Conoce más

Cerrar
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Cuidado al final de la vida

Por amor a papá

Papá nos enseñó cómo morir con dignidad y con sentido del humor.

Foto de papá

— Reneé Comet

A diferencia de su fuerza física, la fuerza de voluntad de papá jamás lo abandonó. Y nos mostró lo que es enfrentar la muerte con dignidad —y con sentido del humor. Como aquella vez en que llamó solemnemente a mi hermano Lou. Todos nos mantuvimos casi sin respirar mientras hablaban a puertas cerradas. ¿Estaría haciéndole un último pedido? Sí, lo estaba. Quería asegurarse de que a la mañana siguiente Lou fuera a Denny's a traerle una Grand Slam para el desayuno. O la mañana en que me miró directo a la cara y me dijo que se había pasado toda la noche dando vueltas a una decisión: en sus sueños, había tenido que elegir entre el Egg McMuffin y el sándwich de desayuno Jack-in-the-Box. Ahora, despierto, todavía no estaba seguro de cuál elegir. Por supuesto, le compramos ambos.

A papá siempre le habían gustado los niños, los gatos, y la jardinería. Y nada de eso cambió al final. Días antes de su muerte, y aunque su energía estaba minada por el cáncer, papá permitió que su voluntad tomara el mando. Aunque requería una silla de ruedas, declaró que caminaría por el patio trasero. Incrédulos, lo condujimos afuera en su silla de ruedas. Mi hermano Martín y yo lo pusimos de pie cuidadosamente. "Quiero tocar la pared", dijo. Lenta, muy lentamente, lo acercamos hasta allí y colocó su mano sobre el cerco. Pero no había terminado. Quería sentir la corteza ríspida del enorme roble plateado en el extremo del jardín y caminar por el césped que con tanto esmero había cuidado. Lo hizo. Exhausto, se sentó —y en seguida fue recompensado con un "bicho gordito" por su nieta Lina, que en ese entonces tenía 4 años. Nadie sonrió más que abuelo.

Esos momentos significaban mucho más, explicó Pam, nuestra enfermera de hospice. Digo "nuestra" porque, en verdad, cuidó de todos nosotros. Papá, nos explicó, se estaba despidiendo de las cosas que amaba. Un último roce, un último paso, saborear por última vez un panqueque cubierto con sirope y huevos fritos cortados en pedacitos.

Reímos. Lloramos. Estábamos agotados. Esas tres semanas de prestar cuidado causaron estragos mucho más allá del torbellino emocional que significa perder a un padre. Perdí ocho libras y aún conservo un frasco de jarabe contra la tos con codeína que lleva la fecha de la muerte de mi padre: 10 de febrero de 2009. No había tenido tiempo de ir al médico. Uno de mis hermanos me llevó esa mañana temprano, antes de que supiéramos que papá moriría esa tarde.

Aun así, tuve suerte. Mi tiempo fue para papá. El trabajo no fue el problema que suele ser para la mayoría de quienes atienden a los enfermos. Mi empleador, AARP, apoyó mi decisión de atender a papá, y mis colegas absorbieron mi trabajo mientras me tomaba las licencias por enfermedad y por vacaciones.

Al final, mamá y nosotros ocho –incluida nuestra hermana menor, que vive en Egipto con su marido y su hija Lina– estuvimos a su lado. Un ratito más tarde, al ver la puerta de la habitación de papá abierta, eché un vistazo adentro.

Lina estaba parada en silencio al costado de la cama donde mi padre aún yacía. "Le traje flores a abuelo", dijo, señalando un ramito que había recogido de uno de los canteros de papá.

También le puede interesar: Dónde comenzar si va a cuidar de un familiar. »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.