‘The Exception’: Una excepción en el género de guerra

Christopher Plummer se luce como el último káiser alemán.

DIRECTOR: David Leveaux
GUION: Simon Burke 
ELENCO:
Jai Courtney, Lily James, Christopher Plummer, Janet McTeer, Eddie Marsan y Ben Daniels.
DURACIÓN: 107 minutos 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

En una sencilla trama de intriga y romance ubicada en 1940, The Exception confronta simbólicamente al káiser Wilhelm II de Alemania con la maldad del nazismo, secuela fatídica de la Primera Guerra Mundial que él contribuyó a desatar. Nada en la afable figura del monarca caído en desgracia indica que cargue esa responsabilidad criminal en sus hombros. El octogenario se ejercita talando árboles en el inmenso bosque que rodea la mansión en Holanda donde está exiliado desde 1918. De hecho, en 1940 cuando arranca la historia, Hitler acaba de invadir al país que lo cobijó y su esperanza nunca abandonada de regresar al trono, cobra nueva fuerza. Con excepcional sencillez la película representa un tablero moral cuyos participantes han jugado casualmente con el destino de la humanidad.

El otro personaje central en The Exception es Stefan Brandt (Jai Courtney), un oficial alemán también caído en desgracia por una misión fallida en Polonia. Como castigo, Brandt es enviado a investigar un reporte de que un espía inglés se ha infiltrado en el amplio séquito que aún rodea a Wilhelm (Christopher Plummer). Brandt todavía padece las consecuencias físicas y emocionales de lo ocurrido en Polonia: una masacre de mujeres y niños cometida por sus colegas en armas. Aunque asqueado por su conducta, Brandt está convencido de que los militares ejecutores son la excepción dentro del ejército que pelea por una causa justa. Brandt representa el caso típico de quien abrazó el fascismo gracias a que Hitler supo explotar el nacionalismo de los alemanes para ayudarlos a superar la humillación y la miseria económica en la que se hundió el país después de la Primera Guerra Mundial.

Christopher Plummer en una escena de la película 'The Exception'

Christopher Plummer en una escena de la película 'The Exception'. — Cortesía de A24 Films

Cuando Wilhelm le pregunta por su familia (pensando que podría también venir de la nobleza), Brandt, de extracción humilde, lo corrige. El oficial le cuenta como después de la guerra su madre se mataba trabajando para obtener apenas lo suficiente para alimentarlos, cargando en una carreta los miles de billetes que se necesitaban para comprar un pedazo de pan —todo para descubrir al llegar a la panadería que el dinero se habría devaluado aún más, haciendo imposible la compra—. Sabiendo que Brandt, como todos los alemanes, lo culpa indirectamente por la nefasta situación, Wilhelm le grita: “¡Yo no puedo ser el responsable de todos los males que aquejan al mundo!” El exabrupto es raro en un hombre que por lo general se sigue comportando con la dignidad que aún siente le corresponde a su cargo. Wilhelm representa al viejo orden que, a pesar de sus faltas, revela en su persona el precepto de “nobleza obliga” que ha sido tirado a la basura por el vulgar ánimo revanchista  de los fascistas. Todos los días se pone su uniforme militar y se conduce como si estuviera en la corte y trata amablemente a sus empleados. Wilhelm tiene la ilusión de que se podrá entender con el gobierno de Hitler porque no se da cuenta de que él sigue representando todo lo que la plebe que llevó al poder al Führer odia: el privilegio de unos cuantos. Además, se engaña pensando que no son tan malos como la propaganda les hace ver.

Si Wilhelm vive en la negación, su esposa, la princesa Hermine (Janet McTeer), está atrapada en una fantasía. La mujer, que adora a su marido, está dispuesta a todo con tal de que Wilhelm cumpla su sueño de volver al trono. Ya sea por amor, ambición o ignorancia, Hermine invita al mismo Heinrich Himmler (Eddie Marsan) a que los visite. Que el jefe de la SS y arquitecto de la “solución final” acepte, no tiene nada que ver con que Hitler piense que Wilhelm puede unificar a los alemanes como figura de estado, sino como parte de un plan para descubrir y así eliminar a quienes todavía tengan simpatías monárquicas en el país. En tan solo dos o tres escenas en las que Himmler se muestra en toda su burda y cruel disposición, tanto Hermine como Wilhelm se darán cuenta de lo equivocados que estaban.

Lo mejor de la película es que todos estos hilos se mueven en una sencilla trama cuyas implicaciones podrían pasar inadvertidas para quienes no conozcan bien la historia; pero también funciona a un nivel muy elemental, como una clásica cinta de amor y espionaje. Así como el contacto directo con Himmler abrirá finalmente los ojos de Wilhelm y Hermine, Brandt tomará consciencia de la maldad del nazismo al enamorarse de Mieke (Lily James), una de las empleadas domésticas que tiene que ocultar que es judía.

En su primera película, el reconocido director teatral David Leveaux pone a buen uso su oficio y con gran economía de recursos, logra con cada personaje y escena representar un universo que se extiende mucho más allá del elegante y sofisticado entorno de la mansión en Holanda. El filme no trata de ocultar que Wilhelm cargue con la responsabilidad indirecta de la crisis económica que surgió a raíz de la cruel guerra que él contribuyó a desatar en 1914, pero sí compara favorablemente la conducta digna y recta de un hombre de estado, con la grosera falta de educación de los nazis. En ese sentido, The Exception es realmente una excepción entre las cintas ubicadas durante la Segunda Guerra Mundial: no solo nos remite al pasado, sino con unas cuantas figuras simbólicas representa una lucha que está cobrando fuerza nuevamente: la demagogia populista contra el estado y sus instituciones.

Alertas de tema

Usted puede recibir alertas semanales por correo electrónico sobre los siguientes temas. Solo haga clic en “Seguir”

Administrar alertas

Procesamiento

Por favor espere...

progress bar, please wait

¿Quéopina?

Deje su comentario en el campo de abajo.

Publicidad

Ofertas y Beneficios

De compañías que cumplen con los altos estándares de servicio y calidad establecidos por AARP.

Beneficios para miembros de AT&T

Los socios ahorran un 10% en la tarifa mensual de servicio de ciertos planes de wifi de AT&T

Member Benefit AARP Regal 2

Los socios pagan $9.50 por boletos ePremiere de Regal que se compren en línea.

Walgreens 1 discount membership aarp

Los socios ganan puntos en productos de salud y bienestar marca Walgreens

Member Benefits

Únete o renueva tu membresía hoy. Los socios de AARP obtienen beneficios exclusivos y ayudan a lograr un cambio social

Publicidad