Conoce más

Abrir
Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones gratis

Herramienta del Medicare

¿Preguntas sobre Medicare?

Obtén las respuestas

Prescripción de medicamentos fuera de su botella

Descuentos en recetas

Programa exclusivo de Catamaran

Bombilla fluorecente

Luchando por ti

Te ayudamos a ahorrar en servicios públicos

Encuesta

Juegos

Pacman

Pruebe su destreza e ingenio. Juegue

comunidad en línea
foros

AARP en Español

Comparta con otros socios. Regístrese y participe

programas

AARP TV& Radio

Disfrute las entrevistas, los personajes y los temas de la semana. Escuche / Vea

Amigos de por vida

Mientras crecíamos, éramos inseparables. Y cuando mi mejor amigo tuvo que luchar por su vida, encontramos nuevas fuerzas en esos lazos tan antiguos.

Después de que Jack se desplomara, los médicos determinaron que tenía un cáncer por todo el cuerpo, incluido el cerebro. Si comenzaba de inmediato un tratamiento de radiación y quimioterapia, podría vivir uno o dos años. Eso es lo que Jack me dijo para resumir lo que le habían dicho a él. Un mes antes, estaba trabajando en su empleo, riendo con sus amigos y familiares, haciendo planes para viajar en las vacaciones. Ahora, con voz clara y firme, me dijo: “Me tocó una mala mano”. Eso fue todo.

El mayor halago que jamás le hayan hecho a nuestra amistad fue en segundo grado, cuando la señorita Hipscher nos separó. Nos dijo que se daba cuenta de que éramos buenos amigos, tan buenos amigos que nos iba a ubicar en pupitres separados, en distintos sectores del aula. Nos dijo que nunca aprenderíamos nada si nos sentábamos juntos y conversábamos todo el día.
Qué gran cosa para decir de una amistad: Ustedes dos son tan buenos amigos que tengo que separarlos.

Volé de Chicago a Ohio. Esa tarde estaba lloviendo en Bexley y el césped de la colina Audie Murphy estaba resbaladizo y oscuro. Miré hacia el segundo piso de la antigua casa de Jack, hacia la ventana de su dormitorio.
De niños, habíamos pegado una caja de cartón —de zapatos— sobre la puerta de su dormitorio, a la cual le habíamos recortado el fondo. Enrollábamos algunos pares de calcetines de Jack y jugábamos baloncesto con la caja de zapatos. Día tras día, después de la escuela, jugábamos a amagar y a arremeter, intentando burlar al otro con distintas jugadas.
Amábamos esos juegos. Las risas en aquel cuarto, los gritos de triunfo o derrota… llenaban de calidez aquellos días de invierno.

Me preguntó si lo acompañaba a recorrer Main Street (calle principal). Estaba reviviendo momentos de su vida: reviviendo quién fue y los lugares donde había estado, la gente que había conocido. Y lo estaba haciendo con un deseo intenso que todo lo dominaba.

Cuando perdemos a nuestros amigos más antiguos, nos damos cuenta de que nuestra vida ha estado llena de maravillosos regalos que ellos nos han dado.

No era nostalgia, era algo mucho más profundo que eso. A mis ojos, esto lindaba con lo sagrado. Todos esos meses, en vez de dedicarlos a la muerte, los estaba dedicando a su vida. Y descubrí que el estar a su lado era un honor para mí.

En Main Street, nos detuvimos donde solía estar Rogers' Drugstore.

“El aire acondicionado en ese negocio estaba siempre muy frío —señaló, recordando—. Y cerca de la caja registradora que estaba al frente, olía a goma de mascar”.

En la biblioteca pública de Bexley, se mantuvo en silencio. Podía adivinar que muchas cosas estaban fluyendo a través suyo. “El modo en que los libros olían atrás, en los estantes…”, recordó.
“La goma de mascar en la tienda, los libros aquí... Hoy te viniste con un montón de fragancias”, respondí.
“Olían a polvo y al adhesivo que se usa para encuadernar”, continuó.
Estaba sintiéndolo todo.

En la vida, existen unas cuantas personas que te conocen lo suficientemente bien como para saber cuando es mejor no decir nada. Esas personas —que son muy pocas— estarán contigo en los momentos más difíciles. Cuando sientas que no puedes soportar aquello con lo que el mundo te ha golpeado, la presencia silenciosa de estos amigos será todo lo que tengas, y todo lo que importe.

Cuando mi esposa murió, en un momento de mi vida que ya era doloroso, estuve tan aturdido que me sentía muerto también yo. En las horas que siguieron a su muerte, mientras mis hijos y yo intentábamos, en vano, pensar en qué hacer a continuación, cómo pasar las horas, el teléfono debe haber sonado, pero no lo recuerdo.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

Para abuelos
recursos

GrandFacts

Visite la página informativa de recursos locales por estado para los abuelos que crían a sus nietos. Ir

Guía GrandFamilies

Información, consejos y recursos para los abuelos que crían nietos. Lea

 

Descuentos y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.