Conoce más

Abrir
Teatros Regal

Regal Cinemas

Los socios ahorran en taquillas.

¿Buscas empleo?

Recursos para encontrar trabajo.

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en las compras.

Driver Safety

AARP Driver Safety

Toma el curso en línea hoy.

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Salud del veterano

Cuando los heridos regresan de la guerra

Más que nunca, las tropas sobreviven aterradoras heridas de guerra; y más padres asumen la función de prestadores de cuidado a largo plazo.

Veterano de guerra y su familia

— Erika Larsen

La madre de Rory Dunn, Cynthia, no sabía qué pasaría con la vida de su hijo y la suya cuando regresaran a su hogar en el estado de Washington. Sin embargo, la recuperación del soldado ha superado las expectativas de los médicos. A los 26 años, vive solo, a quince minutos de su madre y su padrastro, y pasa la mayor parte del tiempo viajando para conocer a otros soldados heridos. Ha recuperado sus habilidades cognitivas; pero continúa teniendo algún daño cerebral como consecuencia de la explosión.

“Me enojo con facilidad”, reconoce. “No tengo mucha paciencia con la gente estúpida, me molestan”.

Ya no tiene tantas pesadillas ni reviviscencias. Puede ver fuegos artificiales sin asustarse. Pero en otras situaciones, Rory permanece vigilante, no puede usar el autobús por miedo a los extraños y en los restaurantes se sienta de espaldas a la pared. Su visión y audición son limitadas. A pesar de eso, dice Rory, permanece positivo con respecto a su futuro.

Aunque Cynthia ya no necesita prestarle cuidados todo el día ni todos los días, “lo que vivimos nos acercó y nos fortaleció”, cuenta. Y esto le ha dado la oportunidad de tener una nueva causa.

Ahora, ella se dedica a defender los derechos de los veteranos heridos. Da conferencias, se reúne con las familias y los funcionarios gubernamentales y, en el 2007, habló ante el equipo de trabajo del Departamento de Defensa que se dedica a estudiar el sistema militar de salud mental. “Debemos decidir cuáles son nuestras prioridades”, declaró. Eso incluye establecer un sistema más ambicioso y sensible para atender y rehabilitar a los combatientes que regresan con lesiones cerebrales y trastorno de estrés postraumático. “Demasiados veteranos caen en el olvido”, dice.

Cynthia sabe que tuvo suerte por cómo resultaron las cosas para Rory. No todos los veteranos tienen familias que puedan entender el sistema y hacer que funcione a su favor. Algunos no tienen ningún pariente. ¿Y qué ocurre cuando los veteranos seriamente discapacitados viven más que los padres que les brindan atención?

“Durante el año que estuvimos en Walter Reed y el tiempo que pasamos en los centros de rehabilitación, vimos a muchas familias que no sabían qué hacer”, recuerda. “Ahora, todos somos responsables por esta nueva generación de veteranos. Y no solamente debemos preocuparnos por los miembros del servicio. También hay que ofrecerles apoyo y atención a los prestadores de cuidados”.

Barry Yeoman, desde Carolina del Norte, es un colaborador habitual de AARP The Magazine.

El hogar de los valientes

En junio del 2005, Francisca Martinez, de 81 años (sentada en el centro, de vestido blanco, entre su numerosa familia) se enteró de que un terrorista suicida había atacado el convoy de su hijo en las afueras de Kandahar, Afganistán. Ramiro Martinez, de 50 años (sentado a la derecha de Francisca), sargento primero de la Guardia Nacional del Ejército de Texas, había llegado a ver la cara de su agresor antes de que la bomba volara la furgoneta amarilla. La explosión le quemó los brazos y la cara, y un fragmento de acero de cinco centímetros le atravesó el casco y se le incrustó en el cerebro.

Francisca viajó desde su hogar en San Benito, Texas, al Centro Médico del Ejército Brooke, en San Antonio, donde se quedó con la esposa de Ramiro, Mary Jane (parada detrás de Ramiro), durante cuatro semanas. Sabía que las heridas de su hijo iban a ser graves, pero estaba preparada para hacer lo que fuera necesario. “Debo ser valiente por mis hijos”, comenta. La lesión había paralizado el lado izquierdo del cuerpo de Ramiro y los médicos tuvieron que extirparle parte del cerebro. Debería someterse a una intensiva terapia física.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Payless

Los socios disfrutan de ahorros especiales en alquiler de autos de PaylessCar.com.

Dunkin Donuts

Los socios pueden recibir una dona GRATIS con la compra de una bebida grande o extragrande en Dunkin' Donuts.

Repair Pal

Los socios ahorran un 10% (hasta $50) en reparaciones de autos en los talleres certificados RepairPal.