Conoce más

Abrir
Denny's

Denny's

Los socios ahorran todos los días



Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscas trabajo?

Encuentre un empleo hoy

UPS

The UPS Store

Ahorros en productos y servicios

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Cuidado de hijos adultos

Algunas batallas se pelean en casa

De regreso al hogar, los veteranos descubren que los roles de la familia se han modificado.

“Cuando regresó, quería aislarse. Entendí entonces que yo también debía adaptarme —dice, sentada en su ordenado living, donde las fotos familiares cubren las paredes—. Solía decirme que este lugar era muy ruidoso y que debía irse”.

Eso dolía, dice ella, especialmente, cuando era el ruido que hacía su hija lo que causaba que se retirara. Y Linnette debía acostumbrarse a no ser mimada. “Cuando deseaba algo, él solía ir y traérmelo. Cuando se fue, yo extrañé eso. Debía ir y conseguirlo por mí misma recuerda—. Supe que él había ‘regresado’ cuando comenzó a consentirme nuevamente. Ahora soy yo la que lo consiente, dándole aquello que le gusta, como por ejemplo, preparándole lasaña, su plato favorito”.

Durante la conversación, la puerta principal se abre y se cierra. Sobrinas y sobrinos pasan a saludar. La hermana mayor de Roberto, Delmaris Lloret, de 32 años, entra y se sienta en la cocina escuchando atentamente. Poco más tarde, ella revela el rol principal que jugaba en esta historia.

Mientras su hermano estaba en Irak, ella solía enviarle diariamente una tarjeta postal a través de internet y esperaba por la notificación que le indicaba que había sido abierta. “Aun cuando él no respondía —dice ella—, yo llamaba a Linnette, a mis padres, a toda mi familia y les decía: ‘¡Aún está vivo! ¡Abrió la tarjeta!’”.

Su madre, Luz Nereida Irizarry, de 52 años, que sufre de depresión, empeoró aún más cuando Roberto partió. Ella compartía el cuidado cotidiano de Alaihia junto con los otros abuelos de la niña, y se aferraba a su fe en Dios, al Family Readiness Program de la Guardia Nacional y a la conexión que sentía con otras familias puertorriqueñas cuyos
seres queridos habían ido a la guerra. Participaba de los seminarios del Programa, presionaba para que hubiera recursos disponibles y alentaba a otros a participar en grupos de ayuda.

“Habíamos oído sobre otras guerras —Corea, Vietnam, la Guerra del Golfo Pérsico—; pero nunca habíamos tenido que enfrentar algo como esto —dice ella sobre la movilización de la Guardia Nacional y de las Reservas del Ejército—. Sé que hay muchísimos veteranos de guerra, pero ésta es la primera guerra que hemos tenido que afrontar personalmente”.

Una de las épocas más duras fue cuando Roberto estaba en el hospital de Carolina del Norte. Su abuelo, el padre de Luz, estaba muriendo y pedía ver a su nieto. A Roberto se le permitió regresar anticipadamente a Puerto Rico, pero su abuelo falleció dos días antes de su arribo. “Fuimos directo desde el aeropuerto al funeral. Fue desconsolador, pero mientras uno se iba, otro regresaba”, dice Luz.

La transición de Roberto hacia la salud y la vida normal continúa. En abril, debió realizarse una cirugía en su hombro, probablemente la menos complicada de sus heridas. Su madre lo acompaña a las citas con el doctor, a veces tres o cuatro veces por semana. Visita a un psicólogo y a un psiquiatra para el tratamiento de su desorden de estrés post traumático y de su traumatismo cerebral, a un ortopedista y a un terapeuta físico.

Los viajes pueden tardar de 20 minutos a dos horas en cada ocasión, especialmente, cuando debe manejar hasta el hospital para veteranos, sito en San Juan, la única instalación con clínica para el tratamiento de daños cerebrales traumáticos.

“Esta experiencia fue tan dura y, a la vez, tan enriquecedora —dice Luz—. Hemos aprendido que como seres humanos estamos expuestos a muchos riesgos en la vida, algunos de los cuales ni siquiera podemos imaginarlos. El hecho de que sobrevivamos demuestra que Dios le da mucho valor a nuestras vidas”.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.