Conoce más

Abrir
Dunkin Donuts

Dunkin' Donuts

Los socios reciben una dona gratis

Calculadora del beneficio del seguro social

Calculadora del Seguro Social

¿Cuánto recibirás?

Tanger Outlets

Tanger Outlets

Libro de cupones disponsible ¡gratis!

Búsqueda de trabajo con AARP

¿Buscando trabajo?

Encuentra un empleo hoy

Trivias

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juega

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

encuesta

Y si eres un fanático de las telenovelas, prueba tus conocimientos y contesta estas preguntas.

Sandra Cisneros: Una mirada hacia atrás

El impacto que tuvo su primera novela en la aceptación de la cultura latina

Sandra Cisneros

— Alberto Cristofari/A3/Contrasto/Redux

P.     Esto parece repetir una y otra vez, como un eco, la llamada a la acción con la que termina La casa en Mango Street: “No sabrán que me he ido para regresar. Por los que dejé en el camino. Por los que no pueden salir.” ¿Estaba esto relacionado con su necesidad de retribuir a la comunidad lo que recibió de ella?

R.    Nunca escribí esas líneas pensando que estaba escribiendo mi vida. No tenía idea de que la gente iba a confundir a mi protagonista [Esperanza] conmigo. Nunca tuve la intención de que fuera yo, y por ese motivo, trato de que ningún otro personaje sea escritor. Pero sí sentí que estaba buscando mi filosofía de la vida en mi política y dirección al escribir este libro.

P.    ¿Su filosofía?

R.    Estaba en mis veinte e intentando encontrar mi “ismo”. Sentía que muchas cosas estaban mal en Chicago y el barrio, la Iglesia, tantas cosas que eran destructivas para las latinas. Sentía que cada uno de nosotros tenía la responsabilidad de efectuar cambios. No podíamos esperar que lo hicieran los alcaldes o los políticos, sino que nosotros éramos los responsables de hacerlo; la solución radicaba en nosotros. Escribí esas líneas finales cuando era muy joven.

P.    ¿Y ha cambiado su filosofía con la edad?

R.    En la actualidad aún diría, como lo hizo Gandhi, que somos responsables de realizar el cambio que queremos ver. Cuanta más edad tengo, más cuenta me doy que [esas líneas] salieron de un lugar muy intuitivo. Realmente escribí La casa en Mango Street corriéndome del sitio por el que entraba la luz, porque no era tan inteligente, y creo que nunca soy tan inteligente como cuando escribo. Todavía considero que hay mucha crueldad en el mundo, pero también hay mucha humanidad.

Soy una optimista, no una Pollyanna, ingenua positivista. Cada uno de nosotros cuenta con un gran potencial para equilibrar la crueldad del mundo con amabilidad, dentro de nuestra capacidad. Y si alimentamos nuestro espíritu cada día y podemos hacer lo mismo con nuestro corazón, nos recordará lo que podemos cambiar, no lo que no podemos cambiar. Si logramos cambiamos a nosotros mismos, eso puede afectar a cualquiera que esté en contacto con nosotros. Lo que no sabía a los veinte, pero ahora estoy segura, es que hay mucha miseria en el mundo, pero también hay mucha humanidad. Nuestro trabajo como escritores tiene que ver con encontrar el equilibrio y restablecer el equilibrio de las cosas. Es necesario considerar las elecciones que hacemos a diario para crear o destruir con cada simple acción, ya sea con palabras o pensamientos. Cuanta más edad tengo, más consciente soy del modo en que cosas muy pequeñas pueden representar un cambio para el mundo; cositas diminutas, pero el mundo está formado por materias diminutas, ¿no es así??

P.    ¿Entonces Dios está en los detalles?

R.    Sí. Y eso es lo que estoy aprendiendo y recordando, y recordándomelo a mí misma. Entonces, en los días buenos, cuando no lastimo a nadie y, tal vez, si me quedo en casa, pienso que puedo evitar lastimar a la gente y hacer algo bueno. Tal vez tan sólo escribir algo que valga la pena. Pero, luego, hay días en los que uno sale, la gente lo hace enojar, y uno dice algo y la metralla de palabras se dispara contra gente que conocemos o no.

P.    Como escritora, ¿es usted más sensible a esta metralla de palabras?

R.    Los escritores siempre vivimos nuestras vidas mirando hacia atrás, tomando en cuenta las cosas que dijimos o podríamos haber dicho, o las cosas de las que desearíamos retractarnos. Nuestro trabajo se trata, precisamente, de intentar limpiar el desastre que hicimos, el tipo de huellas emocionales que dejamos atrás, o el desastre que heredamos. Tal vez no fuimos nosotros los responsables de ese desastre, pero nos llegó porque fuimos testigos. Ese es nuestro trabajo como escritores, ayudar a reciclar toda la basura que hay allá afuera. Es como este abono emocional hasta que podamos transformarlo en algo bello. Ese es nuestro trabajo, y no es ni más ni menos extraordinario que el trabajo de cualquier otra persona.


Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Anna's Linens

Los socios ahorran un 10% todos los días en Anna's Linens y AnnasLinens.com.

Faanui Bay, as seen from beach on Bora Bora, French Polynesia

Los socios ahorran hasta $525 en sus vacaciones con AARP® Travel Center powered by Expedia®.  

Pepperoni Pizza, Papa Johns Superbowl promotion for AARP members

Los socios ahorran un 25% del precio regular de los platos del menú en Papa John’s

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social.