Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

¿Paneles de la muerte?

Orientación sobre el final de la vida

Los expertos coinciden en que el debate demoniza una conversación dura, pero fundamental, entre médicos, pacientes y familiares.

“Estimamos que representaría un pago de $75 a $80 cada cinco años”, afirma. Esto es una miseria, dice Tuch, si lo comparamos con los incentivos monetarios, mucho más importantes, que reciben los médicos para realizar cirugías o para brindar servicios como quimioterapia, diálisis o alimentación artificial.

En medio de las crecientes señales de que la Sección 1233 podría finalmente ser eliminada del proyecto de ley del sistema de salud de los demócratas, los expertos en salud sostienen que los que siembran miedo caracterizan en forma injusta una importante conversación. “El daño de esta exageración es que las personas estarán atemorizadas de, siquiera, entablar esta conversación”, señala Tuch.

Los estudios descubren beneficios

Varios estudios, de los últimos años, han descubierto que cuando los médicos mantienen una conversación acerca del final de la vida con los pacientes y las familias, los pacientes están menos ansiosos. Un estudio, publicado el pasado octubre en el Journal of the American Medical Association,, halló que cuando los pacientes terminales reciben asesoramiento sobre la etapa final de sus vidas, la calidad de vida de sus últimos días aumenta.

“Los cuidados menos agresivos y las derivaciones tempranas a asilos estaban asociados a una mejor calidad de vida para el paciente cercano a la muerte”, escribieron los autores. Además, los investigadores descubrieron que los miembros de la familia y los prestadores de cuidados que no habían participado de las conversaciones “experimentaban una peor calidad de vida, más remordimientos, y se encontraban en una situación de riesgo mayor de desarrollar un desorden depresivo severo”.

El médico Larry Schreiber, quien ejerce la medicina familiar en Taos, Nuevo México no espera a que los pacientes estén muriendo. Schreiber inicia la conversación con los pacientes en su revisión médica anual, cuando cumplen 50 años. “Yo tengo 62”, dice. “Les digo que tengo un testamento en vida y que soy saludable. Sólo deseo tener todo en orden, y les digo que ellos también deberían hacerlo”.

Schreiber también les ofrece a sus pacientes una plantilla que permite que uno mismo realice un testamento en vida llamado Cinco Deseos, y que ayuda a detallar los deseos y a designar un apoderado para temas de salud con un poder notarial. En cuanto a la compensación para los médicos contemplada en la Sección 1233, “tales medidas deberían haberse adoptado hace tiempo”, afirma Schreiber. “Todos los médicos asesoran sobre temas relacionados con la etapa final de la vida”. 

Decisiones difíciles

Durante la última década, Michele Meyers, editora retirada en Albuquerque, Nuevo México, ha tenido que enfrentar todas estas cuestiones, a medida que su madre, de 86 años, sucumbía lentamente a una demencia. Meyers cuenta que, aunque su madre había firmado una directiva de salud anticipada, que incluía la orden de no resucitar, ella y su hermana —junto con los médicos de su madre— habían tenido que interpretar sus deseos en medio de una impredecible serie de síntomas que hacían que la situación empeorara. No interpretaron que esta directiva significaba que esta mujer mayor no deseaba ningún tratamiento, o que la dejaran que sufriera dolores.

Meyers cuenta que, anteriormente, a su mamá le habían implantado stents coronarios debido a una enfermedad cardíaca, a lo que le siguió una cirugía de bypass. Cuando, hace poco, se cayó y se quebró la cadera, Meyers consultó a tres médicos. “Ellos me dijeron: ‘Aunque su mamá esté en un geriátrico, le recomendamos la cirugía porque sufrirá dolores por el resto de su vida’”, recuerda Meyers. Un cirujano realizó un reemplazo de media cadera, lo que conllevó cinco días de internación en un hospital, y semanas de rehabilitación.

Meyers se siente consternada al recordar cómo, cuando la situación apremió, ella y su hermana aprobaron caros procedimientos quirúrgicos, a pesar de la voluntad que su madre había expresado. “Uno desea lo mejor para sus padres”, afirma. “Uno no desea que sientan dolor”.

Todo esto subraya la necesidad que tienen las personas de entablar conversaciones francas con sus apoderados en temas de salud, sostiene Meyers. “Las personas realmente necesitan pensar en estas cosas”, prosigue. “No pensé que sería tan difícil”.

Nathan Kottkamp, abogado de Richmond, Virginia, quien participa en comités de ética de varios hospitales, dice que cuando la voluntad del paciente terminal se desconoce y están muy sedados o sufren de demencia, la opción legal es simplemente mantener a la persona con vida”.

“En la práctica clínica, se reconoce que esto se hace por ninguna otra razón que no sea la de evitar infringir la ley”, señala Kottkamp. “Si usted mantiene al paciente vivo, no podrá ser acusado de una muerte culposa. Claramente hay una opción por hacer más y presionar, presionar, presionar”.

Esto puede significar operar a un paciente que se está muriendo para extirpar un tumor agresivo, aun cuando esto no detendrá el progreso de la enfermedad, cuenta Kottkamp. “¿Usted sigue adelante y lo hace? Para decidir, necesitamos conocer lo que creemos que al paciente le gustaría que hiciésemos. Puede que resulte imposible anticipar situaciones específicas como éstas cuando estemos elaborando directivas anticipadas, pero otras declaraciones e instrucciones contempladas en la directiva pueden ofrecer una guía útil cuando se estén tratando decisiones tan difíciles como ésta”.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.