Conoce más

Abrir
Carro de compras

Cupones

Los socios ahorran en comestibles



25 preguntas sobre el Seguro Social

¿Preguntas sobre el Seguro Social?

Obtén las respuestas

Abuela y nieta soplando una torta de cumpleaños

Toys "R" Us

Descuento en tus compras

Explore AARP Life Reimagined

Life Reimagined

Explora las opciones para tu futuro

Siluetas de mujeres cantando - Eres una superestrella boomer

Vota por uno de los semifinalistas del concurso AARP "Boomer Superstar" y podrías ganar $3,000. Reglas oficiales (en inglés).

vencer el
hambre

Niños organizan una caja de comida para una unidad de alimentación escolar, Campaña de AARP Drive To En Hunger

Apoya la campaña de AARP para vencer el hambre en América.

Juegos

Juegos de AARP

Prueba tu destreza e ingenio. Juegue

AARP Español

Visita el nuevo canal de AARP en español en YouTube y ¡subscríbete!

Trivias

¡Pon a prueba tus conocimientos sobre entretenimiento, finanzas y más! Contesta las trivias.

encuesta

Revisa nuestro homenaje a las leyendas del fútbol mundial.

Sandra Cisneros

Más allá de Mango Street

En este 25to aniversario de su aclamada primera novela, La casa en Mango Street, Cisneros rememora.

Mangos y pepinos

El rostro de Cisneros se ilumina al acercarnos a Casa Azul, una casa de su propiedad, de color azul, enfrente de su propio hogar. El lugar alberga la Fundación Macondo (llamada así por el pueblo de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez), una organización que Cisneros incorporó en 2006 para promover la literatura a través de eventos y el patrocinio de autores.

Sus raíces se remontan a 1995, cuando Cisneros por primera vez reunió en su cocina a 15 artistas latinos involucrados en causas sociales. De aquella pequeña reunión, surgió un taller anual, de una semana de duración, con más de 120 participantes. Mientras estos encuentros enfatizan un sentido de comunidad, Casa Azul también es un lugar donde los escritores pueden hallar soledad.

Uno de esos autores es Erasmo Guerra, de 39 años, un "macondista" que recientemente pasó tres meses como escritor-residente. El tiempo le permitió trabajar en su recopilación de ensayos. "A Sandra la considero mi madrina literaria —comenta—. Es la única persona en la vida que me ha incentivado como escritor." Guerra aún recuerda su primera reunión de Macondo en el año 2000: "No dejaba de pensar: '¡Aquí está mi ídolo literario y estoy en su cocina!'. Luego de realizar un taller con nuestras historias, ella solía cortar mangos y pepinos en trozos y preparar té para todos".

"Los escritores chicanos son como los extranjeros ilegales de los escritores norteamericanos, y el premio [MacArthur] me dio legitimidad frente a muchas personas". —Sandra Cisneros

El refugio de la escritora

Cisneros pasa, en el camino de entrada, junto a su auto híbrido. En el parabrisas trasero hay una pegatina que reza: "No Hay Fronteras Donde Hay Amor", y en el paragolpes, otra que dice: "Make tacos, not war" (Haga tacos, no la guerra). Abre la verja y es saludada por su jauría de ocho perros. Argus, el perro de su difunta madre, renguea.

Su casa y la oficina amarilla, que se encuentra al lado de la misma, conforman el refugio de la escritora. "Como autora, tengo que ser una persona pública, pero como escritora, no. Me gusta que mi casa me dé privacida — confiesa —. El algarrobo me esconde de los transeúntes y mi terraza me cubre totalmente si estoy en pijamas." Los días en que se queda en casa en pijamas son, con frecuencia, días productivos para escribir, explica. De hecho, está trabajando en un libro llamado Writing in My Pajamas (Escribiendo en pijamas).

La privacidad se ha transformado en una necesidad desde 1995, cuando recibió una beca de la MacArthur Foundation (conocida como la "beca de los genios") y fue catapultada al centro de la atención pública. "Los escritores chicanos son como los extranjeros ilegales de los escritores norteamericanos, y el premio me dio legitimidad frente a muchas personas —indica—. Desde mi llegada a Texas, no me había sentido bienvenida, y luego, de repente, me convertí en su Sandra Cisneros. Texas me reclamaba; las letras estadounidenses me reclamaban."

Está agradecida por el premio, que le permitió terminar Caramelo, su segunda novela. También se tomó un año libre para cuidar a su padre agonizante, a quien dedicó su libro. "Yo sabía que moriría mientras lo estaba escribiendo", cuenta. Él siempre quiso que se casara y tuviera hijos para lograr una seguridad familiar, cuenta, pero después de recibir el premio MacArthur se dio cuenta de que iba a estar bien. Nunca se echó a dormir en los laureles; en 1997, Cisneros comenzó Los MacArturos, un grupo de miembros latinos de la Fundación MacArthur, con el objetivo de compartir sus conocimientos con la comunidad.

En su oficina, desde el piso hasta el techo, hay libros apilados contra las paredes que comparten el lugar con una pequeña cama, una cocina y un baño. Cisneros sube una escalera en espiral, los perros la siguen y llega a una terraza con dos grandes sombrillas. Éste es el sitio donde viene a disfrutar del atardecer, su momento favorito del día. Luego de la muerte de su madre, comenta, necesitaba encontrar la forma de combatir la depresión, e invitó a una profesora de yoga para que le diera clases en la terraza. Es un "yoga de copa de árbol, espiritual — dice —. Cuando se abren las sombrillas, comienza la clase". Sus perros, ya exhaustos, están echados como ropa sucia desparramada.

Desde los altos, Cisneros admira el jardín y se pregunta quién vivirá en su casa y cuál será su legado. "Siempre quiero hacer una devolución a la comunidad, elevar a los escritores a otro nivel, enseñarles a las personas a honrar sus historias", dice.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Qué opina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

¿Tus hijos necesitan un empujoncito para inscribirse en un seguro de salud?

Trivias y
Horóscopo

Horóscopo de AARP

Qué te depara el destino

Todo sobre tu signo: Amor, Dinero, Pareja. Ir

¿Qué tanto sabe? Conteste la trivia

Trivias

Pon a prueba lo que sabes y diviértete. Ir

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Regal Cinemas movie theater

Los socios pagan $8 al comprar boletos Regal ePremiere en internet. Sujeto a ciertas condiciones.

Grandmother and granddaughter working on scrap book at home

Los socios ahorran un 10% todos los días en Michaels con su tarjeta de membresía de AARP.

Woman trying on glasses in optometrists shop

Los socios ahorran hasta un 60% en exámenes de la vista con los Descuentos oftalmológicos de AARP® facilitados por EyeMed.