Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Guia de la ley de salud

Mi Ley de Salud

Cómo la ley funciona para su familia

Annas Linens

Anna's Linens

Ahorros en tus compras 

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Suicidio asistido

Cuando realmente deseas morir

¿Tienen los enfermos terminales el derecho a precipitar su propia muerte?

Del mismo modo, un estudio publicado en el Journal of Medical Ethics, en 2007, no encontró evidencias estadísticas que demostraran que las personas pertenecientes a grupos vulnerables —tales como adultos mayores, minorías, discapacitados o necesitados— en Oregón, fueran más propensas a terminar con su vida, en un número desproporcionado. Sólo las personas con SIDA eran más proclives a utilizar la ley; pero, de acuerdo con el director del estudio, los adelantos en el tratamiento del SIDA pueden haber modificado estas estadísticas.

El capítulo —de 75 miembros— de la Older Women´s League (Liga de Mujeres Mayores) de Seattle ha aprobado la iniciativa de Washington, ya que sus miembros desean tener opciones al morir y no consideran que esto ponga en peligro de ser presionadas para terminar con su vida a las personas mayores como ellas, explica la vocera de la sociedad, Midge Levy.

“He tenido amigos y familiares que desearon que este estado hubiese tenido la ley de Oregón —relata Levy, trabajadora social jubilada—. Si la ley hubiera existido, habrían muerto de una manera más tranquila y digna”.

Sin embargo, aun los partidarios de la ley de Muerte Digna de Oregón y los que defienden la iniciativa en el estado de Washington quieren que ésta sea fortalecida para garantizar que los pacientes que tengan sus facultades mentales disminuidas o sufran depresión sean estudiados.

Es por eso que la medida requiere que sean dos los médicos que determinen, en forma independiente, si el paciente que solicita las drogas está mentalmente apto. Si uno de los doctores creyera que el paciente puede resultar no apto, debería solicitar una evaluación psicológica; si se llegara a la conclusión de que el paciente tiene sus facultades mentales disminuidas, la prescripción no podría ser otorgada.

“Mi experiencia señala que la mayoría de las personas que desean el suicidio asistido no sufren de depresión ni de ninguna otra condición de salud mental que pudiera afectar su decisión —dice Linda Ganzini, M.D., psiquiatra de la Oregon Health & Science University, quien ha intervenido en unos 30 casos de Muerte Digna—. Esto no quiere decir que no lleguen personas deprimidas”. Un estudio guiado por Manzini y publicado en el British Medical Journal del 8 de octubre descubrió que, de 58 participantes que habían solicitado ayuda para morir, tres sufrían de depresión.

Los críticos que apoyan la muerte asistida desean que los doctores pidan más evaluaciones psicológicas. Ellos notaron que los médicos de Oregón no derivaron para ser evaluados psicológicamente a ninguno de los 49 pacientes que se suicidaron en 2007, en tanto que, en la década anterior, cerca del 11% fue derivado para tal fin.

Park, de la Conferencia Católica del Estado de Washington, sostiene que el tema de la muerte médicamente asistida no debería siquiera discutirse, teniendo en cuenta la gran disponibilidad de programas de cuidados especiales y paliativos de calidad.

“Si pudiéramos enseñar a la gente más acerca del buen morir, de cómo la muerte puede acercar a las familias, de los servicios que tenemos para vivir y morir en forma natural, no estaríamos pensando en suicidios asistidos”, expresa Park.

Nancy, la viuda de Randy Niedzielski, no está de acuerdo. Nancy está cumpliendo los deseos de su marido, trabajando por la ley de Muerte Digna —ha juntado más de 1.700 firmas para llevar la iniciativa a la votación del 4 de noviembre—.

“Es fácil decir que la muerte asistida no es correcta cuando se está sano —dice—. Sin embargo, hasta que no se vive esa situación, no se sabe lo que realmente se siente. Es un asunto que le compete sólo a la persona que está sufriendo”.

Harris Meyer, ganador del premio Gerald Loeb por sus escritos sobre temas económicos, cubre asuntos relacionados con el cuidado de la salud, negocios y política. Meyer vive en Yakima, Washington. Originalmente publicado en AARP Bulletin Today.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.