Skip to content
 

La importancia del relevo en el cuidado

Qué es, cómo saber si lo necesitas y cómo conseguirlo.

Uno de los estilos del atletismo que encuentro interesante en los Juegos Olímpicos es la carrera de relevos. En esta, los corredores toman turnos que están marcados por la trasferencia de un objeto llamado testigo. El atleta que recibe el testigo asume toda la responsabilidad de correr con el objeto hasta entregarlo al siguiente corredor. Quien entrega el testigo no sigue corriendo, porque ha dado lo mejor de sí mismo y, por tanto, ha sido relevado. Así como los atletas de la carrera de relevos, una persona que cuida de otra debe aprender —o aceptar— a que la releven por completo y por períodos de tiempo que le permitan desprenderse física y mentalmente de esa responsabilidad. Aceptar el relevo es una responsabilidad del que cuida de otro y es tan importante como cada una de las tareas que asume a diario

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Por qué es necesario el relevo?

Las demandas físicas, mentales y financieras del cuidado de otros tienen una consecuencia negativa que —de no ser por el relevo— pueden desatar un torrente de acontecimientos que se ponen peor con el tiempo. Consumen la salud del cuidador, poniendo en riesgo el bienestar, la salud y la seguridad tanto de quien cuida como de quien está bajo cuidados. La falta de relevo puede llegar a eliminar las reservas emocionales del cuidador, y así crear las condiciones ideales para que se dé el abuso físico y psicológico a quienes cuidamos.

Entre las señales a las que uno debe prestar atención —porque indican la necesidad de relevo— son:

  • Cansancio constante, con o sin dolores de cabeza y de las articulaciones.
  • Ansiedad, impaciencia e irritabilidad.
  • Aislamiento, soledad y depresión.
  • Insomnio.
  • Peédida de interés en actividades que antes eran fuente de esparcimiento.
  • Preocupación incesante y tristeza.
  • Sentimiento de culpabilidad constante.
  • Incapacidad de reconocer las cosas que se han hecho bien, donde se ha dado lo mejor de uno mismo.

Las 10 ‘r’ del relevo:

Renovación: Dedicar tiempo a uno mismo no es ser egoísta. No debes sentirte culpable de reservar tiempo para ti. Renovarás tu espíritu y tu cuerpo con el descanso o el cambio de actividad. Esto te permitirá dar un cuidado amoroso y efectivo.

Respiración: Toma tu tiempo para aprender a respirar con el diafragma. Es más fácil aprender esta técnica cuando te encuentras en un período de relevo, porque podrás practicarla mientras cuidas se otro. Asimismo, podrás aplicar la técnica varias veces al día cuando te sientas tensionado.

Relajación: Parte del tiempo libre, gracias al relevo, debes usarlo para relajarte. Por ejemplo, puedes empezar con una siesta, pero no uses todo tu tiempo de relevo para dormir a menos que sea indispensable. Camina, ve a un museo, lee en un parque, medita, o escucha la música de tu preferencia.

Risa: La risa y la alegría son elementos vitales para tu bienestar. Busca el humor en las circunstancias que te rodean. Ve una película de comedia, lee chistes, bromas y caricaturas o busca la compañía de alguien que tenga un gran sentido del humor. Ríe, te sentirás mejor.

Retiro:  Cuando te releven, retírate por completo de las actividades diarias del cuidado. Se trata de que asumas el papel del atleta de la carrera de relevos y pases el testigo a otro corredor. No te sientas culpable, estás asumiendo una conducta saludable.

Enfermera explicando la medicación a su paciente, Importancia de Cuidado

Getty Images

Recreación: Cada quien define recreación a su manera. Para algunas personas consiste en ir a un gimnasio, para otras correr a campo abierto, mientras que para algunos es dedicar un tiempo a juegos de mesa o a una afición o pasatiempo. Lo importante es que puedas sentir que te estás divirtiendo.

Recuperación: El relevo te permite recuperar energía física y emocional y satisfacer tus necesidades como ser humano. Entre más te recuperes, mejor será el cuidado que puedes dar.

Reunión: Dedica parte de tu relevo a interactuar con otras personas. El aislamiento que sufre el cuidador es una de las causas de la depresión. Busca a tus amigos, vecinos, miembros de tu iglesia y familiares para pasar momentos juntos.

Renacimiento: Viene del verbo en latín renasci, que significa volver a nacer. Las tareas de las que te has hecho responsable agotan tu capacidad humana de dar constantemente. Cada relevo te permite renacer.

Repetición: Las ocasiones para el relevo deben repetirse. Un solo relevo no durará lo suficiente para mantenerte saludable física y emocionalmente. Busca oportunidades, personas y ayudas de organizaciones para que puedas repetir tu tiempo de renovación.

¿Quién  puede ofrecer relevo?

Parientes, amigos, vecinos, miembros de tu comunidad religiosa y voluntarios de los centros de actividades comunitarias son algunas de las personas que puedes tomar en cuenta para un posible relevo. Al comienzo puede que no te sea fácil confiar en otras personas. Tenemos la tendencia a pensar que nadie más puede dar los cuidados a quien amamos tan bien como lo hacemos nosotros. Este pensamiento debemos enmarcarlo de otra manera: “Quien necesita cuidado en este momento soy yo. Lo importante es que mi ser querido esté bien, no necesariamente que su cuidado sea perfecto”.

Si tienes medios económicos que te permitan costear servicios de relevo, te aconsejo contactar escuelas de enfermería en tu área. Hay estudiantes que buscan trabajo eventual por algunas horas a la semana. Como la mayor parte del tiempo estos estudiantes se dedican a estudiar, no pueden comprometerse a un trabajo de varias horas al día. Además, desde el principio su educación incluye el cuidado básico de un paciente y sus actividades de la vida diaria. Es decir, tú obtienes tu relevo y el estudiante gana experiencia.

Existen también agencias de servicios domiciliarios de enfermería. Generalmente estos servicios de relevo no los cubre Medicare, pero te aconsejo consultar a la agencia local, porque cada estado administra este programa federal de una manera distinta. Algunos estados como el de Texas tienen programas de relevo específicos. Por eso es importante que consultes con el programa en tu estado.

Aprender a reconocer la necesidad del relevo es parte de tus responsabilidades cuando cuidas de alguien. Recurrir a un relevo y usar el tiempo libre en ti no es una manifestación egoísta ni irresponsable; es un deber.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto