Decorar combinando lo antiguo con lo nuevo

10 objetos nostálgicos que puedes renovar para que tu hogar luzca mejor.

1. Decora con tus viejas fotos de familia

Las fotos antiguas, además de su gran valor sentimental, resultan muy decorativas. Escoge las fotos que tengas en blanco y negro y ponlas en marcos del mismo color, pero de distintas formas y tamaños. Combina los marcos colgados directamente en la pared con otros apoyados en repisas estrechas (ledge shelves) que se cuelgan en la pared a distintas alturas. En estas repisas puedes intercalar las fotos con adornos favoritos, como pequeñas esculturas o platos de cerámica.

Foto: Blend Images/Getty Images

2. Renueva antiguos cojines

Atrévete a darles un nuevo aire a los cojines del sofá usando materiales que ya tienes en casa. Si se te da bien coser, prueba por ejemplo a hacer una funda usando el retal de una tela que te guste o incluso un suéter de lana que ya no uses (para cerrar el cojín usa velcro si no quieres complicarte poniendo una cremallera o cierre). También renueva tus cojines con una flor de fieltro, cintas o lazos de distintos colores y anchuras o botones grandes que formen una hilera.

Foto: Dorling Kindersley/Getty Images

3. Sé creativo con las vajillas desparejadas

Esos preciosos platos, planos y hondos, y tazas de café o de té son ideales para dar un toque de estilo a los objetos cotidianos. Prueba, por ejemplo, a poner un viejo azucarero en el baño con los algodones o con tus brochas de maquillaje. Las pequeñas tazas te servirán para decorar la mesa en ocasiones especiales si pones dentro un capullo de flor o una velita de té. Y los platos, combinando distintos tamaños, te pueden valer para añadir un toque original a cualquier pared.

Foto: Getty Images

4. Restaura un pequeño mueble

Una simple mano de pintura o una pátina que le dé un aire envejecido a un mueble es, quizá, lo único que necesites para verlo como nuevo. Otra opción, todavía más sencilla, es simplemente cambiar los agarradores o pomos por otros más modernos o más decorativos, dependiendo de cuál vaya a ser su nuevo uso. En el caso de una silla vieja que necesite un asiento nuevo, puedes usar un cojín plano para reemplazar la silla y remátalo con tachuelas grandes y decorativas.

Foto: Getty Images

5. Adorna con viejos libros

Si quitas las cubiertas de papel a algunos de tus viejos libros, te va a sorprender la belleza, color y textura de sus lomos y portadas. Así que, para aplicar esta última tendencia de la moda, comienza apilando libros de tamaños similares y úsalos para dar altura a un jarrón con flores o para crear un punto de interés visual en la mesa de café o en la repisa de la chimenea. Los que dejes en el librero, intercálalos vertical y horizontalmente.

Foto: Look Photography/Beateworks/Corbis

6. Juega un poco con antiguas botellas

En lugar de los clásicos jarrones de cristal, experimenta con el poder decorativo de las antiguas botellas de cristal o las botellas de vidrio de colores. Una vieja botella de leche o de gaseosa, por ejemplo, es ideal para poner un ramo de flores frescas en la cocina. Las botellas de colores pueden convertirse fácilmente en un candelero o en un florero. Además, las botellas que suelen usarse para servir los licores pueden servir para tener a mano (o regalar) un aceite o vinagre gourmet.

Foto: Lew Robertson/Corbis

7. Transforma la pantalla de cualquier lámpara

Dale nueva vida a una vieja lámpara usando los materiales que tienes en casa. Empieza por trazar en la lámpara un diseño que te guste con un pegamento para telas. Te aconsejo los diseños con rayas verticales, círculos de distintos tamaños e incluso pétalos de flores. Usa a continuación cintas de colores o trocitos de telas que te gusten para pegarlos donde hayas puesto el pegamento. Para limpiar la lámpara fácilmente, una vez decorada, usa un rollo de papel adhesivo.

Foto: Lonely Planet Images/Getty Images

8. Enmarca dibujos de los niños en portapapeles

En vez de tenerlos guardados, ¿por qué no usar los dibujos de nuestros niños para decorar cualquier rincón? Para mostrar estas “exposiciones de arte”, recicla esos viejos portapapeles que solían usarse para escribir en hojas de papel sueltas. Simplemente, atornilla dos o tres a un tablón de madera pintado en un color brillante y usa la pinza de los clipboards para sujetar (y cambiar con la frecuencia que desees) los dibujos.

Foto: Andy Ryan/Getty Images

9. Decora con viejos utensilios de cocina

Cuando te parezca que se ven viejos tus utensilios, dales una buena limpieza y úsalos para decorar una pared o una repisa de la cocina. Quedan muy bien las antiguas balanzas y tablas de picar, los morteros, los cazos de latón y, por supuesto, las latas vacías de café, pimientos o frijoles. Pon flores en dos o tres latas vacías y ponlas en la ventana de la cocina, o pon un imán detrás de una lata pequeña y ponla en la puerta de la nevera para sujetar papel de notas y un lápiz.

Foto: Lived In Images/Corbis

10. Dale un nuevo uso a una vieja persiana

Quédate con una contraventana de madera, si estás pensando cambiarlas, para darle un toque práctico y original a la entrada o a un rincón de la sala. Empieza quitándole cualquier residuo para luego darle una capa de pintura en un tono que combine con la decoración del cuarto. Cuelga la contraventana en la pared o apóyala encima de un mueble bajo y usa el espacio entre las lamas de madera para poner el correo en la entrada o revistas y periódicos en un rincón de la sala.

Foto: Julian Winslow/ableimages/Corbis

Actividades divertidas para toda la familia

Foto: Jupiterimages/Getty Images

  • Pinterest
  • Google+

También te puede interesar:Volver al artículo

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.