Conoce más

Cerrar
Teatros Regal

Regal

Los socios ahorran en entradas de cine

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Ancestry.com

Ancestry.com

Ahorros en una suscripción de un año

99 Formas de ahorrar

99 Formas de Ahorrar

Échales un vistazo ahora

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Prestar cuidado

Por amor a mamá

Cuando mamá se enfermó, mis siete hermanos y yo acudimos a su lado para cuidarla en casa.

Foto de mamá

— Reneé Comet

Prestar cuidados es difícil, duele, te eleva con la esperanza para luego dejarte caer en un abismo de temor. Te hace buscar fuerza interior en lo más profundo de tu ser, llorar de dolor y de frustración, te consume física y mentalmente, y te deja devolver, del modo más íntimo, el amor que tus padres te dieron.

Fuerza interior. Así la llaman algunas personas. No, no es así. Si uno es prestador de cuidados, esa fuerza se nota por fuera, es desafiante, enfática, frustrada y, a veces, muy, pero muy enojada. Como el día en que las entrañas de mamá parecían retorcerse, lanzándola en una espiral de deshidratación. Las enfermeras no harían nada sin indicaciones del médico, pero ¿dónde estaba? Amenazamos con llamar al 911 o llevarla a la sala de emergencias si no hacían algo pronto. Le administraron un suero intravenoso. El estado de mamá mejoró.

No podíamos ser tímidos, ni sentirnos intimidados. Teníamos que velar por mamá, exigir y seguir exigiendo, por lo que sabíamos era lo correcto. Le dije al personal que iba a pasar las noches con mamá. Por nuestra propia cuenta, llevamos a mamá al oncólogo. Mi hermana menor y yo jugábamos al “policía bueno, policía malo”, pero no era un juego. Nos turnábamos para quejarnos cuando mamá no recibía sus medicinas o sus alimentos, y felicitábamos al personal cuando las cosas iban bien. Pero, cuando después de una semana de solicitarlo, mamá todavía no había visto al médico del equipo, nos la llevamos a casa.

Foto familiar

— Cortesía de Julia Bencomo Lobaco

A medida que mamá se debilitaba, no­so­tros nos fortalecíamos. Aprendi­mos a valorar las fortalezas y el cono­­cimiento que cada hermano aportaba a nuestra nueva realidad. El experto en computadoras buscaba recursos, el sociable hacía llamadas telefónicas, algunos cocinábamos, otros le cepillaban los dientes a mamá; todos encontrábamos un manantial de paciencia.

Aprendimos a confiar en la bondad de los extraños. Nos sentimos bendecidos por tener la enfermera de cuidados paliativos y al trabajador social de papá atendiendo a mamá. Pero al contratar prestadores de cuidados para ayudar cuando estábamos trabajando, teníamos que confiar en que serían buenos con ella, amables en su trato, cariñosos en su actitud. Y aprendimos que la prestadora correcta cuando mamá estaba más fuerte no era la indicada cuando estaba más débil. La primera mantuvo a mamá activa; la segunda la mantuvo cómoda y la hizo sentir segura.

Por la noche, cuando me acostaba a su lado, sostenía esos dedos que habían trabajado tanto, acariciaba esos hombros que alguna vez fueron fuertes y anchos, y me maravillaba por cómo ella se las arregló para criar a ocho hijos. Me preguntaba si siempre supo que estaríamos todos allí, al lado de papá y de ella cuando más nos necesitaran. Apuesto que sí. Su amor, la alegría que brindaron, la angustia total de escuchar su último aliento; cada etapa de la vida que vivimos con ellos permanece con nosotros.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para recibir artículos de interés. Vea muestra »

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.