Conoce más

Abrir
Renta de carros en Budget

Budget Rent a Car

Ahorros exclusivos para los socios


99 Formas de ahorrar

99 Formas de Ahorrar

Échales un vistazo ahora

UPS

The UPS Store

Los socios ahorran en servicios de envío

Abuela, mamá e hija cocinando - Mes de la Herencia Hispana

Herencia Hispana

Celebra y ahorra en tu membresía de AARP

Celebra la Herencia Hispana

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Literatura

No se preocupe; sea feliz

¿Es la felicidad una elección? Dos libros ofrecen respuestas sorprendentes.

Mujer parándose en los dedos del pie


— Getty Images

In English | «Si pudiéramos dejar de intentar ser felices», dijo, supuestamente, la novelista Edith Wharton, «podríamos pasarlo bastante bien». Dado que comparto su punto de vista, estaba decidida a mantener mi incredulidad mientras revisaba un par de títulos recientes sobre el tema. Pero mi distanciamiento emocional duró poco.

Como Julie and Julia, de Julie Powell, The Happiness Project (Proyecto felicidad), de Gretchen Rubin, ofrece una crónica de un año de búsqueda que, de algún modo, está explicada en el pomposo subtítulo del libro: Or Why I Spent a Year Trying to Sing in the Morning, Clean My Closets, Fight Right, Read Aristotle, and Generally Have More Fun (O por qué pasé un año intentando cantar por la mañana, limpiar los armarios, pelear con razón, leer Aristóteles y, en general, divertirme más). Pero en lugar de recetas, Rubin prueba tónicos no farmacológicos para los estados de ánimo.

Nunca llegó a sentirse completamente infeliz, anuncia Rubin; sencillamente sintió que se beneficiaría de un pequeño reajuste emocional. Así que siguió con lo suyo, demostrando cómo pequeños cambios de perspectiva, rutina y comportamiento pueden conducir a una importante revitalización de la felicidad.

El libro se divide en doce capítulos, cada uno, enfocado a un objetivo mensual específico: estimular la energía en enero, recordar el amor en febrero y así, sucesivamente. Si bien Rubin cita a algunos de los que comentan en su Happiness blog (Blog de la felicidad), principalmente trabaja en ella misma: es su propio lienzo.

Al principio, el título del libro me desconcertó: «felicidad» y «proyecto» no eran conceptos que se complementaran. Pero el encantador abordaje metódico de Rubin —su «cuadro de resoluciones», su cuaderno de gratitud, su lista de «secretos de la adultez»— terminó por conquistarme. Rubin creció en la ciudad de Kansas, y aporta a la tarea un espíritu típico de la región central de que todo puede lograrse. Además, demuestra una candidez extraordinaria: le doy crédito a la mujer que admite que ronca por la noche y come azúcar negra directamente de la azucarera.

No hay nada radical en sus consejos sobre cómo lograr ser feliz: valore lo bueno que tiene, sea generoso con los demás, salga en busca de aquello que no le resulta familiar, arriésguese a fracasar, pida ayuda. Pero la autora hace que todo parezca tan posible que leer su libro se convierte en un placer culposo; a pesar del distanciamiento emocional que me había propuesto, The Happiness Project me dio ánimo.

Para una reflexión sobre la felicidad proveniente de un observador menos convencional, lean Bluebird: Women and the New Psychology of Happiness (Pájaro azul: la mujer y la nueva psicología de la felicidad), de Ariel Gore. Los antecedentes de Gore difieren drásticamente de los de Rubin: creció en un suburbio de San Francisco con una madre y un padrastro a quienes describe como «intelectuales de bajos ingresos que jamás le dijeron a nadie que sonriera». En la secundaria, revela, «me la pasaba con góticos malhumorados», y en la universidad «salía con jóvenes feministas enojadas». Años más tarde, Gore se horroriza cuando su hija preadolescente anuncia su intención de ser porrista.

Y, sin embargo, no hay en Bluebird nada deprimente ni doctrinario. Gore revela profundas raíces de humor y encanto, y hay mucho en Bluebird que suena a memorias, dado que la autora da fe de sus argumentos a través de anécdotas personales.

Por ejemplo, recuerda cuando era más joven y manejaba su desvencijado Dodge por el puente de la Bahía de San Francisco mientras anhelaba tener los autos lujosos que espiaba a través de su «astillado parabrisas… Si alguna vez era bendecida con un flamante auto nuevo —pensaba yo—, sabría lo afortunada que era…».

«Unos años más tarde, conseguí justo lo que quería. Reluciente y rojo. Estaba en éxtasis… Lo conducía como si fuera dueña de las autopistas. Encendía el estéreo. Ponía la calefacción a fondo… Agradecía lo que tenía».

«Y luego… unas dos semanas más tarde… me habitué a él… El reluciente auto rojo dejó de tener su impacto en mi vida emocional cotidiana».

¿Suena familiar? A mí, sí. El fenómeno se llama «adaptación hedonista», explica la autora, y, en su caso, significaba que «mi propio termostato de la felicidad personal volvió a regular mi buen ánimo en el derecho saciado». En otras palabras, todos tenemos un «set point» (punto fijo) difícil de desplazar, incluso, cuando nos suceden cosas buenas (o muy malas).

Las teorías del punto fijo, sugiere Gore, no representan el «límite de nuestro potencial, sino… el punto de partida». Ella también informa que, hoy en día, algunos científicos creen que controlamos el 40% de nuestra felicidad. «El 40% de la felicidad», concluye, «es algo con lo que podemos trabajar».

 

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Hispanic Heritage Month

Celebra el mes de la Herencia Hispana y recibe hasta un 25% de descuento en tu membresía de AARP