en el Departamento de Salud estatal cómo se regulan estos centros en el estado en el que usted está búscando. Asegúrese también de que los centros de su lista estén debidamente autorizados; si alguno no lo está.

Consulte a la agencia estatal responsable de legitimar estos establecimientos y a la oficina del ombudsman para ver si se han presentado denuncias contra los centros incluidos en su lista. No asuma que una licencia estatal asegura la calidad de la atención.

Llame a cada potencial residencia y pida que le hagan una descripción general de las instalaciones y servicios que brindan. Recuerde que lo más probable es que la persona con la que hable sea un representante de ventas o de marketing, cuyo trabajo es promocionar el producto.

Si después de la llamada continúa interesado, pida que le envíen —a usted o a su ser querido— más información por correo, como, por ejemplo:

  • Folletos
  • Una lista de precios
  • Un mapa o plano de planta
  • Una copia de los derechos y normas vigentes para los residentes

Copia de todos los documentos que habrá que firmar antes de ser admitido, incluido el más importante, que es el contrato (también conocido como acuerdo de residencia, de ocupación o de admisión).

Una vez que reciba este material, revíselo cuidadosamente con su ser querido y anote todas las preguntas que se les ocurran. Elimine de su lista todas las residencias que no respondan a sus criterios de selección.

Planifique visitas

En primer lugar, es imperativo que haga participar a su ser querido de las decisiones relativas a su cuidado. Llévelo con usted a las visitas que haga a cada residencia, y permítale que hable y decida tanto como sea posible.

En segundo lugar, lleve preguntas, junto con la información que haya anotado mientras revisaban el material recibido por correo. Cuando usted y su ser querido se reúnan con el personal de una residencia y la visiten, preste atención a cómo se siente y a lo que esté sucediendo alrededor suyo. Pase algún tiempo con el personal y los residentes;  pregúnteles qué les gusta y qué les desagrada del lugar. Haga una segunda visita, no anunciada, durante un fin de semana o por la noche;  podría encontrar cosas importantes al presentarse de imprevisto.

La firma del contrato

Luego de revisar todo el material, de visitar todas las residencias potencialmente adecuadas y de obtener las respuestas a todas sus preguntas, la firma del contrato es el último paso, y el más importante. Se trata del documento legal en el que consta todo lo acordado entre ambas partes, más allá de cualquier promesa realizada verbalmente o impresa en el material promocional. Cuanto más detallado sea el contrato, más protegido estará usted legalmente. Compare la información contenida en los anuncios de ventas con la estipulada en el contrato, prestando especial atención a las tarifas, niveles de atención, servicios de cuidado de salud y políticas de alta. Los beneficios que promocione una residencia en sus folletos también deberían figurar en el contrato.

Consejos prácticos

  • Asegúrese de comprender lo que dice el contrato. Obtenga las respuestas a todas las preguntas que tenga para hacer, antes de firmar.
  • Pida que toda la información sobre cuidados, costos, derechos y servicios que no esté incluida en el contrato sea agregada al mismo, y no firme el contrato hasta que corrobore que esa información haya sido agregada (una residencia puede ofrecer lo que sea en un folleto, pero, legalmente, solo estará obligada a cumplir lo que figure en el contrato firmado).
  • Nunca firme un contrato el día de su visita.
  • Antes de tomar cualquier decisión, llévese el contrato a su casa y revíselo con miembros de su familia.
  • Considere la conveniencia de revisar el contrato con un asesor financiero y un abogado.

El costo de la vida asistida

La vida asistida puede ser costosa. Alrededor de cuatro de cada cinco personas pagan por ella de su propio bolsillo. Medicare no cubre servicios de vida asistida. Si bien hay más estados que están empezando a cubrir algunos servicios a través de Medicaid u otros programas gubernamentales, los pagos con fondos públicos no son comunes en esta industria. Las agencias de Medicaid de los distintos estados pueden brindar información sobre elegibilidad y los servicios que cubren. Antes de considerar seriamente la vida asistida como una alternativa para su ser querido, analice si usted o su ser querido podrán costearla a largo plazo. Tenga en cuenta que su costo aumentará con el tiempo debido a los aumentos habituales en el costo de vida. Asimismo, prevea incrementos mensuales por servicios adicionales a medida que cambien las necesidades del residente.

El material promocional de los centros de vida asistida suelen contener información general sobre tarifas, sin más detalles, de modo que es fundamental que el contrato detalle todas sus obligaciones de pago. Considere la conveniencia de hacer controlar el contrato por un abogado antes de firmarlo.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

 

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Cerdito en la carretera - AARP Driver Safety

Toma el nuevo curso de conducción AARP Smart Driver para refrescar tus conocimientos.

Advertisement

Recursos

¿Eres un abuelo que cría a su nieto?

Visita la página informativa de recursos por estado.

Guía para las familias

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP