Afrontar los primeros achaques propios de la edad

5 maneras de adoptar una actitud positiva ante dolencias o pequeños cambios en la salud.

Mujer hace ejercicio - Afrontar los primeros achaques propios de la edad

— Hero Images/Getty Images

Dicen que si no te duele algo a partir de cierta edad es porque estás muerto. Yo siempre decía que gran parte de los dolores o achaques de la edad se pueden prevenir mediante un régimen de ejercicio físico y una dieta equilibrada.

En el umbral de los 54 años, me cuido todo lo posible y hasta ahora me ha ido bien. Pero no soy invencible. A pesar de que practico yoga a diario, duermo bien, y sigo una dieta saludable, ya siento los primeros achaques propios de la edad.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

A los 45 años comencé a necesitar lentes para ver de cerca, debido a la vista cansada o presbicia. Confieso que cuando el oftalmólogo me dijo que había perdido dioptrías, después de tener la vista perfectamente bien, me sentí derrotada. Según pasaron los años —y hasta ahora que uso lentes progresivos (para ver de cerca, a media distancia y de lejos) o lentillas multifocales— fui adaptándome a la pérdida de visión. En ese entonces, pensar en los anteojos como un accesorio de belleza me ayudó a lidiar con la sensación de que “me hacía mayor”.

Inevitablemente estaba perdiendo algunas facultades. Durante uno de mis chequeos, el oftalmólogo me anunció que estaba desarrollando una catarata en un ojo. Recuerdo pensar, “No, esto no puede ocurrirme a mí”. Pero luego, tras conversar con mi padre, quien está operado de cataratas —y a sus setenta y tantos tiene mejor visión que yo— me di cuenta de que para cada achaque suele haber un paliativo.

Cuando empecé a pasar por el climaterio, a los 51, me sorprendieron los primeros síntomas de la peri-menopausia, transpiración en las noches, fatiga, ansiedad, falta de concentración e insomnio, entre otros. En mi caso, la solución a esos “achaques” fue la terapia de reemplazo hormonal. El hablar abiertamente de la menopausia, tanto con mujeres de mi edad como con mi médico, me ayudó psicológicamente. La sensación de perder el control sobre mi cuerpo dio lugar a la aceptación de los cambios que atravesaba y de que era una etapa más de la vida.

No hace mucho desperté con dolor en las articulaciones de los dedos de la mano izquierda. Pensé que era debido a una mala postura al dormir o al frío. El dolor desapareció, pero al cabo de unos días volvió con más intensidad, lo cual es desagradable para alguien que, como yo, se gana la vida escribiendo. Podría ser artritis o el resultado de una mala postura al escribir en la computadora. El médico me diagnosticará pronto.

Darnos cuenta de que algunos achaques son inevitables nos puede hacer sentir cierta impotencia y temor ante lo desconocido. Por eso comparto contigo algunas estrategias para lidiar emocionalmente con las primeras dolencias de la edad.

1. Consulta con tu médico y obtén una segunda opinión. Tengo la suerte de contar con un médico de familia que escucha atentamente mis dudas y preocupaciones acerca de los síntomas propios del paso de los años. Además, ella también está en edad de lidiar con este tipo de achaques, así que me reconforta saber que realmente comprende mis inquietudes. Si no te sientes cómoda con tu médico, consulta con otro que te inspire confianza.

2. Pon todo de tu parte para lidiar con la situación. Si el médico te recomienda terapia física, medicamentos o suplementos, hazle caso. Y si tienes preguntas sobre sus recomendaciones o los tratamientos, no dudes en pedirle más información o una explicación. No sirve de nada consultar con un especialista si luego no seguirás sus instrucciones.  

3. Ten presente que algunos achaques pueden ser reversibles. Cuando tenía 41 años, un médico me diagnosticó una hernia discal. Gracias a que busqué el tratamiento adecuado y a que fui fiel a la terapia recomendada, casi trece años después no tengo ningún síntoma relacionado con esa dolencia.

4. Fíjate en personas de más edad que viven plenamente. Puede resultar desmoralizador darse cuenta de que el desgaste físico tiene consecuencias. Pero según va aumentando la esperanza de vida, la realidad es que cada vez estamos más predispuestos a convivir con algunas dolencias. Mira a personas de más edad que continúan viviendo con alegría y pasión a pesar de todo.

5. Apóyate en técnicas de relajación. Ya se trate de meditar o rezar, una práctica espiritual te ayuda a eliminar el estrés, que es fuente de muchísimos achaques; a veces más de los que imaginamos. Dedica un rato cada día a relajarte, y al cabo del tiempo te darás cuenta de que, aunque sigas con dolores, serás capaz de vivir con alegría a pesar de ellos.

Adoptar una actitud positiva ante cualquier dolencia es lo mejor que podemos hacer. La vida conlleva retos, y afrontarlos con paciencia y buen ánimo nos ayuda siempre.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Cerdito en la carretera - AARP Driver Safety

Toma el nuevo curso de conducción AARP Smart Driver para refrescar tus conocimientos.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Advertisement

Recursos

¿Eres un abuelo que cría a su nieto?

Visita la página informativa de recursos por estado.

Guía para las familias

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos.

Publicidad