Conoce más

Abrir
Live Nation

Ticketmaster
and Live Nation

Ahorros en entradas



Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

 ¿Cuánto recibirás?

Anna's Linens

Anna's Linens

Los socios ahorran en las compras

Centro de recursos para la familia - Cuidado de ancianos

¿Estás cuidando de un ser querido?

Encuentra recursos  aquí

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Amigos de por vida

Mientras crecíamos, éramos inseparables. Y cuando mi mejor amigo tuvo que luchar por su vida, encontramos nuevas fuerzas en esos lazos tan antiguos.

A la mañana siguiente —una de esas mañanas en que te despiertas, parpadeas para comenzar el día y, un descorazonador minuto más tarde, te das cuenta de lo que acaba de suceder, y sientes que una piedra inmensa te presiona contra la tierra, con una fuerza tal que verdaderamente crees que nunca te podrás levantar— el teléfono sonó... y era Jack. 
No quería escuchar ninguna voz, ni siquiera la suya. Sólo deseaba que la oscuridad me cubriera.
Sabía que me preguntaría si había algo que él pudiera hacer. Pero debí haberme dado cuenta de que ya lo había hecho.
“Estoy en Chicago”, dijo.
Entendí mal; pensé que se estaba ofreciendo para venir a Chicago.
“Tomé el primer vuelo esta mañana”, dijo. Apenas se enteró, vino de inmediato.
“Sé que probablemente no quieras ver a nadie —señaló—. No hay problema. Me registré en un hotel, y me quedaré en la habitación por si necesitas que haga algo. Puedo hacer lo que quieras, o puedo no hacer nada”.

Y lo decía en serio. Jack sabía que lo mejor que podía hacer era estar presente en la misma ciudad; decirme que estaba allí. Y sólo se sentó a esperar; supongo que habrá visto televisión o habrá hecho algún trabajo, pero esperó hasta que reuní la fuerza para decirle que necesitaba que estuviera cerca. Me ayudó con las cosas para las que ningún hombre quisiera necesitar ayuda; la mayor parte del tiempo se sentó conmigo y supo que no necesitaba conversar, que yo no quería hacerlo, que no necesitaba nada más que saber que él estaba conmigo. Trajo comida para mis hijos y, compartiendo mi silencio, me acompañó en esos días.

Cerca del final, llevé pizza a su casa. Parecía estar semidormido.
“¿Me trajiste pizza?” preguntó, con un tono que era de aprobación y reprimenda al mismo tiempo. ¿Daba él, en ese momento, la impresión de ser una persona preparada para sumergirse en una pizza grande de pepperoni?
“Tal vez no fue la mejor idea”, respondí.
“Estoy un poco cansado”, comentó.
“Entonces, puedo volver más tarde —dije—. Estuve caminando por los alrededores. Puedo caminar un poco más, mientras duermes una siesta”.
“Greene —preguntó mientras se incorporaba—, ¿qué tienes puesto?”
Traía una chaqueta y un par de jeans, ambos empapados por la lluvia.
“No puedes estar vestido con eso”, señaló.
“Estoy bien”.
“No, no —dijo—. Tengo una chaqueta abrigadora que puedes usar”.
“No la necesito”.
Llamó a su mujer, que estaba en la planta baja: “Janice”. Ella no respondió. Se esforzó para llamarla aún más fuerte: “¿Jan?”
“Jack, no necesito una chaqueta más abrigadora”.
“No te irás sin mi chaqueta”, dijo. Se sentó, puso los tubos de oxígeno al lado de la cara e intentó llamar a su esposa, gritando: “¿Jan?”
“No hagas eso —dije—. No es bueno para tu voz”.
 
“No lo haré si me prometes que te llevarás mi chaqueta”, respondió. Janice apareció en la puerta de la habitación.
“Tengo una chaqueta negra y abrigadora en el armario de abajo —le dijo—. Mira lo que tiene puesto Greene. No lo dejes irse sin que se ponga mi chaqueta”.
Janice me miró y se encogió de hombros. “Ya lo escuchaste”, dijo.
Jack se recostó. “Prométemelo, Greene”, me pidió.
“No me iré sin la chaqueta”, le prometí. Jack se durmió; Janice y yo bajamos. Ella fue hasta el armario y me pasó una chaqueta negra.
“Póntela —me dijo—. Sabes que me preguntará si lo hiciste”. Así que me la puse. Salí de la casa mientras Jack descansaba; el aire todavía estaba húmedo y áspero. El círculo se ha cerrado, pensé. Todavía sigue cuidando de mí.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.