Conoce más

Cerrar
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Iniciativa 'No me olvides'

Cómo cuidar al enfermo de Alzheimer

La atención a pacientes se enriquece a través de talleres para cuidadores en Antioquía, Colombia.

Laura Cuartas, colombiana de 82 años se ve afectada por la enfermedad de Alzheimer. Enfermedad que en los pueblos del noroeste de Colombia se conoce como

Uno de los familiares cuidadores reconoce que el contacto físico con el enfermo es muy importante: La caricia, el tomarle la mano, pasarle el brazo por los hombros. — Foto: Todd Helsler/The New York Times/Redux Pictures

El cuidador, un aliado de salud

Los talleres abarcan desde el cuidado físico del paciente —cómo bañarlo, asearlo y alimentarlo— hasta sesiones informativas donde se comparten técnicas en el trato y el manejo del comportamiento del paciente. Así, el cuidador “se convierte en un apoyo en el área de la salud”, dice el médico y psiquiatra de Medellín, Adolfo Ruiz Jiménez, quien fue clave en la creación del proyecto.

También se hace énfasis en el apoyo al cuidador, para evitar lo que Ruiz Jiménez llama “contaminación emocional”, o sea, que el cansancio o la frustración de las tareas diarias de cuidado derive en un rechazo del paciente.

Según el grado de enfermedad, a los pacientes se les estimula cognitivamente, mediante ejercicios lúdicos que ejercitan su memoria; a sus familiares se les ofrecen terapias basadas en la danza, la actividad física y las actividades manuales que fomentan el espíritu de pertenencia a un grupo que será básico para la nueva etapa de sus vidas: el de los cuidadores.

Sustituir el rechazo por el cuidado

Liliana Méndez Giraldo, de 38 años, es una de los cuidadores que se ha beneficiado de los talleres en Colombia. Desde hace 7 años atiende a su madre, quien a los 78 años padece la enfermedad de Alzheimer en etapa de media a severa. Para ella, “el contacto físico es muy importante” —la caricia, el tomarle la mano, pasarle el brazo por los hombros. Cuando el paciente no puede comunicarse, ni expresarse, el contacto físico es lo que le permite sentir que es importante para el cuidador, señala.

Recuerda cómo les afectó ella y sus tres hermanos el día en que su madre dejó de hablar. Pero, cuenta, su madre “todavía se sonríe. Ella ha sido toda su vida muy risueña y entonces, si uno la acaricia, ella entiende que una está allí y responde dándole mucha risa. Es como atender un bebé”.

Su rutina diaria comienza a las 7 de la mañana, cuando se levanta a preparar el desayuno de su mamá. “Miga: chocolate con quesito y arepa, hechos miga”. Luego sigue la fruta de la media mañana, el vitamínico, el almuerzo y la merienda. Todas las comidas son asistidas directamente por Liliana, porque “ellos corren riesgo de broncoaspirarse, (aspiración involuntaria de líquidos o alimentos por vía respiratoria), además pueden volcarse líquidos encima”.  

Al principio fue muy difícil, cuenta, y si bien ha superado la etapa inicial de tristeza e incertidumbre al conocer de la enfermedad de su madre, hoy reconoce que el cariño ha sido y es determinante para el cuidado. Y es este cariño el que la mantiene en pie, decidida a cuidar ella misma de su madre. Para eso, además del apoyo del proyecto “No me olvides”, realizó un taller específico de enfermería, donde aprendió a cambiar pañales y las precauciones para movilizar enfermos.

La satisfacción de saber cómo cuidar a su enfermo es la mejor retribución para esos familiares, opina Ruiz Jiménez, que han evitado contaminarse emocionalmente y sustituir el rechazo por el cuidado. Llegan a poder decirse a sí mismo: “Este es mi papá, mi mamá, es el tío que está enfermo, a quien debo cuidar”.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea una muestra »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.